enfrentando los retos futuros

googleHace casi dos años, mi organización hizo un cambio importante al escoger a Google como nuestro plataforma de correo electrónico y para los archivos y los calendarios compartidos. Ha sido un gran dolor de cabeza para algunos y una inmensa alegría para otros. Me caigo más hacia el lado de alegría, a pesar de que ha sido una curva de aprendizaje empinada para mí también.

Me encanta aprender lo nuevo y aprecio mucho los sistemas que me ayudan a interactuar con otros – incluso a nivel mundial – mientras trabajamos, por eso Google me convenció. Creo que Google ha descubierto algunos principios clave que pueden hacer una gran diferencia en el futuro. Aquí están algunos de ellos:

  • El poder ha transferido de la organización al cliente/consumidor y las expectativas son más altas que nunca. No podemos ofrecer un producto mal, al menos no por mucho tiempo. Las valoraciones bajas triunfan la mercadotecnia especial. Hoy en día, los productos buenos ganan.
  • La mayoría de las organizaciones se arreglan para minimizar el riesgo, no para maximizar la libertad y la velocidad. Tenemos la tendencia a acumular información y restringir el poder de toma de decisiones. Necesitamos mover y cambiar más rápido. Necesitamos soltar y empoderar.
  • Necesitamos más “Creativos Inteligentes” – personas que combinan el conocimiento técnico, la experiencia empresarial y la creatividad. Ellos pueden hacer cosas increíbles y tienen gran impacto. Necesitamos reclutar a estas personas y proveerles un ambiente para que prosperen.
  • Los Creativos Inteligentes les gustan la autenticidad, los equipos pequeños, los planes que ofrecen libertad y fluidez, la participación en la toma de decisiones, MUCHA comunicación, las metas locas, los prototipos y la libertad a fracasar.

La comunicación es tan importante como la toma de decisiones,
y al igual que la toma de decisiones,
la mayoría de los líderes piensan que lo hacen bien.
Ellos son en su mayoría equivocados.

Estos principios me retan cuando pienso en mi trabajo y cómo veo las ideas y las opiniones de las generaciones venideras… incluso las de mis hijos.

Si quieres pensar más acerca de estas ideas, disfrutarás de la siguiente presentación de SlideShare. Esta es la base de mi contenido de arriba.


¿Qué crees son unos principios clave para los líderes y las organizaciones al avanzar hacia el futuro?

encontrando tu voz

find your voice

Las bandas de covers no cambian el mundo –
Necesitas encontrar esa voz única en ti su quieres prosperar.”
~Accidental Creative

Formo parte de un proceso emocionante en mi trabajo que está en busca de maneras de ayudar a los líderes a encontrar su voz y hacer una contribución significativa a través de sus vidas. Ésta es una de las pasiones en mi corazón y se aplica muy bien a mi palabra para el 2014 – realizarCreo que cada uno de nosotros hemos sido creados con un increíble valor, oportunidad y responsabilidad para contribuir de manera positiva a nuestro mundo.

Esto sólo lo podremos hacer si estamos contentos con quienes somos – sin estar constantemente comparándonos con otros o imitando a alguien mas – y cuando nosotros con valentía hablemos y defendamos lo que creemos.

“Aprenda lo que nutra sus talentos y alimente su pasión 
que surge de una gran necesidad en el mundo
de tal manera que se sienta impulsado por su conciencia a cumplir –
allí está su voz, su vocación, el código de su alma.”
~ Steven Covey

Encontrar tu voz es más que sólo palabras. Steven Covey explica que Voz es la sobreposición de las cuatro partes de nuestra naturaleza: nuestro cuerpo, mente, corazón y espíritu.

Accidental Creative creó una gran lista de preguntas para ayudar a cada persona a descubrir su Voz. Yo las he cambiado sólo un poquito. He estado pensando en estas:

1. ¿Qué tipo de situaciones “te enciende” o te hace “golpear la mesa”? ¿Qué evoca la ira compasiva en ti o hace que quiera intervenir para corregir algo que está mal?

