terminan al final las mujeres “simpáticas”?

Vayamos AdelanteEstoy leyendo el libro de Sheryl Sandberg, Vayamos Adelante, y el tercer capítulo me hizo parar y pensar un poco. El capítulo se llama “El éxito y la simpatía” y Sandberg comienza con un estudio de caso de la Escuela de Negocios de Harvard acerca de la experiencia de una empresaria llamado Heidi Roizen. Sandberg escribe:

El caso describió cómo Roizen se convirtió en una exitosa inversionista de capital de alto riesgo mediante el uso de su “personalidad extrovertida… y vasta red de contactos personales y profesionales [que] incluyó muchos de los más poderosos líderes de negocios en el sector de la tecnología.” [Los profesores] asignaron la mitad de los estudiantes que leyeran la historia de Heidi y le dio la otra mitad la misma historia con sólo una diferencia – se cambió el nombre de “Heidi” para “Howard”.

[Los profesores] después entrevistaron a los estudiantes acerca de sus impresiones de Heidi o Howard. Los estudiantes calificaron a Heidi y Howard como igualmente competentes… sus logros eran completamente idénticos. Sin embargo, mientras que los estudiantes respetaron ambos Heidi y Howard, Howard fue percibido como un colega más atractivo. Heidi, por otro lado, era visto como egoísta y no “el tipo de persona que se quiere contratar o trabajar por.” Los mismos datos con una sóla diferencia – género – crearon muy diferentes impresiones.¹ (El énfasis es mío) 

Sandberg propone que el estudio de caso verifica aún más las investigaciones que: “Cuando un hombre tiene éxito, él es del agrado de los hombres y las mujeres. Cuando una mujer tiene éxito, las personas de ambos sexos la aprecian menos.”² Sandberg explica que desde la juventud, las niñas aprenden que la inteligencia y el éxito no son el camino a la popularidad. Además, el comportamiento socialmente aceptable permite a los hombres reclamar el crédito por los logros y usar firmeza para negociar un sueldo más alto, mientras que una mujer se percibe como arrogante y egoísta si ella hace lo mismo. Las mujeres deben ayudar sin recompensa, y también cuidar y abogar por los demás.

El objetivo final es eliminar las actitudes y el tratamiento diferentes basados en los estereotipos, pero hasta ese entonces Sandberg ofrece algunas sugerencias para las mujeres. Las he escrito con mis propias palabras aquí:

1. Paga el precio – Las mujeres tienen que aceptar que habrán prejuicios injustos y críticas. Sandberg sugiere que nos permitamos sentir y procesar las emociones generadas por la crítica, pero luego seguir adelante y hacer nuestro trabajo.

2. Proporciona sus áreas fuertes – Algunas de las características “simpáticas” comunes atribuidas a las mujeres – el cuidado, la comunicación, la comunidad – en gran medida mejoran la calidad del trabajo en equipo. Cuando las mujeres sonríen y aprecian otros – mientras que ellas concentran en la tarea –  la productividad aumenta.

3. Posiciónate comunalmente – Las mujeres tendrán más éxito en las negociaciones cuando utilizan un vocabulario de “nosotros” como contexto para sus peticiones. Las peticiones propuestas por las mujeres que incluyen los intereses comunes y una preocupación por el bien común se aceptan más fácilmente que las que aparecen egoísta o de auto-promoción.

4. Propone sentirte cómoda con el poder – Tomará esfuerzo concentrado para cambiar las mentalidades y las perspectivas sobre la base de años de hábitos y retroalimentación, pero como las mujeres trabajan para estar más cómodas con su poder, también vayamos adelante con mayor confianza.

¿Alguna vez has tenido problemas con el dilema de la chica “simpática”? ¿Qué piensas acerca de los consejos de Sheryl Sandberg para superar ese estereotipo?

Para mis lectores hombres… ¿qué te parece? ¿Exijimos un estándard diferente de las mujeres que de los hombres?

______________________

¹ Sandberg, Sheryl. Vayamos Adelante. Capítulo 3, para. 2-3. New York: Alfred A. Knopf, 2013.

² Ibid. Capítulo 3, para. 4.

¿eres peligroso?

Vi este Credo por primera vez en un post en el  post de Judy Douglas:                            Are You a Dangerous Woman? (¿Eres una mujer peligrosa?) en su blog:   www.inkindle.wordpress.com  (Gracias, Judy!)

El Credo fue escrito por Lynne Hybels, escritora, oradora y esposa de Bill Hybels. Ella lo escribió como “El credo de la mujer peligrosa” y se presenta aquí como fue impreso en el programa de la conferencia Synergy (Sinergia) 2008.

Aunque fue escrito específicamente para mujeres, ¡creo que es poderoso para cualquier persona!

El credo de la mujer peligrosa:

Querido Dios, por favor conviértenos en mujeres peligrosas.

