¿persiguiendo la meta equivocada?

Soy una perfeccionista en recuperación. No totalmente curada, pero mejorando cada día. Recientemente he hecho algo de progreso notable cuando leí acerca de los peligros implícitos en el perfeccionismo. El artículo explicaba que cuando trato de ser perfecta, he creído la mentira de que yo podía lograr ese objetivo. De alguna manera me he convencido de que, con suficiente trabajo duro o la práctica o conocimiento, yo realmente podría eliminar todos los errores y faltas en mi vida.

¿A quién estoy engañando?

Nunca voy a ser perfecta.

No importa cuánto lo intente, ninguna vez voy a hacer o pensar o hablar perfectamente – nunca. Para parecer perfecta, tengo que ocultar mis errores o mentir acerca de ellos o defensivamente negarlos o aislarme de cualquiera que pudiera verlos. ( = todos) La meta de ser perfecta es muy agotadora y básicamente imposible.

perfeccionismo

En vez de intentar ser perfecta, podría tener más sentido para mí llegar a ser más cómoda con ser imperfecta. No tan sorprendida o sacudida o avergonzada por mis errores (continuos). La plena aceptación del fracaso y la falibilidad permitiría que me disculpe con mayor facilidad y que ofrezca gracia más rápidamente a los demás cuando veo la misma realidad de hacedor de errores en ellos.

Todavía quiero crecer y mejorar en ciertas áreas de la vida, pero yo he determinado que el crecimiento ≠ más cerca a la perfección. Solamente iguala una mayor madurez. Tal vez un poco más de sabiduría. Tal vez un poco más de ser agradable. Pero no más cerca a la perfección.

En realidad es un gran alivio para mí quitar la carga del perfeccionismo de mis hombros. Ya me siento mejor.

¿Cuáles meta(s) equivocada(s) persigues?

29 años… ¡y vamos por más!

IMG_0266

Arrastrado por el viento.

Golpeado por la arena.

Quemado por el sol.

¡Qué gran manera de celebrar un aniversario de 29 años! Era una hermosa y relajada tarde en una playa preciosa casi vacía. Un verdadero placer…

No todos nuestros días de aniversario han sido tan agradable. El viento, la arena y el sol ayudan a describir nuestros 29 años de matrimonio:

arrastrado por el viento

Cuando los vientos te pegan en la cara, tienes que trabajar más duro en todo lo que tienes que hacer. Los vientos de la vida son los desafíos, los retos, las áreas de crecimiento, los nuevos emprendimientos, las curvas de aprendizaje. A través de los años, Steve y yo hemos aprendido duras verdades acerca de nosotros mismos y de los demás. Algunas veces se necesitaba la gracia, otras veces el perdón. Hemos luchado con pruebas más allá de nuestra capacidad como padres y como profesionales, y a menudo tuvimos que apoyarse el uno al otro. Incluso cuando estábamos aprendiendo algo bueno, a menudo era agotador o estresante o difícil. Estoy muy agradecida por un marido que es un aprendiz de por vida – nunca es completo, nunca un sabe-lo-todo, nunca es demasiado bueno para un paso más de fe.

golpeado por la arena

La arena volando rápido duele cuando golpea. En 29 años de matrimonio, hemos sido heridos – por circunstancias fuera de nuestro control, por otras personas y uno por la otra. El dolor es una parte del amor. Protegemos entre sí de dolor cuando podemos, algunas veces nuestro egoísmo hace que el dolor. He llorado por Steve, con Steve, y debido a Steve… y él me ha secado las lágrimas y ayudado a darme esperanza otra vez – a creer en mí mismo, en él, en otros. Evitaría el dolor y las heridas si pudiera, pero las cicatrices resultantes son un recordatorio precioso de la curación, el amor redentor y las segundas oportunidades. Después de 29 años, estoy muy agradecida por un hombre que nunca se rindió, nunca me fui y nunca dejé de amarme.