2. ¿Qué te hace llorar?

3. ¿Qué es lo que dominas? ¿Qué es lo que haces bien, sin esfuerzo, sin pensar? ¿Qué habilidades y destrezas te gustaría usar más?

4. ¿Qué te produce esperanza? ¿Qué visión tienes para tu futuro y para el futuro de otros?

5. ¿Qué querías ser cuando eras pequeño/a? ¿Qué soñabas hacer?

6. Si tuvieras todo el tiempo y todo el dinero del mundo – sin limitaciones – ¿qué harías?

7. ¿Qué te encanta hacer? ¿Qué te hace sentirte vivo? ¿Qué te emociona y motiva?

8. ¿Por dónde puedes comenzar hoy? ¿Con qué plataforma cuentas ahora?

9. ¿En que necesidad puedes servir? ¿Qué cambio te gustaría ver en el mundo?

10. Si te quedara un sólo día, ¿cómo lo usarías?

Tú eres importante. Se te necesita. Tu contribución es valiosa. ¡Encuentra tu voz… y luego ayuda a alguien más a encontrar la suya!

¿Para qué has sido creado? ¿Cuál es tu Voz?

____________

Otros grandes recursos!

Steven Covey’s post on Four Steps to Finding your Voice

Accidental Creative’s post on Ten Questions that will Help You Find Your Voice

una reflexión para el día del padre

Celebrar el día del padre es algo “combinado” para mi.

Crecí con un buen papá…no puedo decir un gran papá… pero un buen papá. A diferencia de muchos otros, él estuvo presente físicamente en nuestro hogar. Él fue piloto de helicópteros de la Fuerza Aérea: autoritario, argumentativo y alcohólico. Nos instruía con las capitales de los estados en la cena, nos parábamos en firmes para las inspecciones de nuestros cuartos y nos sentimos culpables si nos encontraba viendo la televisión durante el día en lugar de estar sacando la maleza en el jardín.

Tengo una fuerte ética profesional, una tendencia a criticar y un carácter muy fuerte por mi papá. Estoy agradecida de que también me dio el deseo de hacer ejercicio, un amor por viajar y por la naturaleza, apreciación por la música clásica y la habilidad de creer en mí misma. Frecuentemente decía, “Si quieres que algo salga bien, tienes que hacerlo tú mismo”. Cuando le pedía su opinión acerca de alguna decisión importante para mi vida, decía, “Yo nunca haría eso, pero eso no significa que tú no debes hacerlo”.

Mi papá no cultivó relaciones profundas – contribuyendo así al divorcio de mis papás después de 25 años. Rara vez ha compartido sueños, preocupaciones o alguna emoción profunda con otros. No creo que él entiende de tener una fe personal en Dios, y creo que eso le causa tener miedo a morir.  Su salud se está deteriorando, a consecuencia de los efectos de una larga vida de adicción al alcohol.

Cuando llega el día del padre, escojo honrarlo por todo lo bueno que ha traído a mi vida… y escojo perdonarlo por el afecto y la comunicación que no existen en nuestra relación y que siempre esperé que existieran. Le agradezco por amarme y apoyarme a su manera y lo libero de mis deseos insatisfechos de que estuviera sobrio, fuera ordenado y que no tuviera favoritismos.

Estoy muy agradecida por la habilidad de construir sobre mi pasado – pero no ser esclava de él. Mi esposo y yo nos hemos sostenido fuertemente a la esperanza de que íbamos a crear una familia y un hogar diferente a los hogares en los cuáles nosotros crecimos…incluyendo lo bueno, pero agregando nuevos elementos de nuestra propia elección también. Sé que algunos de ustedes han tenido experiencias mucho más difíciles con su padre… o que no lo conocieron. Otros han tenido papás geniales. Nuestras familias son parte de nosotros… pero no pueden ser una excusa para nuestros malos hábitos o malas decisiones… o nuestra falta de perdón – siempre hay esperanza de que el Padre Celestial perfecto puede ayudarnos a avanzar y a crear un mejor futuro.

