facilitar el cambio

IMGP0641 webCambio: actitudes del corazón, estilos de formación,
la cultura organizacional… y el mundo!

Acabo de regresar de una semana en Kenia, donde disfruté enormemente de un tiempo de transformación con 50 de nuestro personal africano – para ayudarles a aprender nuevos paradigmas y materiales de capacitación para usar con sus nuevos coordinadores. Hombres y mujeres, abuelos y jóvenes solteros llegaron de todas partes del continente: Ghana, Swazilandia, Etiopía, Níger, Zambia, Uganda, Zimbabwe, Camerún, y muchos más… Ellos hablaban inglés y francés, además de muchas lenguas étnicas nacionales. Tenían más de 20 años de experiencia en la capacitación o ninguno. Ellos trabajan con los estudiantes, los profesionistas, las familias, los deportistas y las comunidades rurales.

Cómo ayudar a un grupo tan diverso desear, comprender y prepararse para el cambio? El cambio es difícil. El cambio es poderoso.

Comenzamos con la visión. Visión para ellos. Visión para su trabajo. Visión para la organización. Visión para el mundo. Hablamos acerca del valor, el privilegio y la responsabilidad que experimentamos cuando invertimos en la vida de los demás.

Estudiaron el carácter de aquellos que están dispuestos a cambiar – humildes, enseñables, aprendices de por vida, innovadores, miembros de equipo – y evaluaron su propio carácter…

Nuestro Equipo de Diseño demostraba el poder del trabajo en equipo, el aprendizaje de adultos, los métodos de enseñanza creativos, el proceso y los grupos de coaching, el liderazgo compartido, la libertad de fallar y el crecimiento en comunidad.

También hablamos sobre los retos y las barreras al cambio – sus propias luchas internas personales y las luchas organizativas: las tradiciones, la alineación de los demás, los recursos.

Nosotros modelamos y luego ellos practicaron con nuevas herramientas… enseñando nuevas lecciones, coaching uno al otro, lidiando grupos interactivos, dando y recibiendo la retroalimentación.

Todos comimos bien y dormimos poco; bebimos un montón de té; compartimos historias personales y oramos unos por otros. Nos hicimos amigos.

Juntos decidieron sobre los puntos de acción y los próximos pasos.

Nuestro staff tienen un largo camino por delante. El cambio no sucede rápido. No sucede con facilidad. Ellos se enfrentarán a la oposición, y se cansarán y frustrarán y desanimarán en el proceso.

Sin embargo, tengo esperanza para ellos. Están profundamente comprometidos con su gente y su propósito. Sirven a un gran Dios. Ellos le ayudarán unos a otros en una comunidad de aprendizaje. El cambio es saludable y necesario para el futuro.

Me siento honrado de haber sido parte de este tiempo. Espero ver lo que sucederá en el futuro.

¿Cómo respondes al cambio? ¿Cómo ayudas a su gente a prepararse para el cambio?

coraje – una palabra para 2013

Courage File Drawer Label Isolated on a White Background.¿Alguna vez has necesitado coraje?

He escogido coraje como mi palabra para el 2013.

El año pasado escogí la palabra auténtico; he intentado ser auténtica acerca de mis miedos, mis emociones, mis necesidades… y también con lo que escribí aquí en mi blog.

Este año sé que voy a necesitar coraje…

Mi familia está enfrentando el diagnostico de cáncer terminal de mi mamá. Vamos a necesitar coraje para enfrentar la muerte con valentia, para ser considerados y meticulosos con nuestra ayuda y los preparativos. Mucha gente tiene miedo de morir… y miedo del dolor… y miedo de la pérdida. Mi mamá y mi familia enfrentarán estos temores; no quiero que mis temores empeoren las cosas para ellos… Necesitaré coraje para enfrentar las crisis y los desafíos que traerá este año.