quemado por el sol

¡Me encanta el sol! Calienta mi corazón y mi alma. (A menudo bromeo que si yo no conociera al Señor, ¡podría adorar al sol!) El sol me recuerda de los buenos tiempos, la pasión y el amor. ¡Hemos tenido mucha diversión! Steve me hace reír todo el tiempo con sus bromas. Él trae la música y el baile en nuestra vida juntos. ¡Tenemos cuatro de los hijos mejores (y ahora un yerno también) en este mundo! Hemos disfrutado de muchas aventuras – vivir en el extranjero, viajar por el mundo, grandes amigos de todas partes… ¡hacemos recuerdos siempre que podamos! 29 años nos han dado tantos buenos momentos – una fe y un trabajo que podemos hacer juntos, una familia con la que nunca tenemos suficiente tiempo, y un deseo constante de caminar (muy cerca) tomados de la mano atravesando esta vida juntos.

29 años son muy digno de celebrar, ¡pero son sólo el comienzo de lo que está por venir! Viento, arena, o sol, te amo, Steve Morgan, con todo mi corazón.

_______

¿Cómo ves el matrimonio? ¿Qué te ayuda pasar por los tiempos difíciles? ¿Y disfrutar de los buenos tiempos?

cómo escribo… un “blog hop”

Bueno… yo acepté una invitación para probar algo nuevo – un blog hop! Una de las mejores cosas acerca de los blogs es conocer e interactuar con nuevas personas y este blog hop es un ejemplo de eso…

vivian (2)

Una señora inspiradora, impresionante escritora, y nueva –  llegando a ser  más cercana – amiga, Vivan Mabuni, me presentó la idea. Recientemente ella ha publicado su primer libro, Guerrera en Rosa, sobre su batalla con el cáncer. Ella es auténtica y apasionada y sabia. Vas a querer leer más de ella!

Para este blog hop, cada persona responde a cuatro preguntas acerca de cómo escribe para sus lectores, así que aquí voy:

1) ¿Qué es lo que estoy escribiendo o trabajando?

Escribo mensajes sobre la vida y el liderazgo. A veces los temas del trabajo tienen la mayor influencia en mi pensamiento y la escritura, a veces estudios de mi maestría desencadenan mi cerebro; a veces mis circunstancias personales de la vida son las que pesan más. Muchas veces los temas se entrelazan, porque están igualmente afectados por el carácter y el crecimiento. No importa cuál sea el contexto, esas áreas son importantes – de ahí mi título del blog “Maturitas Cafe”… Maturitas significa madurez en latín. (¡También me gusta añadir un post sobre el café de vez en cuando!)

2) ¿Cómo difiere mi trabajo de otros de su género?

Creo que mi experiencia de casi 20 años viviendo en otro país me da una perspectiva única sobre mucho de la vida. También he viajado a muchas partes del mundo, he liderado en una organización multinacional, he criado a cuatro hijos, he estado casada ​​por casi 30 años y creo que mi fe es parte integral de todo. Me encanta la interacción de muchas ideas y puntos de vista, y quiero que los líderes de todos los ámbitos de la vida sientan bienvenidos a la comunidad aquí.

3) ¿Por qué escribo lo que escribo?

Yo proceso verbalmente mis ideas y mi marido me animó a iniciar un blog. Con el paso del tiempo, he reconocido que cuando escribo me conecto con las ideas, las luchas, los desafíos y las alegrías de la vida de muchas personas. Yo no enseño intencionalmente en mi blog, porque yo también estoy aprendiendo. No regaño, porque muy a menudo escribo desde mi propio dolor o fracaso. Y yo no predico, porque todos estamos en el camino de la fe en nuestro propio ritmo. A mi me gusta escuchar que he alentado o he dado esperanza a alguien o que alguien va a intentar una nueva idea. Escribo porque me ayuda – y a otros – a aprender y crecer.

4) ¿Cómo funciona mi proceso de escribir?