Así que ¡feliz día del padre, Papá! Te amo así como eres. Estoy orando por ti.

¿Cómo es tu papá? ¿Cómo celebras el día del padre?

un lugar para crecer, un lugar para pertenecer

Estamos terminando un poco más de 17 años de ministerio en México; estamos acomodando nuestras cosas, pasando la estafeta… y mi esposo ha estado “subiendo” fotos (muy) viejas a Facebook. Algunos de esos años de ministerio fueron increíbles –mucho crecimiento, emoción, impacto. Al reflexionar en ese tiempo, me di cuenta de que estábamos viviendo nuestros valores. Esos valores todavía son relevantes hoy en día a medida que avanzamos hacia el siguiente paso…

Fe: Todos confiamos en Dios para cosas grandes y tomamos pasos de fe. Mudamos a nuestra familia – con cuatro niños pequeños – a otro país y comenzamos algo nuevo donde no había nada. Dirigimos un equipo internacional; muchos de ellos también habían salido de su zona de comodidad y dejado sus hogares. Los estudiantes dieron pasos de fe para comenzar una relación con Dios aún cuando experimentaron el rechazo de sus amigos y de su familia. Los coordinadores y los estudiantes compartieron valientemente con otros, tomaron nuevas responsabilidades, le pidieron a Dios que tomara el control de su futuro.

¿En qué área Dios me está pidiendo dar un paso de fe?

Desarrollo/Crecimiento: Nos comprometimos a crecer en comunidad y ayudar a otros a crecer para que llegaran a ser todo lo que podían ser. Oramos por nuestros compañeros de equipo y por nuestros discípulos, diseñamos y seguimos planes semestrales para enseñar lo básico y proveer experiencias, retiros, proyectos de verano, etc. todo para crear un ambiente de crecimiento. Trabajamos en equipo y frecuentemente compartimos el liderazgo. Dejamos el camino libre para que otros pudieran toma; el liderazgo. Invitamos a equipos de otros lugares a venir, aprendimos de ellos y ellos de nosotros.

¿Qué estoy haciendo para desarrollar personalmente y a quiénes que están a mí alrededor?

Efectividad/Fruto: Nos interesaban los resultados. La efectividad es el fruto de vidas cambiadas – para la eternidad. Evaluamos nuestras metas y nuestro progreso regularmente. Pedimos la retroalimentación de los demás y con gusto cambiamos el formato de las reuniones, probamos ideas locas, inventamos nuevos materiales. A veces hicimos las cosas diferentes para compensar alguna debilidad, a veces para ajustarnos al increíble crecimiento. No nos conformamos con el status quo.

¿He hecho una evaluación honesta últimamente? ¿Necesito hacer algunos cambios para lograr una mayor efectividad?

Unidad: Nuestro trabajo en la universidad gozaba de una unidad increíble en el propósito y en las relaciones personales. Culturas, trasfondos, campos de estudio y edades diferentes se juntaron para aprender y crecer juntos. Nuestro lema al principio fue “un lugar para crecer, un lugar para pertenecer”. Nuestros equipos de coordinadores y de estudiantes trabajaron duro lado al lado para crear sketches buenísimos, fiestas, campañas de evangelismo y congresos para una visión y pasión mucho más grandes que ellos mismos. Los estudiantes sacrificaban su tiempo y su dinero los unos por los otros. La gente nueva se sentía bienvenida y surgieron profundas, auténticas y solidarias relaciones de amistades que duran toda la vida al estudiar la Palabra, orar… comer y jugar juntos.

¿Qué estoy haciendo para construir la unidad en mi equipo o en mi organización?

Integridad: Junto con la diversión, hubo también tiempos difíciles. Confrontamos la mentira, el soborno, la inmoralidad, los conflictos interpersonales, los intentos de suicidio – tentaciones y batallas espirituales de todo tipo. No ignoramos, ni escondimos, ni justificamos ningún comportamiento que pudiera sembrar la semilla de la división entre la gente y Dios. Enseñamos que Dios cuida de cada parte de nosotros; no podemos tener pecado en algún área sin afectar todas las demás. Tratamos de vivir ese ejemplo también.