Que podamos ser mujeres que reconocen tu poder para cambiar y crecer

Y estar radicalmente vivas para Dios.
Que podamos curar heridas y enderezar lo incorrecto.
Que podamos llorar con aquellos que lloran

Y hablar por aquellos que no pueden hablar por sí mismos.
Que podamos apreciar a los niños, abrazar a los ancianos y empoderar a los pobres.
Que podamos orar con fuerza y enseñar sabiamente.
Que podamos ser líderes fuertes y amables.
Que podamos cantar de alegría y confrontar el miedo.
Que nunca dudemos en dejar que la pasión nos impulse, la convicción nos obligue

Y que el enojo justificado nos dé energía.
Que podamos dar miedo a todo lo que es injusto y maligno en el mundo.
Que podamos desmantelar los sistemas abusivos y callar las mentiras con la verdad.
Que brillemos como estrellas en esta generación oscurecida.
Que podamos derramar bondad en el nombre del Señor y por el poder de Jesús.
Y que en ese mismo nombre y por ese mismo poder podamos cambiar el mundo.
Querido Dios, por favor conviértenos en mujeres peligrosas. Amén.

Yo quiero ser una mujer peligrosa.  ¿Y tú? 

¿quiéres ser un héroe?

Julien Tromeur – stockvault-superhero113321

Superman. Batman. La mujer maravilla. Spiderman. ¿Alguna vez has soñado con ser un superhéroe para alguien?

El diccionario Webster define un héroe como: una persona de distinguido valor o que lleva a cabo una hazaña peligrosa o de alto sufrimiento; un personaje importante o central en cualquier acción o evento notable; por lo tanto, una persona grande o ilustre.

Un héroe también es alguien que es considerado un modelo a seguir o un ideal, o alguien que lucha por una causa.

Walt Emerson dijo, “Cada hombre es un héroe o un oráculo para alguien.”

Ser un líder hoy en día provee múltiples oportunidades para ser un héroe. Existen enemigos y sufrimiento de todo tipo en este mundo; existen batallas que hay que pelear, necesidades que hay que satisfacer; existen personas que hacen daño… Dios nos ha llamado a hacer una diferencia en este mundo y hay mucho por hacer…

Ser un “héroe” hoy requiere:

COMPASIÓN – Dios nos ha dado la habilidad de interesarnos profundamente en los demás y su situación. Se me retuerce el estómago o golpeo enérgicamente la mesa cuando siento una frustración grave o o un deseo fuerte por algo… ¿Qué es lo que te causa ese sentimiento de querer HACER algo? ¿Las almas perdidas, el abuso de los niños, el tráfico de personas, los huérfanos y las viudas, la injusticia, la contaminación, la necesidad del trabajo en equipo?

Piénsalo…medítalo… no importa lo que sea, pero si Dios ha puesto esa pasión en tu corazón, he aprendido que Él también te dará la oportunidad de involucrarte y ser un héroe para alguien (¡o para muchos!) en esa área específica.

ACTITUD – Phil Collins describe a un líder “nivel 5”, aquél que dejará un legado, como alguien que tiene la combinación perfecta de humilde modestia con confiada voluntad y decisión. Nuestro mundo necesita más gente que esté dispuesta a dar, a servir y a ir… que trabaje duro y persevere para obtener los resultados necesarios.

La mayoría de los superhéroes no andan en busca de ese trabajo; algunos intentaron desesperadamente evadir la responsabilidad pero eventualmente rindieron su deseo de tener una vida tranquila en anonimato por satisfacer la necesidades de los demás. Quiero ser el tipo de líder que no abusa de su poder pero que es de carácter fuerte y está dispuesto a perseverar para lograr que se haga el trabajo. Quiero estar dispuesta a evaluar honest-amente cualquier área de crecimiento que se convierta en un obstáculo. ¿Y qué tal tú?

PODER – Todos los superhéroes tienen una fuente de poder especial… ¡y nosotros también! Dios ha prometido que cuando Él nos llama a algo; Él también nos da todo lo que se necesita. Tenemos su Palabra; tenemos su Espíritu; tenemos una increíble variedad de recursos en su gente. ¡No tenemos excusa!

El truco es confiar en su poder y no en el mío, trabajar junto con su gente y no sola. Me parece recordar que el héroe siempre se mete en problemas cuando olvida utilizar su poder especial – necesito recordar quien está a cargo.

ACCIÓN – Los superhéroes luchan contra su enemigo y transforman su mundo. Nada es muy grande, muy tenebroso o muy difícil para ellos. Saben que la gente vale la pena y que las personas pueden hacer una diferencia. Fuimos creados con un propósito y cuando dejamos que Dios trabaje a través de nosotros – aún en maneras aparentemente insignificantes – podemos hacer un impacto eterno en alguien más.

Quiero ver los desafíos desde la perspectiva de Dios y recordar que Él me puso aquí por una razón. Considero que hay demasiados malos modelos a seguir en nuestro mundo hoy y muchas necesidades enormes… para que nos durmamos en nuestros laureles y no involucrarnos en la aventura sobrenatural de ser un “héroe”.

¿Qué piensas? ¿Quieres ser un héroe también?