Yo no me considero un “escritor”, pero entiendo el “bloqueo del escritor”. En realidad mi bloqueo usualmente es mi ajetreo. Escribo cuando tengo tiempo para pensar y procesar… y siento inspirada con una idea. De vez en cuando me obligo a escribir algo por la disciplina de tener un puesto semanal. Escribo después de haber vociferado en algo a mi marido y él me dice: “Debes escribir un post acerca de eso.” Escribo cuando tengo un nuevo recurso para compartir. Cuando me siento a escribir, yo suelo escribir rápido y furioso, así que no pierdo la idea. Después, a menudo me pregunto a mi marido checarlo antes de publicar, para que no diga yo algo que voy a arrepentir más tarde! 🙂

Así que ya sabes un poco más sobre mí y mi blog… ¡tal vez decides tú iniciar un blog algún día! Espero que en el futuro visitarás, leerás y comentarás más. ¡Eso es un gran estímulo para mí!

El último paso del blog-hop es pasar el batón a otros… así que tengo el gran privilegio de introducirte a otras tres escritoras que creo que te van a disfrutar. Ellas responderán a las mismas preguntas la próxima semana. Visita a sus blogs y dígales ¡hola!

dayle (2)Dayle Rogers es una escritora de mucho talento. Ella es vulnerable, honesta y muy chistosa en su blog, The Tip of the Iceberg (La Cima del Iceberg)! Dice de si misma: “Soy una extranjera verdadera en este mundo, una narradora tratando de dar sentido al viaje en el que estoy. Soy una seguidora de Jesús, una participante apasionada en la vida que he recibido, siempre buscando cómo lo eterno impacta a mi mundo temporal. La vida cotidiana me fascina, porque siempre hay algo más allá de lo que puedo ver. Y yo quiero aprender a celebrar mejor lo que se cruza en mi camino diario. Soy esposa, mamá, nana, hermana, amiga, hija y tía. La risa tiene sentido para mí, porque todas estas relaciones producen mucha de ella. Me han dicho que tengo muchas palabras, por lo que la escritura es un medio para que algunas de ellas se dispersen“.

ilonaNunca he conocido a Ilona Hadinger personalmente. Nos hicimos especiales amigas en línea a través de nuestro amor por el Señor, la escritura, y el vivir en México. Ilona es una artista magnífica con las palabras y la fotografía y ella comparte ambos en su blog: Calling and Creativity (El Llamado y la Creatividad). Ella se describe de esta manera: “Esposa, madre, misionera – en ese orden. Una americana nacida con sangre húngara que vive en una aldea zapoteca de México. Tengo cuatro hijos, un marido, un montón de intereses y algunas canas. Escribo mi blog en http://www.ikhadinger.com. También soy miembro de la Redbud Writers Guild (www.redbudwritersguild.com) y miembro fundadora de LACWriters Guild (www.lacwriters.com)”.

Julie Sanders (2)Conocí a Julie Sanders el año pasado. Ella me impresionó de inmediato con su sonrisa rápida, su risa alegre y su espíritu sensible. Ella escribe con todo su corazón. Julie describe a si misma como “una esposa, madre, hija, amigo, y amigo de Jesús. Le encanta la buena comida, un buen libro y hablando con buenos amigos hasta altas horas de la noche. Ella admite que es una gran fan de su marido y su tres hijos. La casa está llena de su música, legos, libros y obras de arte. Así que, si alguna vez vas a visitar, seguro experimentarías todo eso“. Se puede conectar con Julie en su blog Along The Way (Por el Camino) o en facebook.

día lluvioso – corazón embarrado

photo

Esta mañana lluviosa es mi corazón hoy – gris, nebuloso, frío, embarrado y sin ningún deseo de hacer el trabajo productivo. Quiero volver a la cama, envolverme en la comodidad de mantas suaves, tomar café… y olvidarme del mundo real.

¿A veces tienes días como este?

Intelectualmente lucho contra mi estado de ánimo… Necesitamos la lluvia. Es bueno para las plantas. Hemos tenido una fuerte sequía – debería estar agradecida. La lluvia va a terminar pronto y el sol me animará de nuevo. Yo puedo hacer esto. Simplemente levantarme y moverme.