¿Hay algún área de mi vida a la que le falte integridad?

¿Cómo responderías estas preguntas? ¿Cómo podrías transformar tu lugar de trabajo o ministerio en un lugar para crecer, un lugar para pertenecer?

(** Si estuviste involucrado en el ministerio, por favor ¡comparte con nosotros tus recuerdos!)

lo que aprendo de una venta de garage

Nos estamos mudando después de vivir 20 años en el mismo lugar. Mi hogar a sido un refugio para cuatro hijos e incontables visitas y huespedes de largo plazo. Durante muchos años, también fue una oficina para el ministerio universitario nacional y una sede de escuela en casa. El patio de atrás fue el lugar de las “pachangas” para cientos de fiestas y celebraciones.Tuvimos más de 50 personas para nuestras cenas del “Día de acción de gracias”  y botanas y comidas y postres para miles más.

Hemos sido tan bendencidos en esta casa. Nos hemos reído y llorado, peleado y perdonado. Hemos estudiado, jugado, trabajado y orado. Hemos crecido en nuestro entendimiento de la gracia y la verdad de Dios… ¡tenemos tantos recuerdos!

…¡y hemos acumulado MUCHAS cosas!!

Nuestra venta de garage es grande… casi todo se irá. Todos nuestros hijos ya están creciendo y continuándo con sus vidas. Ya tampoco tenemos posiciones importantes en el ministerio aquí, y es hora de un cambio… bueno, de muchos cambios.

Estoy aprendiendo en el proceso.

Primero, las cosas son sólo eso – cosas. Puedo desapegarme de casi todo. Dejar ir algunas cosas “me duele” un poco; con otras es divertido ver como les dan provisión y gozo a otros. Nos vamos a quedar con algunas cosas que son especiales para cada uno de nuestros hijos y algunos artículos personales… pero casi todo lo demás se va. No necesitamos muchas cosas, especialmente en esta nueva etapa de la vida. Una buena amiga me recordó que Dios ha provisto perfectamente a través de los años – y que eso no va a cambiar – Él proveerá en nuestro nuevo lugar también.

Segundo, el cambio es bueno. Es refrescante pasar por una “limpieza” como ésta y recordar lo que es más importante. No quiero estar demasiado cómoda en dónde estoy; siempre quiero tomar pasos de fe desafiantes que me provoquen depender de Dios. Quiero aprender y crecer continuamente. Jamás quiero depender de las cosas, o de cierto estilo de vida, o incluso de ciertas personas; dejarlas ir y confiarle mis necesidades sólo a Dios, es bueno para mi. Tampoco quiero que otros dependan de mí; quiero que dependan de Dios. El cambio también es bueno para otros. 

Tercero, está bien llorar por lo que ya pasó y lo que se perdió. Invertir y edificar en la gente para la eternidad es la razón por la que estuvimos aquí. Echar un vistazo atrás y ver todas esas vidas transformadas es satisfactorio y nos anima, pero esas personas especiales son las que son tan difíciles de dejar. Extrañaré muchísimo a mis muy queridos amigos – a varios de ellos probablemente no los volveré a ver. Eso duele y habrá muchas despedidas llenas de lágrimas. Ya terminé la etapa de la vida de “casa llena” – fue increíble y la disfruté mientras duró, y la voy a extrañar, pero es hora de que otros tomen ese rol. Me llevo fotos conmigo… y los recuerdos se han grabado en mi corazón para siempre. 

¡El futuro está lleno de esperanza! El futuro es incierto y desconocido;ciertamente será diferente al pasado, pero puedo enfrentar el futuro con paz porque sé que el amor y las bondades de Dios son nuevas cada mañana (Lam. 3:22-23) y Él tiene planes buenos para mí (Jer.29:11). Cuando veo todo lo que Dios ha hecho en el pasado – Su provisión, Su cuidado, Su dirección – no tengo duda de que Él estará íntimamente involucrado en mi futuro. Así que…¡llevalo  todo! ¡Estoy lista para algo nuevo!