Las crisis pueden causar mucho estrés en las relaciones con los que están involucrados. Cuando tengo estrés en mi vida, muchas veces reacciono con impaciencia y crítica hacia mi esposo, mi familia y mis amigos. A veces me aislo a mí misma con una actitud de “Yo soy la única que _____.” Frecuentemente estoy muy cansada emocionalmente para hacer el esfuerzo de enfrentar el conflicto por temor a salir lastimada o empeorar las cosas. Necesitaré coraje en mis relaciones.

Este próximo año traerá muchos cambios para mí. Nos vamos a mudar de nuevo y cambiaremos de trabajo, ya que nuestra asignación este año es temporal. Puede ser que requiera un viaje al otro lado de la ciudad y un nuevo escritorio, o puede significar irse a un estado diferente o hasta a otro país. Definitivamente significará más trabajo, más despedidas tristes, conocer nuevas personas y aprender cosas nuevas. Necesitaré coraje para aceptar y ajustarme a los cambios.

Finalmente, pienso en mí – en mi carácter, mi personalidad, mis fortalezas y debilidades, mi fe. A veces, lo que más miedo me da es mirar profundamente dentro de mí misma y evaluar lo que veo. Es más fácil mantenerse ocupado corriendo de una cosa a otra y no tener tiempo para refleccionar en: ¿Quién soy? ¿Estoy satisfecha? ¿Qué necesito cambiar? ¿En qué necesito crecer? Este año, intencionalmente, voy a bajar el ritmo y dejar tiempo para este tipo de reflexión. Necesitaré valor para crecer personalmente.

Así que coraje es mi palabra para el 2013. ¡Por favor sigue conmigo para ver cómo esta palabra se desenvuelve este 2013!

¿Y tú? ¿Te has tomado un tiempo para pensar acerca de lo que quieres o necesitas para el 2013? ¿Cuál será tu palabra?

buscando en el lugar equivocado

Quiero hacer algo valioso, importante, que valga la pena. Quiero dejar un legado. En un post anterior, escribí acerca de mi desaliento y preocupación de no haber dejado el legado de cambio de cultura que quería para la organización. Con el tiempo, la organización adquirió un aspecto y una personalidad diferente, y sentí que fracasé…
¿En dónde estaba el legado?

El otro día, estaba procesando esta lucha con mi esposo. Mientras más hablábamos al respecto, más me daba cuenta que estaba buscando el legado en el lugar equivocado. Deseaba que el entorno, procedimientos y estructura reflejaran nuestra influencia cuando no estuviéramos.

Ahora creo que la organización simplemente proveyó el “frente” para el trabajo que deseábamos hacer; esto no era mi fuente de legado. Estoy convencida que encuentro mi legado en la gente por la que trabajé y con la que trabajé, en las vidas cambiadas – cuidadas, desarrolladas, transformadas, empoderadas, llenas de esperanza… en el entorno que construimos para trabajar.

Quizá el lugar “temporal” que creamos nunca fue pensado para durar para siempre – tal vez lo construimos tanto para nosotros como para los demás. Cumplió un objetivo importante durante un tiempo. Proveyó un contexto para que pudiéramos cumplir con nuestro llamado… mientras estábamos allí.

En realidad no estoy muy interesada en cambiar a las organizaciones. Sí deseo causar una influencia positiva y espero establecer un camino que facilite que otros puedan seguir, pero creo que estoy más apasionada en cambiar vidas. Y, gracias a Dios, logré hacerlo desde mi posición de liderazgo.

Algunas de esas vidas cambiadas darán lugar a generaciones de cambio. Muchos usarán su influencia para producir y multiplicar entornos en donde otros puedan crecer. Sus vidas cambiadas se traducen en familias transformadas, negocios transformados; contribuyen para transformar ciudades… y eventualmente transformar el mundo! Me siento más alentada con mi búsqueda… tal vez mi legado no sea tan visible de manera rápida y fácil, pero definitivamente es un legado que vale la pena todo el esfuerzo.