Mi razonamiento no ayuda mucho. Simplemente estoy de mal humor hoy.

Hay razones legítimas para mi estado de ánimo. La lluvia es realmente t.o.r.r.e.n.c.i.a.l.  El camino montañoso de tierra es realmente muy e.m.b.a.r.r.a.d.o. y no en buen estado para la conducción.

El padre de mi marido se muere en otra ciudad y las conversaciones se centran en tomar las decisiones de cuidados paliativos, las opciones de vuelos, mantener a la familia informada y las implicaciones para el horario de mi “otra” vida y nuestro próximo viaje internacional. Las emociones en mi corazón y los pensamientos de mi mente son igual de grises, nebulosos y embarrados como el mundo fuera de mi ventana.

Es comprensible.

Algunos días no están llenos de sol. Algunos días son grises y tristes y no mis favoritos. Algunos días no son productivos… o sí? A veces el hacer menos significa tiempo para la reflexión, las conversaciones a nivel de alma, la oración nutritiva, el luto curativo, el descanso necesario…

Normalmente soy una persona activa, de tipo A, que disfruta del sol, pero estoy aprendiendo a aceptar mis días de lluvia y mis pensamientos nebulosos también. Son una parte de mi vida, inevitables e ineludibles… incluso tienen propósito. La limpieza y el nuevo crecimiento provienen de la lluvia… para la tierra y para mí.

¿Cómo manejas los días grises en tu vida?

____

** Actualización: Mi suegro falleció el Sábado, el 14 de septiembre. Mi marido voló para estar con él en sus últimas horas. Agradecemos sus oraciones por la familia.

creando más líderes

“Los líderes no crean seguidores, crean más líderes”. – Tom Peters

ID-100162328 foto76 freedigitalphotos.net

La capacitación de nuevos líderes es esencial para la organización. Durante el primer año o dos, los mentores tienen el privilegio de impartir la visión, el ADN de la identidad y la confianza en los nuevos líderes a través de un proceso de enseñanza, formación y coaching. Esta capacitación establece el fundamento de la actitud, el conocimiento, y la habilidad por muchos años más.

A menudo, nuestra organización renueva los programas de capacitación para que sean atractivos en el contexto actual, relevantes para el mundo en constante cambio, y eficaces en la preparación de nuevos líderes. El año pasado, mi marido y yo éramos parte de un grupo de trabajo para determinar los nuevos resultados deseados clave para los programas de formación globales. Este año, tuvimos la apasionante tarea de ayudar a los líderes de área a implementar los cambios.

“Los líderes no nacen, se hacen.
Y ellos se preparan igual que cualquier otra cosa, a través del trabajo duro.
Y ese es el precio que tendremos que pagar
para alcanzar esa meta, o cualquier meta”.
– Vince Lombardi

El cambio no es fácil. Cada área contiene muchos países, cada uno con sus propios desafíos de cultura, idioma, recurso humano, tiempo y finanzas. Los líderes están muy ocupados; muchas prioridades y crisis compiten por su atención. A veces los mayores retos son las actitudes de lealtad a las “viejas formas” y el temor o la resistencia al cambio. A veces el orgullo se interpone en el camino cuando el líder era el creador o el director del sistema anterior.

Algunos líderes de área invirtieron mucho tiempo en la valiosa tarea de alinear a otros a las nuevas ideas. Comunicaciones, visitas y el repartir materiales ayudaron a que otros se integraran y se involucraran en el proceso. Otros líderes se reunieron un grupo de trabajo conjunto para el proyecto. El iniciar el cambio como un grupo o equipo comparte el liderazgo y aumenta la apropiación del esfuerzo. Muchos líderes están preparando traducciones para sus países. Todo esto es parte de la inversión en los líderes futuros.