¿Y tú? ¿Tienes muchas cosas? ¿Esas cosas te retienen?

¿Cómo manejas el cambio? ¡Me encantaría aprender de ti!

usa el pasado para construir tu futuro

Este mes Facebook y Twitter están llenos de “nuevos comienzos”… todos con pensamientos de dejar atrás el año pasado y comenzar de nuevo. Me encanta la idea de tener nuevos comienzos, pero he estado pensando acerca del hecho de que también es importante construir encima del pasado – no solamente borrarlo y dejarlo en el olvido…

Para mí, el año pasado es importante para construir el futuro.

  • el pasado me muestra dónde necesito crecer

Es una experiencia de humildad repasar el año pasado y reconocer dónde metí la pata o en dónde alguien me ha señalado que necesito crecer. Recuerdo las evaluaciones de mi trabajo que indicaron mis debilidades en mi liderazgo. Recuerdo tener que disculparme con mis compañeros de trabajo porque mi nivel de estrés me volvió crítica y gruñona. Recuerdo comentarios en mis trabajos de la maestría que me indicaban nuevos métodos de escritura que no conocía o que me desafiaban a atreverme y tomar más riesgos. Tendré muchas oportunidades para crecer este próximo año. Ya escribí de una idea de anotar algunas de estas áreas ahora para que al final del año pueda ver la diferencia.

  • el pasado me recuerda que no estoy en control

Hay muchas cosas que pasaron el año pasado que no hubiera hecho de esa manera SI yo hubiera estado en control. No hubiera tenido a tanta gente querida enfrentando la muerte, o luchando contra el cáncer, o heridas por comentarios crueles, o con dificultades para pagar las deudas, o… pero no pude detener ese dolor y no pude hacer que otras cosas buenas que deseaba sucedieran. Dios es Dios, y yo no. El pasado me recuerda esa verdad, hoy y para el futuro.

  • el pasado enseña que puedo tomar decisiones cada día

Tengo el poder de decidir CÓMO manejaré lo que sucede cada día. ¿Le daré la bienvenida a la adversidad con fe o con temor? ¿Trataré a la gente con amor o con juicio? ¿Pasaré tiempo en reflexión o estaré demasiado ocupada para ella? ¿Desperdiciaré mi tiempo o invertiré mi salud, energía, experiencia y recursos para el bien de otras personas? No siempre tomé las mejores decisiones el año pasado; lo sé, pero sí tomé algunas… y tengo la oportunidad de tomar nuevas decisiones hoy y en los días por venir.

  • el pasado confirma que Dios es presente y es bueno

Sin importar lo que vea del pasado, me doy cuenta de que Dios redimía, restauraba, renuevaba y refrescaba – aún en las situaciones difíciles. Tuve tiempos maravillosos con mi familia, increíbles recuerdos, grande amigos, risas, metas alcanzadas… y también oré oraciones de angustia y lloré por las injusticias, tragedías y dolores de este mundo. Él siempre estaba ahí y siempre estuvo involucrado. Mis experiencias pasadas me dicen que Él estará presente y trayendo algo bueno en el año que viene.

Se dicen que, “la realidad es nuestra amiga”. El pasado es parte de nuestra realidad; el pasado es nuestro amigo. Posiblemente quieres tomar el tiempo para reflexionar acerca del año pasado en los siguientes días… aprender sus lecciones… y construir sobre ese pasado para tener un futuro aún mejor.

Me encantaría saber… ¿Qué te enseñó el año pasado?

¿cómo hacer una buena transición?