¿En dónde quieres dejar un legado? ¿Estás buscando en el lugar correcto?

sentirse perdido

Me perdí de regreso del aeropuerto tres veces. Cuando estaba yendo al aeropuerto por primera vez, escribí los tres números de las autopistas y agarré dinero de mi cartera para pagar las casetas de regreso intentando estar lista para el regreso a casa. La diferencia fue que de camino allá, junto a cada señalamiento de la autopista, hubo otros que me dirigían: → → → Aeropuerto. En el regreso, no había señalamientos que dijeron: → → → Departamento de Terry. Solamente decían: Salida Este/Oeste o Norte/Sur… y aunque tenía los números de las autopistas, no tenía ni idea de cuál dirección me llevaría a casa.

¿Alguna vez te has sentido perdido? ¿en una nueva ciudad? ¿nuevo trabajo? ¿nueva etapa de vida?

Perderse es parte de haber estado apenas dos días en una ciudad nueva. La novedad de ser un recién llegado incluye no tener comida en el refirgerador, un caos de cajas por todas partes, conocer nuevas personas y encontrar nuevos lugares, cansancio e incertidumbre. Estoy muy agradecida por las pocas cosas especiales que trajimos –fotos, cobijas, adornos – que hacen que este departamento se sienta como un “hogar”. Me ayudan a crear un puente entre mi vida anterior y esta vida nueva; me dan continuidad y seguridad en mi transición.

¿Qué te ayuda a lidiar con el cambio? ¿sigues con tus tradiciones, empacas cosas especiales que te traen recuerdos, visitas restaurantes que se te hacen familiares?

Sé intelectualmente que puede tardar un año para sentirse “en casa” en un lugar nuevo. Emocionalmente ¡quiero sentirme en casa ahora! Estoy tratando de implementar algunas prácticas saludables para ayudarme con el cambio…

Reir: estoy aprendiendo a reirme de mí misma, de las aventuras nuevas que han salido mal, de todo lo que no conozco… y reirme con los demás, haciendo nuevos amigos y nuevos recuerdos. Algunas lágrimas son inevitables, pero puedo encontrar razones para reir tambien.

Soltar: estoy tratando de no comparar lo viejo con lo nuevo. Me imagino que está bien para mí extrañar ciertos lugares y a personas especiales, pero necesito darle una oportunidad a este nuevo lugar. Nunca será lo mismo – no tan bueno en algunas maneras, pero quizá mejor en otras. Quiero mantener mis ojos – y mi corazón – abiertos para lo “nuevo y mejorado”. 🙂

Aprender: tengo mucho que descubrir – nuevas maneras de hacer las cosas, las recomendaciones de “los de adentro” y los buenos lugares locales… si tomo la iniciativa, observo y hago muchas preguntas, apuesto que voy a encontrar muchas golosinas y tesoros en esta nueva vida.

¿Cómo anticipas lo “nuevo” en tu vida?

cambios, cambios por todas partes…

Solamente nos quedan cuatro semanas para mudarnos. Hay cajas por todas partes y menos muebles en cada habitación. Hemos decidido tomar fotos digitales de casi todos nuestros recuerdos; los juguetes viejos se van a nuevos hogares y las toneladas de papeles cajonadas en los archiveros los estamos triturando y pasándolas a bolsas biodegradables para reciclarlas. Solamente hay un mínimo de platos en la cocina y pocas opciones de ropa para vestirse en los closets.