“El liderazgo y el aprendizaje son indispensables el uno al otro.
John Fitzgerald Kennedy

Uno de los mejores aspectos del proyecto es ver el ánimo de los dirigentes al descubrir los nuevos paradigmas en el proceso: un aprendizaje más interactivo y la entrega creativa, más énfasis en el coaching, y más sesiones enfocadas en el corazón, el liderazgo de servicio, el carácter y la mayordomía. A medida que los líderes aprendan, ellos se entusiasman con promover en sus áreas la metodología y los materiales nuevos.

“Cuanto más serio se toma su crecimiento,
más seriedad la gente le llevará”.
– John Maxwell

Los que ayudan a capacitar y mentorear a los nuevos líderes están construyendo el futuro de la organización. Ellos dan el ejemplo con su vida; sus actitudes, palabras y acciones reflejan sus valores y dan gran influencia en los nuevos líderes. Necesitamos desesperadamente adiestradores y mentores que dan prioridad a los nuevos líderes e invierten en su desarrollo. Mucho privilegio. Mucha responsabilidad.

¿Cómo puedes contribuir a una cultura que crea nuevos líderes?

¿Qué puedes hacer para seguir aprendiendo para mejorar tu liderazgo?

la vida es un cuento

maskCada vida es una historia: Comedia. Drama. Acción. Horror. Noticiero.

Mi parte favorita de nuestras reuniones de este año fue cuando cada persona tomó unos minutos para contar (una breve versión de) la jornada de su vida. Muchas personas nos hicieron reír. Otras nos hicieron llorar. Algunas nos dejaron con la boca abierta de incredulidad. Cada historia era única.

Algunas utilizaron imágenes. Otras contaban historias. Algunas comunicaron con confianza y presentaciones creativas. Otras simplemente leyeron sus notas. Algunas estaban tan nerviosas que su voz se quebró y sus rodillas literalmente temblaban al hablar… pero lo hicieron, y era poderoso.

Yo podría relacionarme con algunas de las historias, mientras que otras eran muy, muy diferentes de mi realidad. De cualquier manera, me sentía más conectada a cada persona al llegar a conocerle un poco mejor. A través de nuestra vulnerabilidad, estábamos construyendo comunidad.

Dolor impregnó muchas de las historias: la soledad, la enfermedad, el rechazo, la muerte. Algunas hablaron de la vergüenza o el miedo, los sueños perdidos o corazones rotos. Para algunas, el dolor era fresco y presente, una historia que se contaba por primera vez. Para otras, el aguijón se ha disminuido, y ya estaban viviendo una nueva vida. A menudo oí un hilo de gracia, la redención y la esperanza.

Aunque siempre he sido amigable y he disfrutado de conocer a muchos tipos diferentes de personas, siento que este año he llegado a apreciar más que nunca la historia singular de cada persona. Especialmente he atesorado a las personas que han estado abiertas y reales conmigo, permitiéndome ver su quebrantamiento y sus imperfecciones… y las que me han invitado a compartir sus nuevas aventuras y sus alegrías.

A veces es más cómodo y natural que nos comparamos, o nos escondemos y nos aislamos de los demás, pero reconozco que cada vida es valiosa y vivida para contar. En un lugar seguro, con un compromiso con el crecimiento, nuestra vida es un regalo de valor incalculable cuando se comparte con los demás. A medida que nuestras vidas se cruzan, son como los hilos de un hermoso tapiz… no para ocultarse, sino para dar calor y belleza y riqueza a nuestro mundo.

¿Compartes tu vida (real) con los demás? ¿Eres tú un lugar seguro para que otros puedan compartir su historia?

¡dímelo a la cara!

