sentirse perdido

Me perdí de regreso del aeropuerto tres veces. Cuando estaba yendo al aeropuerto por primera vez, escribí los tres números de las autopistas y agarré dinero de mi cartera para pagar las casetas de regreso intentando estar lista para el regreso a casa. La diferencia fue que de camino allá, junto a cada señalamiento de la autopista, hubo otros que me dirigían: → → → Aeropuerto. En el regreso, no había señalamientos que dijeron: → → → Departamento de Terry. Solamente decían: Salida Este/Oeste o Norte/Sur… y aunque tenía los números de las autopistas, no tenía ni idea de cuál dirección me llevaría a casa.

¿Alguna vez te has sentido perdido? ¿en una nueva ciudad? ¿nuevo trabajo? ¿nueva etapa de vida?

Perderse es parte de haber estado apenas dos días en una ciudad nueva. La novedad de ser un recién llegado incluye no tener comida en el refirgerador, un caos de cajas por todas partes, conocer nuevas personas y encontrar nuevos lugares, cansancio e incertidumbre. Estoy muy agradecida por las pocas cosas especiales que trajimos –fotos, cobijas, adornos – que hacen que este departamento se sienta como un “hogar”. Me ayudan a crear un puente entre mi vida anterior y esta vida nueva; me dan continuidad y seguridad en mi transición.

¿Qué te ayuda a lidiar con el cambio? ¿sigues con tus tradiciones, empacas cosas especiales que te traen recuerdos, visitas restaurantes que se te hacen familiares?

Sé intelectualmente que puede tardar un año para sentirse “en casa” en un lugar nuevo. Emocionalmente ¡quiero sentirme en casa ahora! Estoy tratando de implementar algunas prácticas saludables para ayudarme con el cambio…

Reir: estoy aprendiendo a reirme de mí misma, de las aventuras nuevas que han salido mal, de todo lo que no conozco… y reirme con los demás, haciendo nuevos amigos y nuevos recuerdos. Algunas lágrimas son inevitables, pero puedo encontrar razones para reir tambien.

Soltar: estoy tratando de no comparar lo viejo con lo nuevo. Me imagino que está bien para mí extrañar ciertos lugares y a personas especiales, pero necesito darle una oportunidad a este nuevo lugar. Nunca será lo mismo – no tan bueno en algunas maneras, pero quizá mejor en otras. Quiero mantener mis ojos – y mi corazón – abiertos para lo “nuevo y mejorado”. 🙂

Aprender: tengo mucho que descubrir – nuevas maneras de hacer las cosas, las recomendaciones de “los de adentro” y los buenos lugares locales… si tomo la iniciativa, observo y hago muchas preguntas, apuesto que voy a encontrar muchas golosinas y tesoros en esta nueva vida.

¿Cómo anticipas lo “nuevo” en tu vida?

seis habilidades para un líder “incarnacional”

Como lo prometí en mi último post, aquí están las seis habilidades en las que podemos mejorar  con el fin de desarrollar el modelo de liderazgo “encarnacional”. Estas habilidades vienen del libro de Duane Elmer, Cross-Cultural Servanthood: Serving the World in Christlike Humility (Servicio multi-cultural: sirviendo al mundo con la humildad de Cristo).

1. ABRIRSE incluye “salir” e involucrarse en donde vive la gente y también invitar gente a “entrar” a mi casa y a mi vida = hospitalidad. La palabra hospitalidad tiene la misma raíz de la palabra hospital, dos palabras griegas que significan “amar + al desconocido.” Han evolucionaron a un significado que liga a los extraños con un lugar para sanar. La verdadera hospitalidad recibe a los demás abierta, cariñosa y libremente sin ninguna necesidad de probar nada. La hospitalidad crea una atmosfera de seguridad y protección dónde pueden propiciarse conversaciones profundas y significativas. Un aspecto interesante a considerar es que a veces honramos a otros al recibir algo de ellos en lugar de tratar de darles algo.

2. ACEPTAR es la habilidad de comunicar valor, validez y estima a otra persona, considerando a cada persona como creada al imagen de Dios y merecedora de dignidad y consideración. Un líder demuestra aceptación cuando suspende el juicio. No todos los juicios son malos, ¡pero los juicios prematuros casi siempre están equivocados! La aceptación también cree lo mejor de la gente, sin ser ingenua.

3. CONFIAR es la seguridad en una relación cuando ambas partes creen que la otra no los lastimará intencionalmente sino que actuará en beneficio del otro. La confianza se desarrolla con el tiempo y al practicar exitosamente la necesidad reciproca y la dependencia mutua. La confianza involucra riesgo emocional; es frágil y difícil de ganarla de nuevo una vez que se ha perdido.

4. APRENDER significa aprender acerca de, aprender de y aprender con otros – reconocer que todos tienen algo que ofrecer. Aprender se da mejor cuando el líder es capaz de iniciar y sostener relaciones interpersonales y cuando tiene un fuerte sentido de identidad propia. La gente que se siente cómoda con ellos mismos es también real y auténtica con los demás y evita el fingimiento en las relaciones. Escuchar activamente comunica la disposición de aprender del que habla. Otra clave para el aprendizaje son las expectativas reales y positivas. Éstas incrementan la habilidad de anticipar desafíos pero también de saber que el mejor aprendizaje vale la pena el esfuerzo.

5. ENTENDER es la habilidad de encontrar motivaciones más profundas y significados detrás de valores y comportamientos. Esto requiere buscar las “raíces” debajo de las palabras y acciones superficiales. Frecuentemente asumimos que los demás son tontos o incoherentes simplemente porque su racionamiento no es evidente para nosotros. El entendimiento trae nuevas perspectivas. Tener el hábito de preguntar ¿por qué? ¿por qué? ¿por qué? nos ayuda a incrementar nuestro entendendimiento.

6. SERVIR es la habilidad de ayudar a la gente en una manera que su dignidad sea preservada y que estén más empoderados para vivir una vida que glorifica a Dios. El servicio toma diferentes formas, dependiendo de la situación, así que no puede legislarse, forzarse o manipularse; si no es sincero, se va a notar artificial y falso.

Yo quiero ser un líder “encarnacional”, ¿y tú?