Es sorprendentemente refrescante simplificar y limitar las opciones. Creo que es algo bueno porque aunque las opciones son pocas, los cambios son muchos…

cambio geográfico

Seguimos considerados por algunos como extraños en una tierra extranjera, pero México ha sido nuestro hogar por casi 20 años. Nunca nos acostumbramos totalmente a las locuras del tráfico y no hemos desarrollado ningún cariño por los topes en cada cuadra. Luchamos con la mentalidad de la clase alta de tener más derechos y con la pobreza desgarradora de la clase baja. Nunca aceptaremos la corrupción, el narcotráfico o el tráfico de personas. PERO…amamos México y vamos a extrañar mucho de nuestra vida aquí. Vamos a extrañar los colores tan vivos, los increíbles tacos “al pastor” y las piñatas en cada fiesta. Vamos a extrañar los perros en las azoteas, el humeante volcán, a los chiquillos que limpian nuestras ventanas en los semáforos y los mangos frescos.

cambio de trabajo

Este es, de hecho, el cambio que me tiene más nerviosa. Nosotros (mi esposo y yo) hemos estado “a cargo” por bastante tiempo – equipos de liderazgo, directores, “jefes”.  Básicamente nosotros determinamos nuestro horario, nuestras prioridades y nuestro lugar de trabajo. Esto me gusta. En nuestro siguiente trabajo, vamos a trabajar para alguien más, habrá expectativas de estar en la oficina y de seguir reglas de vestimenta – creo que será una buena prueba de carácter para mí – ¡tal vez por eso es que estoy nerviosa! Espero que pueda vivir con la seguridad  de quién Dios me ha hecho y no codiciar un puesto de trabajo.

cambio de etapa de vida

Hemos pasado la mayoría de nuestros años de casados preparándonos para este día – soltar nuestros maravillosos hijos al mundo – y estamos emocionados por trabajar y viajar libremente… pero será diferente. “Creo” que nos va a gustar, pero, al igual que geográficamente, cada etapa de la vida tiene sus pros y sus contras. Hemos vivido con el caos y la acción de tener gente en una casa enorme casi cada hora. ¿Qué vamos a hacer con tanta quietud?

cambio de relaciones

Vamos. a. extrañar. a. gente. muy. especial. Tenemos muchos amigos que son como familia para nosotros. Esta gente se ha quedado en nuestra casa, han tenido la llave de nuestra casa y han aprovechado los “privilegios del refrigerador”. Han bailado en nuestro patio, nos han ayudado a celebrar las festividades, han corregido nuestro español y nos han amado en los tiempo difíciles. Han compartido un pedazo de su corazón con nosotros y les hemos dado un pedazo del nuestro a cambio. Nos conocen bien, pero a algunos de ellos no vamos a ver de nuevo…

Ha sido bueno para mí darme cuenta de que cada lugar, estilo y etapa de la vida tiene sus bendiciones y sus desafíos. Cada nuevo lugar se convierte en “hogar”. Cada nueva etapa se convierte en la norma… y las amistades pueden durar a través del tiempo y la distancia, aún al hacer nuevas. El cambio es parte de la vida – no siempre es fácil – pero es mejor abrazarlo que luchar contra él.

¿Qué cambios estás enfrentando? ¿Qué haces para abrazar el cambio?


la verdad sí importa

letrero de pueblito "Truth or Consequences"
(Verdad o Consequencias), NM
© Alamy-Jonathan Larsen

Henry Cloud en su libro, Integridad, dice que mucha gente miente… de hecho la mayoría de nosotros lo hace, de una manera o de otra…

Por ejemplo la mentirita “blanca” que respondemos a la pregunta de ¿cómo estás? ¿Respondo “bien” cuando no estoy de verdad bien? O si alguien me pregunta ¿cómo lo hice? ¿Les doy una respuesta honesta, o respondo con un genérico “muy bien”? ¿Y cuándo alguien me pide “adornar” una carta de recomendación o un reporte estadístico o una designación financiera? ¿Los “ayudo”  o digo la verdad?

Cloud afirma, “La gente de buen carácter es la gente en quien se puede confiar que diga la verdad.”