Fui a agarrar mi taza de café favorita esta mañana y la agarradera se sintió extraña, como si estuviera “gruesa”, pegajosa o que no la limpiaron bien. Casi sin pensar la tallé por un segundo y claramente se hizo evidente que fue más que una mala lavada.  Observé con más cuidado (difícil de hacer ya que seguía esperando tomar mi primera taza de café de la mañana), y se volvió obvio que la agarradera era fragmentos pegados juntos.  😦 Alguien había roto la agarradera de la taza, y decidió no decirme, y en lugar de eso pegó la evidencia – Supongo que ¿con la esperanza de que yo no me diera cuenta? ¡Sí seguro! (mis amigos saben que tengo un poco de fetichismo con las tazas…)

Esta situación me recordó a una pregunta “rompe-hielo” que escuché una vez… si estuvieras en casa de un amigo y el baño se tapara después de que lo usaste, ¿le dirías al anfitrión/anfitriona o tratarías de escabullirte sin ser observado y no pasar por la vergüenza de admitir el hecho… y pedir ayuda?

¡Me sorprendió mucho cuánta gente respondió que estaría muy avergonzada como para decir la verdad! Como dueña de casa con el don de la hospitalidad quien tiene MUCHA gente en su casa TODO el tiempo… déjame decirte ¡¡QUIERO SABER si mi baño no está funcionando!! Quiero poder arreglarlo y no quiero que el problema se haga peor con el tiempo (no necesito dar más detalles ¿verdad?).

También QUIERO saber si alguien rompió mi taza… no porque realmente me importe; solamente preferiría en gran manera saber que ser sorprendida por el hecho cuando busco mi taza en la mañana toda adormilada.

Me doy cuenta de que para animar a otros a decir la verdad, necesito responder correctamente cuando lo hacen… y es mucho más fácil responder bien a una taza rota o a un baño que no funciona, que responder bien a una falla de carácter o a una opinión contraria o a una decadente evaluación de desempeño. Es mi responsabilidad invitar agresivamente una retroalimentación veraz y considerar apropiadamente lo que me están diciendo… Esto no siempre es fácil y quiero crecer en ésta área. Mi reacción a la verdad afectará grandemente si la gente va a responder y decirme la verdad cuando la pido.

Ayuda me a aprender más… ¿Prefieres escuchar la verdad? ¿Qué te ayuda a responder bien cuando alguien “te lo dice a la cara”? 

la verdad sí importa

letrero de pueblito "Truth or Consequences"
(Verdad o Consequencias), NM
© Alamy-Jonathan Larsen

Henry Cloud en su libro, Integridad, dice que mucha gente miente… de hecho la mayoría de nosotros lo hace, de una manera o de otra…

Por ejemplo la mentirita “blanca” que respondemos a la pregunta de ¿cómo estás? ¿Respondo “bien” cuando no estoy de verdad bien? O si alguien me pregunta ¿cómo lo hice? ¿Les doy una respuesta honesta, o respondo con un genérico “muy bien”? ¿Y cuándo alguien me pide “adornar” una carta de recomendación o un reporte estadístico o una designación financiera? ¿Los “ayudo”  o digo la verdad?

Cloud afirma, “La gente de buen carácter es la gente en quien se puede confiar que diga la verdad.”

  • La verdad acerca de mí mismo – He escuchado muchas veces que debo considerar a la realidad como mi amiga. No es bueno esconderse, evitar o negar la realidad… especialmente acerca de uno mismo. Un poderoso elemento del liderazgo es el autoconocimiento, entender mis fortalezas y debilidades. Si no trato con mis debilidades, otros tendrán que hacerlo. No quiero ser una tonta que no engañe a nadie excepto a ella misma… Aunque no es fácil para mí, estoy aprendiendo que necesito buscar la verdad – pedirle a otros (esposo, compañeros de trabajo, jefe, amigos) una evaluación y retroalimentación acerca de mi liderazgo, aplicar lo que ellos me digan y buscar ayuda en las áreas en las que soy débil.

      ¿Buscaré la verdad?