El cambio sucede. Nosotros (mi esposo y yo) acabamos de terminar una transición de nuestro rol en el Equipo Nacional. Ha sido un proceso largo y hemos aprendido algunas cosas…

Planea la transición.  (Me doy cuenta de que esto no siempre es posible, especialmente si la transición es debido a una crisis, pero siempre que sea posible…) Una buena transición está bien pensada. Oramos y les pedimos a otros que oraran por nosotros. Organizamos el proceso y consideramos cuánto tiempo tomaría cada paso, y nos apegamos a ese plan. Anunciamos nuestra transición con anticipación. Involucramos a otros en el proceso. Todo esto hizo más fácil para nosotros avanzar pacíficamente hacia el futuro; aseguró que el nuevo líder empezara en su nueva posición con menos estrés y ayudó a evitar la confusión para otros durante la transición.

Considera la pérdida. Cada cambio – aún aquellos que son buenos – generan una pérdida. Las transiciones alteran la estabilidad, cambian las relaciones, ajustan las estructuras y modifican las descripciones de trabajo. Los demás en la organización se preguntan de qué manera les afectará el cambio – y no les gusta la respuesta. Un buen líder valorará esta realidad, le dará el tiempo para llorar sus propias pérdidas y ayudará a su gente pasar por el proceso. Nos comunicamos con anticipación y regularmente con todos lo que pensamos que podrían ser afectados por los cambios. Nos reunimos con nuestros mentores para procesar nuestros propios pensamientos y emociones. Tuvimos reuniones con quienes trabajan con nosotros para preguntarles cómo les iba con los cambios y cuáles eran algunas de sus preocupaciones. Este lado personal de la transición se ignora frecuentemente, pero es un elemento crucial en el éxito de la transición.

Pasa la estafeta.  Es importante pasar la información y las relaciones al nuevo líder. En el pasado, hemos tomado nuevas posiciones “a ciegas” – sin información, sin alianzas y sin ninguna capacitación. Nos dejaron tratando de entender, “captar” y averiguar todo nosotros solos. Queríamos algo diferente esta vez, así que trabajamos mucho para ser organizados e invertimos tiempo para poder capacitar bien, transferir los archivos, responder las preguntas y conectar las nuevas relaciones. Claramente definimos una línea de tiempo para el cambio de autoridad y responsabilidad. Invitamos a los líderes nuevos a nuestra casa para procesar sus preguntas y preocupaciones pesonales. En la oficina, hablamos de la visión general, la gente, las finanzas y los detalles del día a día. Presentamos a los nuevos líderes a nuestros socios. Nuestro plan nos permite “asesorar” durante los siguientes meses, pero los nuevos líderes han empezado ya con éxito a liderar con claridad y confianza.

Suelta todo. Hemos experimentado la presión de quedarnos más tiempo en la posición y la presión de extender nuestra línea de tiempo de la transición porque otros no estaban preparados. A veces nosotros éramos quienes se estaban “aferrando” al ver que estaban pasando cosas que no nos gustaban y quisimos mantener nuestro control e influencia. Dios me dijo claramente… “¡No lo hagas! No tiene que ver contigo”. ¡Otros van a crecer y a tomar responsabilidad sólo si me quito del camino! Apenas terminamos el congreso nacional y por primera vez en muchos años, no tuvimos ninguna responsabilidad en este evento. ¿Sabes qué? ¡Fue un congreso excelente! Nos hace sentir muy humildes el admitir que ya no nos necesitan, pero es también un indicio emocionante de un futuro prometedor.

Termina bien. Asegúrate de que el finalizar algo no es un escape de un conflicto sin resolver. Despídete bien. Expresa tu aprecio a quienes trabajaron contigo. Toma tiempo para evaluar. Nosotros hemos trabajado con gente maravillosa. Fuimos parte de grandes logros. También experimentamos mucha crítica y conflictos dolorosos, y tuvimos que dejar muchos sueños y planes sin terminar. ¡Ha sido bueno procesar todo esto – perdonar a otros y a nosotros mismos – y poder confiar en Dios para el futuro!

Sé que tengo mucho más que aprender acerca de las transiciones. Me encantaría escucharte y aprender de tus experiencias. ¿Cuáles crees tú que son los elementos para una buena transición?