  • La verdad acerca de mí mismo – He escuchado muchas veces que debo considerar a la realidad como mi amiga. No es bueno esconderse, evitar o negar la realidad… especialmente acerca de uno mismo. Un poderoso elemento del liderazgo es el autoconocimiento, entender mis fortalezas y debilidades. Si no trato con mis debilidades, otros tendrán que hacerlo. No quiero ser una tonta que no engañe a nadie excepto a ella misma… Aunque no es fácil para mí, estoy aprendiendo que necesito buscar la verdad – pedirle a otros (esposo, compañeros de trabajo, jefe, amigos) una evaluación y retroalimentación acerca de mi liderazgo, aplicar lo que ellos me digan y buscar ayuda en las áreas en las que soy débil.

      ¿Buscaré la verdad?

  • La verdad acerca de otros – He escrito antes acerca de mi deseo de complacer a otros y ser “buena onda”. Es difícil decirle la verdad a otros cuando puede ser que los lastime, pero hay una diferencia entre un cirujano que causa dolor para salvar una vida y un asesino que causa dolor para matar. El dolor en sí mismo no es malo – la intención es lo que cuenta. Estoy aprendiendo que a veces tengo que decirle a alguien la dolorosa verdad para ayudarle a madurar, a cambiar o a tomar una decisión sabia.  Si hablo con tacto, cariño, empatía y respeto, la píldora de la verdad es más fácil de tragar. El dolor temporal es por su propio bien; si retengo la verdad por mi miedo a ser rechazada o por temor a una reacción negativa, he puesto mi comodidad por encima de su bienestar.  

      ¿Me importa lo suficiente como para decir la verdad?

  • La verdad acerca de mi mundo – En nuestro ministerio, acostumbramos a hacer una evaluación honesta de nuestro progreso en cada tres meses. Revisábamos los números de las estadísticas y nos dábamos cuenta de la brutal verdad que nos revelaban. Celebrábamos lo que estábamos haciendo bien y orábamos para ajustar nuestro plan y nuestras actividades cuando no estábamos alcanzando la meta. Cloud llama a esto asimilación y acomodación.

El mundo está cambiando a pasos agigantados. Si no estoy dispuesta a abandonar “la manera en la que siempre se ha hecho”, o si despisto a los socios con una historia muy adornada que disimula los números reales, y que tal si intencionalmente les digo a mis compañeros de equipo la verdad parcial acerca de mis acciones, ni yo, ni la organización, podremos crecer para satisfacer las demandas de nuestra realidad.        No crecimiento = muerto.

      ¿Estoy dispuesta a responder a la verdad?

___________

¿Te cuesta trabajo decir la verdad?

¿Qué te ayuda a recordar que la verdad sí importa?

lo que aprendo de una venta de garage

Nos estamos mudando después de vivir 20 años en el mismo lugar. Mi hogar a sido un refugio para cuatro hijos e incontables visitas y huespedes de largo plazo. Durante muchos años, también fue una oficina para el ministerio universitario nacional y una sede de escuela en casa. El patio de atrás fue el lugar de las “pachangas” para cientos de fiestas y celebraciones.Tuvimos más de 50 personas para nuestras cenas del “Día de acción de gracias”  y botanas y comidas y postres para miles más.

Hemos sido tan bendencidos en esta casa. Nos hemos reído y llorado, peleado y perdonado. Hemos estudiado, jugado, trabajado y orado. Hemos crecido en nuestro entendimiento de la gracia y la verdad de Dios… ¡tenemos tantos recuerdos!

…¡y hemos acumulado MUCHAS cosas!!

Nuestra venta de garage es grande… casi todo se irá. Todos nuestros hijos ya están creciendo y continuándo con sus vidas. Ya tampoco tenemos posiciones importantes en el ministerio aquí, y es hora de un cambio… bueno, de muchos cambios.

Estoy aprendiendo en el proceso.