  • La verdad acerca de otros – He escrito antes acerca de mi deseo de complacer a otros y ser “buena onda”. Es difícil decirle la verdad a otros cuando puede ser que los lastime, pero hay una diferencia entre un cirujano que causa dolor para salvar una vida y un asesino que causa dolor para matar. El dolor en sí mismo no es malo – la intención es lo que cuenta. Estoy aprendiendo que a veces tengo que decirle a alguien la dolorosa verdad para ayudarle a madurar, a cambiar o a tomar una decisión sabia.  Si hablo con tacto, cariño, empatía y respeto, la píldora de la verdad es más fácil de tragar. El dolor temporal es por su propio bien; si retengo la verdad por mi miedo a ser rechazada o por temor a una reacción negativa, he puesto mi comodidad por encima de su bienestar.  

      ¿Me importa lo suficiente como para decir la verdad?

  • La verdad acerca de mi mundo – En nuestro ministerio, acostumbramos a hacer una evaluación honesta de nuestro progreso en cada tres meses. Revisábamos los números de las estadísticas y nos dábamos cuenta de la brutal verdad que nos revelaban. Celebrábamos lo que estábamos haciendo bien y orábamos para ajustar nuestro plan y nuestras actividades cuando no estábamos alcanzando la meta. Cloud llama a esto asimilación y acomodación.

El mundo está cambiando a pasos agigantados. Si no estoy dispuesta a abandonar “la manera en la que siempre se ha hecho”, o si despisto a los socios con una historia muy adornada que disimula los números reales, y que tal si intencionalmente les digo a mis compañeros de equipo la verdad parcial acerca de mis acciones, ni yo, ni la organización, podremos crecer para satisfacer las demandas de nuestra realidad.        No crecimiento = muerto.

      ¿Estoy dispuesta a responder a la verdad?

___________

¿Te cuesta trabajo decir la verdad?

¿Qué te ayuda a recordar que la verdad sí importa?

es un proceso

Regresa a tu silla.
Cómete tu comida.
Mastica con la boca cerrada.
Deja de jugar.
No hay postre si no te comes las verduras.
Solamente pruébalo – ¡a lo mejor te gusta!

No parecen consejos de liderazgo, ¿verdad? Tuve cuatro chiquitos, viviendo lejos de mi familia y muchas veces me sentí como caminando en la cuerda floja – especialmente a la hora de la comida.

Recuerdo que estaba leyendo un libro en aquellos días acerca de la crianza de los hijos, donde el autor describía la hora de la comida familiar como un tesoro… toda la familia se junta alrededor de la mesa, cuentan historias, se ríen, disfrutan de estar juntos… y pensé, “¿de qué planeta son?” No me podía imaginar atesorando las comidas familiares; eran simplemente demasiado trabajo para mí.

Y todas esas comidas eran trabajo – por una temporada. Trabajamos en aprender modales básicos, en el ser agradecidos, respetuosos, pacientes, auto-disciplinados, en desarrollar habilidades conversacionales, y la disponibilidad de probar nuevas cosas. Asuntos del carácter. Asuntos de futuros líderes.

Fue fácil para mí desanimarme, cansarme y perder de vista en cómo estos pequeños detalles diarios encajan en un cuadro más grande. Fue fácil compararme y sentir que los demás estaban haciendo algo mucho más significativo para el Señor…

Todavía lucho con esto hoy.

Pero cuando me tomo el tiempo para estar con Él, Dios siempre me recuerda que cada experiencia en la vida es una oportunidad para crecer y desarrollarse… o para invertir y ayudar a otros – futuros líderes. Las cosas pequeñas son significativas. Mi vida importa. Las disciplinas diarias desarrollan el carácter. Solamente necesito recordar que ese regadero de leche y las manos pegajosas son parte del proceso.

¿Te pierdes en el trajín diario? ¿Qué es lo que te ayuda a recordar que el proceso es importante?