Primero, las cosas son sólo eso – cosas. Puedo desapegarme de casi todo. Dejar ir algunas cosas “me duele” un poco; con otras es divertido ver como les dan provisión y gozo a otros. Nos vamos a quedar con algunas cosas que son especiales para cada uno de nuestros hijos y algunos artículos personales… pero casi todo lo demás se va. No necesitamos muchas cosas, especialmente en esta nueva etapa de la vida. Una buena amiga me recordó que Dios ha provisto perfectamente a través de los años – y que eso no va a cambiar – Él proveerá en nuestro nuevo lugar también.

Segundo, el cambio es bueno. Es refrescante pasar por una “limpieza” como ésta y recordar lo que es más importante. No quiero estar demasiado cómoda en dónde estoy; siempre quiero tomar pasos de fe desafiantes que me provoquen depender de Dios. Quiero aprender y crecer continuamente. Jamás quiero depender de las cosas, o de cierto estilo de vida, o incluso de ciertas personas; dejarlas ir y confiarle mis necesidades sólo a Dios, es bueno para mi. Tampoco quiero que otros dependan de mí; quiero que dependan de Dios. El cambio también es bueno para otros. 

Tercero, está bien llorar por lo que ya pasó y lo que se perdió. Invertir y edificar en la gente para la eternidad es la razón por la que estuvimos aquí. Echar un vistazo atrás y ver todas esas vidas transformadas es satisfactorio y nos anima, pero esas personas especiales son las que son tan difíciles de dejar. Extrañaré muchísimo a mis muy queridos amigos – a varios de ellos probablemente no los volveré a ver. Eso duele y habrá muchas despedidas llenas de lágrimas. Ya terminé la etapa de la vida de “casa llena” – fue increíble y la disfruté mientras duró, y la voy a extrañar, pero es hora de que otros tomen ese rol. Me llevo fotos conmigo… y los recuerdos se han grabado en mi corazón para siempre. 

¡El futuro está lleno de esperanza! El futuro es incierto y desconocido;ciertamente será diferente al pasado, pero puedo enfrentar el futuro con paz porque sé que el amor y las bondades de Dios son nuevas cada mañana (Lam. 3:22-23) y Él tiene planes buenos para mí (Jer.29:11). Cuando veo todo lo que Dios ha hecho en el pasado – Su provisión, Su cuidado, Su dirección – no tengo duda de que Él estará íntimamente involucrado en mi futuro. Así que…¡llevalo  todo! ¡Estoy lista para algo nuevo!

¿Y tú? ¿Tienes muchas cosas? ¿Esas cosas te retienen?

¿Cómo manejas el cambio? ¡Me encantaría aprender de ti!

¿eres peligroso?

Vi este Credo por primera vez en un post en el  post de Judy Douglas:                            Are You a Dangerous Woman? (¿Eres una mujer peligrosa?) en su blog:   www.inkindle.wordpress.com  (Gracias, Judy!)

El Credo fue escrito por Lynne Hybels, escritora, oradora y esposa de Bill Hybels. Ella lo escribió como “El credo de la mujer peligrosa” y se presenta aquí como fue impreso en el programa de la conferencia Synergy (Sinergia) 2008.

Aunque fue escrito específicamente para mujeres, ¡creo que es poderoso para cualquier persona!

El credo de la mujer peligrosa:

Querido Dios, por favor conviértenos en mujeres peligrosas.

Que podamos ser mujeres que reconocen tu poder para cambiar y crecer

Y estar radicalmente vivas para Dios.
Que podamos curar heridas y enderezar lo incorrecto.
Que podamos llorar con aquellos que lloran

Y hablar por aquellos que no pueden hablar por sí mismos.
Que podamos apreciar a los niños, abrazar a los ancianos y empoderar a los pobres.
Que podamos orar con fuerza y enseñar sabiamente.
Que podamos ser líderes fuertes y amables.
Que podamos cantar de alegría y confrontar el miedo.
Que nunca dudemos en dejar que la pasión nos impulse, la convicción nos obligue

Y que el enojo justificado nos dé energía.
Que podamos dar miedo a todo lo que es injusto y maligno en el mundo.
Que podamos desmantelar los sistemas abusivos y callar las mentiras con la verdad.
Que brillemos como estrellas en esta generación oscurecida.
Que podamos derramar bondad en el nombre del Señor y por el poder de Jesús.
Y que en ese mismo nombre y por ese mismo poder podamos cambiar el mundo.
Querido Dios, por favor conviértenos en mujeres peligrosas. Amén.

Yo quiero ser una mujer peligrosa.  ¿Y tú? 

¿qué podemos aprender del iMentor Steve Jobs?

Steve Jobs tuvo un impacto increíble en Apple. ¿Qué principios podemos aprender de él? Me topé con esta desafiante presentación en:  http://www.beatthemonster.com/blog.  ¡Muy buenos consejos para cualquier líder!

1. Sigue tu corazón – “Tu trabajo va a ocupar gran parte de tu vida y la única forma de estar completamente satisfecho es hacer lo que crees que es un trabajo genial. Y la única manera de hacer un trabajo genial es amar lo que haces. Si todavía no lo encuentras, sigue buscando. No te conformes.”

2. Haz una abolladura en el universo – “No me importa ser el hombre más rico del cementerio…ir a dormir en la noche diciendo que hemos hecho algo maravilloso, eso es lo que me importa a mí”.

3. Piensa diferente – “Pon en marcha tu cerebro. Las ideas nuevas vienen de ver algo, hablar con la gente, experimentar, hacer preguntas y de ¡salir de la oficina!”

4. Vende sueños, no productos – “Tus clientes sueñan con tener una vida mejor y ser más felices. No muevas productos, enriquece vidas”.

5. Haz productos para ti mismo – “Pensamos que la Mac vendería billones, pero no construimos la Mac para nadie más. La construimos para nosotros. Éramos el grupo de gente que juzgaría si sería genial o no. No íbamos a salir y a hacer una investigación de mercado. Solamente queríamos construir la mejor cosa que pudiéramos construir”.

 6. Di “no” a 1,000 cosas – “Solamente diciendo ‘no’ es que puedes concentrarte en las cosas que son realmente importantes.”

7. Hazlo simple – “Ese ha sido uno de mis mantras – enfoque y simplicidad. Simple puede ser más difícil que complejo; tienes que trabajar muy duro para mantener claro tu pensamiento para mantenerlo simple. Pero vale la pena al final, porque una vez que lo has alcanzado puedes mover montañas.”

8. Ve por la excelencia – “Sé un estándar de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente en donde se espera la excelencia.”

9. Rompe las reglas – “Esto es para los locos, los inadaptados, los rebeldes, los alborotadores, las clavijas redondas en los agujeros cuadrados… los que ven las cosas de manera diferente – no son aficionados a las reglas… porque los que están lo suficientemente locos como pensar que pueden cambiar el mundo, son quienes lo hacen.”

10. Sólo se vive una vez – “¿Si hoy fuera el último día de mi vida, haría lo que lo estoy a punto de hacer hoy? Y cuando la respuesta ha sido ‘no’ demasiados días seguidos, sé que hay algo que necesito cambiar.”

**Una cosa más: “No deperdicies tu tiempo viviendo la vida de alguien más. Manténte hambriento. Sé ridículo. Steve Jobs

_______

¿Qué consejo le darías TÚ a un líder? 

¿cómo hacer una buena transición?