P.D. Hoy entiendo. Las comidas con mi loca e increíble familia son un tesoro… pero todavía tengo que animarlos a comerse las verduras.

un lugar para crecer, un lugar para pertenecer

Estamos terminando un poco más de 17 años de ministerio en México; estamos acomodando nuestras cosas, pasando la estafeta… y mi esposo ha estado “subiendo” fotos (muy) viejas a Facebook. Algunos de esos años de ministerio fueron increíbles –mucho crecimiento, emoción, impacto. Al reflexionar en ese tiempo, me di cuenta de que estábamos viviendo nuestros valores. Esos valores todavía son relevantes hoy en día a medida que avanzamos hacia el siguiente paso…

Fe: Todos confiamos en Dios para cosas grandes y tomamos pasos de fe. Mudamos a nuestra familia – con cuatro niños pequeños – a otro país y comenzamos algo nuevo donde no había nada. Dirigimos un equipo internacional; muchos de ellos también habían salido de su zona de comodidad y dejado sus hogares. Los estudiantes dieron pasos de fe para comenzar una relación con Dios aún cuando experimentaron el rechazo de sus amigos y de su familia. Los coordinadores y los estudiantes compartieron valientemente con otros, tomaron nuevas responsabilidades, le pidieron a Dios que tomara el control de su futuro.

¿En qué área Dios me está pidiendo dar un paso de fe?

Desarrollo/Crecimiento: Nos comprometimos a crecer en comunidad y ayudar a otros a crecer para que llegaran a ser todo lo que podían ser. Oramos por nuestros compañeros de equipo y por nuestros discípulos, diseñamos y seguimos planes semestrales para enseñar lo básico y proveer experiencias, retiros, proyectos de verano, etc. todo para crear un ambiente de crecimiento. Trabajamos en equipo y frecuentemente compartimos el liderazgo. Dejamos el camino libre para que otros pudieran toma; el liderazgo. Invitamos a equipos de otros lugares a venir, aprendimos de ellos y ellos de nosotros.

¿Qué estoy haciendo para desarrollar personalmente y a quiénes que están a mí alrededor?

Efectividad/Fruto: Nos interesaban los resultados. La efectividad es el fruto de vidas cambiadas – para la eternidad. Evaluamos nuestras metas y nuestro progreso regularmente. Pedimos la retroalimentación de los demás y con gusto cambiamos el formato de las reuniones, probamos ideas locas, inventamos nuevos materiales. A veces hicimos las cosas diferentes para compensar alguna debilidad, a veces para ajustarnos al increíble crecimiento. No nos conformamos con el status quo.

¿He hecho una evaluación honesta últimamente? ¿Necesito hacer algunos cambios para lograr una mayor efectividad?

Unidad: Nuestro trabajo en la universidad gozaba de una unidad increíble en el propósito y en las relaciones personales. Culturas, trasfondos, campos de estudio y edades diferentes se juntaron para aprender y crecer juntos. Nuestro lema al principio fue “un lugar para crecer, un lugar para pertenecer”. Nuestros equipos de coordinadores y de estudiantes trabajaron duro lado al lado para crear sketches buenísimos, fiestas, campañas de evangelismo y congresos para una visión y pasión mucho más grandes que ellos mismos. Los estudiantes sacrificaban su tiempo y su dinero los unos por los otros. La gente nueva se sentía bienvenida y surgieron profundas, auténticas y solidarias relaciones de amistades que duran toda la vida al estudiar la Palabra, orar… comer y jugar juntos.

¿Qué estoy haciendo para construir la unidad en mi equipo o en mi organización?

Integridad: Junto con la diversión, hubo también tiempos difíciles. Confrontamos la mentira, el soborno, la inmoralidad, los conflictos interpersonales, los intentos de suicidio – tentaciones y batallas espirituales de todo tipo. No ignoramos, ni escondimos, ni justificamos ningún comportamiento que pudiera sembrar la semilla de la división entre la gente y Dios. Enseñamos que Dios cuida de cada parte de nosotros; no podemos tener pecado en algún área sin afectar todas las demás. Tratamos de vivir ese ejemplo también.

¿Hay algún área de mi vida a la que le falte integridad?

¿Cómo responderías estas preguntas? ¿Cómo podrías transformar tu lugar de trabajo o ministerio en un lugar para crecer, un lugar para pertenecer?

(** Si estuviste involucrado en el ministerio, por favor ¡comparte con nosotros tus recuerdos!)