El cambio sucede. Nosotros (mi esposo y yo) acabamos de terminar una transición de nuestro rol en el Equipo Nacional. Ha sido un proceso largo y hemos aprendido algunas cosas…

Planea la transición.  (Me doy cuenta de que esto no siempre es posible, especialmente si la transición es debido a una crisis, pero siempre que sea posible…) Una buena transición está bien pensada. Oramos y les pedimos a otros que oraran por nosotros. Organizamos el proceso y consideramos cuánto tiempo tomaría cada paso, y nos apegamos a ese plan. Anunciamos nuestra transición con anticipación. Involucramos a otros en el proceso. Todo esto hizo más fácil para nosotros avanzar pacíficamente hacia el futuro; aseguró que el nuevo líder empezara en su nueva posición con menos estrés y ayudó a evitar la confusión para otros durante la transición.

Considera la pérdida. Cada cambio – aún aquellos que son buenos – generan una pérdida. Las transiciones alteran la estabilidad, cambian las relaciones, ajustan las estructuras y modifican las descripciones de trabajo. Los demás en la organización se preguntan de qué manera les afectará el cambio – y no les gusta la respuesta. Un buen líder valorará esta realidad, le dará el tiempo para llorar sus propias pérdidas y ayudará a su gente pasar por el proceso. Nos comunicamos con anticipación y regularmente con todos lo que pensamos que podrían ser afectados por los cambios. Nos reunimos con nuestros mentores para procesar nuestros propios pensamientos y emociones. Tuvimos reuniones con quienes trabajan con nosotros para preguntarles cómo les iba con los cambios y cuáles eran algunas de sus preocupaciones. Este lado personal de la transición se ignora frecuentemente, pero es un elemento crucial en el éxito de la transición.

Pasa la estafeta.  Es importante pasar la información y las relaciones al nuevo líder. En el pasado, hemos tomado nuevas posiciones “a ciegas” – sin información, sin alianzas y sin ninguna capacitación. Nos dejaron tratando de entender, “captar” y averiguar todo nosotros solos. Queríamos algo diferente esta vez, así que trabajamos mucho para ser organizados e invertimos tiempo para poder capacitar bien, transferir los archivos, responder las preguntas y conectar las nuevas relaciones. Claramente definimos una línea de tiempo para el cambio de autoridad y responsabilidad. Invitamos a los líderes nuevos a nuestra casa para procesar sus preguntas y preocupaciones pesonales. En la oficina, hablamos de la visión general, la gente, las finanzas y los detalles del día a día. Presentamos a los nuevos líderes a nuestros socios. Nuestro plan nos permite “asesorar” durante los siguientes meses, pero los nuevos líderes han empezado ya con éxito a liderar con claridad y confianza.

Suelta todo. Hemos experimentado la presión de quedarnos más tiempo en la posición y la presión de extender nuestra línea de tiempo de la transición porque otros no estaban preparados. A veces nosotros éramos quienes se estaban “aferrando” al ver que estaban pasando cosas que no nos gustaban y quisimos mantener nuestro control e influencia. Dios me dijo claramente… “¡No lo hagas! No tiene que ver contigo”. ¡Otros van a crecer y a tomar responsabilidad sólo si me quito del camino! Apenas terminamos el congreso nacional y por primera vez en muchos años, no tuvimos ninguna responsabilidad en este evento. ¿Sabes qué? ¡Fue un congreso excelente! Nos hace sentir muy humildes el admitir que ya no nos necesitan, pero es también un indicio emocionante de un futuro prometedor.

Termina bien. Asegúrate de que el finalizar algo no es un escape de un conflicto sin resolver. Despídete bien. Expresa tu aprecio a quienes trabajaron contigo. Toma tiempo para evaluar. Nosotros hemos trabajado con gente maravillosa. Fuimos parte de grandes logros. También experimentamos mucha crítica y conflictos dolorosos, y tuvimos que dejar muchos sueños y planes sin terminar. ¡Ha sido bueno procesar todo esto – perdonar a otros y a nosotros mismos – y poder confiar en Dios para el futuro!

Sé que tengo mucho más que aprender acerca de las transiciones. Me encantaría escucharte y aprender de tus experiencias. ¿Cuáles crees tú que son los elementos para una buena transición?