terminando el 2014

IMG_1231

Tengo una cruda por demasiada diversión.

Todos nuestros hijos adultos llegaron a casa – además de visitas extras – por dos semanas. La gente dormía en cada habitación de nuestra pequeña casita. Pertenencias importadas invadieron cada superficie y cada centímetro de espacio en el piso. Saturamos los días de diversión y risas, aventuras, conversaciones profundas, y deliciosas pero no-necesariamente-buena-para-la-salud comidas. Nos deleitamos en las tradiciones del pasado y creamos nuevas experiencias esta primera Navidad en nuestro nuevo hogar. Conectamos por mente, corazón y espíritu. Fue un tiempo muy rico.

Mi nivel de energía es un poco bajo ahora, pero mi corazón está lleno.

Eso parece una condición muy apropiada para el año que bauticé el enero pasado con la palabra “realizar”.

Estos días de familia han sido un sueño realizado. Igual que el estar viviendo en este nuevo hogar y el trabajo con propósito que puedo hacer con mi marido. Una noche en la cena todos de la familia se reflejaron en el último año y respondieron a unas preguntas acerca de los retos más desafíantes y los logros más grandes, y la forma en que crecimos o maduramos o cambiamos a través de ambos. Estoy satisfecha con las responsabilidades y objetivos que cumplí el año pasado y por las elecciones que hice a sentirme realizada personalmente en esta etapa de mi vida. Ha sido un gran año.

Ha habido momentos difíciles también. La muerte, el dolor y las malas decisiones de mis seres queridos aplastaron mi espíritu y me forzaron a ponerme de rodillas. El anhelo fuerte de estar presente en dos – o tres o cuatro – lugares a la vez ha pesado más que nunca. Los conflictos y las tragedias de la comunidad, el país y el mundo han cargado mi alma.

Y con eso considero mi palabra para 2015.

¿Cuáles son mis pasiones? ¿Qué quiero hacer? ¿Dónde voy a dar prioridad?

He leído muchos gran posts acerca de preguntas de reflexión para el fin de año y he resumido algunos de ellos para nosotros aquí.

  • ¿Dónde prosperaste el año pasado?
  • ¿Dónde luchabas?
  • Si tuvieras que describir tu 2014 en tres palabras, ¿cuáles serían?
  • ¿Cuál fue tu mayor pérdida de tiempo el año pasado?
  • ¿Dónde mejor invertiste tu tiempo?
  • ¿Por qué o quién estás más agradecido/a?
  • ¿Qué consejos le hubieras dado a ti mismo en el principio del 2014 si pudieras?
  • ¿Qué es una cosa que harías diferente y por qué?
  • ¿Qué temas son las que más disfrutaste aprendiendo?
  • ¿Qué aprendiste acerca de ti mismo?
  • ¿Qué fue un cumplido favorito que recibiste este año?
  • ¿Qué es una cosa que puedes hacer el año que viene para añadir significado y relevancia a tu vida?

Tal vez te gustaría tomar tiempo para responder a estas – y cualesquiera otras favoritas que tienes – y elegir una palabra para 2015. Busca un lugar tranquilo, prepara tu bebida favorita, pon los pies en alto y disfruta del proceso.

Voy a publicar mi palabra para el 2015 la próxima semana. ¡Me encantaría escuchar la que tú elijas también!

una reflexión fin de año

sunrise Es tranquilo esta mañana. Nadie está despierto… y no es temprano. Un poco diferente de ayer. Podía sentir como desilusión después de toda la actividad, pero este año para mí, siento paz.

Fue un buen día ayer – no perfecto, no exento de momentos de tensión, faltaban algunas personas especiales, pero un buen día. Una reflexión de Navidad comenzó la mañana; abrazos familiares, sonrisas y regalos bien pensados endulzaron las horas, deliciosas comidas y postres caseros llenaron cada lugar vacío, juegos divertidos causaron ​​muchas risas, padre e hijo tocando música juntos terminó la noche… un buen día en total.

Me siento reflexiva en este inusual silencio. Recordando los días pasados​​. En este época del año pasado, mi mamá acababa de oír de su cáncer terminal… pero ella estaba con nosotros este año… más débil, más delgada, pero sin dejar de sonreír y hornear y comprar detallitos… ella es un regalo para nosotros.

Este año trajo viajes a lugares extranjeros – África, Turquía, el Reino Unido – donde nunca había estado antes. Nuevos amigos. Equipos. Grandes líderes. Esperanza para las naciones. Me encanta mi trabajo.

Hicimos nuevos amigos. También familiares y amigos de mucho tiempo nos visitaron en la Florida. Comenzamos la aventura de explorar nuestro nuevo hogar. Espero que muchos más vengan y pasen tiempo con nosotros en nuestro nuevo lugar en el próximo año.

Nuestros hijos asumieron nuevos desafíos… y me asombraron con sus logros. Son verdaderamente dotados y bendecidos. No puedo vivir vicariamente a través de ellos, porque yo nunca imaginé haciendo las cosas que hacen. Estoy orgullosa de ellos y de sus sueños.

Tuvimos que decir adiós de nuevo. El padre de Steve se unió a su madre en la eternidad. Cantamos su canción favorita anoche y lloramos un poco. Antes en el día, mi cuñado voló a ayudar a su madre que acaba de perder a su marido. Los adiós son difíciles. Los recuerdos ayudan a sanar el corazón.

He sentido mucho mayor este año. Físicamente ha sido más difícil mantener la salud y tomar decisiones sabias. Asusta pensar que sólo se va a poner más difícil. Ver a mi padre fallar y el tomar las decisiones difíciles para su cuidado con mis hermanos nos está estirando.

Con todo, estoy en paz con este año. Elegí “coraje” como mi palabra para el 2013 y lo he necesitado todo el año. Lo he visto demostrado en otras personas. Fue una buena elección.

Ya estoy pensando en el año que viene.

Y para ti… ¿Cómo fue tu año 2013? ¿Estás listo para el 2014?

día lluvioso – corazón embarrado

photo

Esta mañana lluviosa es mi corazón hoy – gris, nebuloso, frío, embarrado y sin ningún deseo de hacer el trabajo productivo. Quiero volver a la cama, envolverme en la comodidad de mantas suaves, tomar café… y olvidarme del mundo real.

¿A veces tienes días como este?

Intelectualmente lucho contra mi estado de ánimo… Necesitamos la lluvia. Es bueno para las plantas. Hemos tenido una fuerte sequía – debería estar agradecida. La lluvia va a terminar pronto y el sol me animará de nuevo. Yo puedo hacer esto. Simplemente levantarme y moverme.

Mi razonamiento no ayuda mucho. Simplemente estoy de mal humor hoy.

Hay razones legítimas para mi estado de ánimo. La lluvia es realmente t.o.r.r.e.n.c.i.a.l.  El camino montañoso de tierra es realmente muy e.m.b.a.r.r.a.d.o. y no en buen estado para la conducción.

El padre de mi marido se muere en otra ciudad y las conversaciones se centran en tomar las decisiones de cuidados paliativos, las opciones de vuelos, mantener a la familia informada y las implicaciones para el horario de mi “otra” vida y nuestro próximo viaje internacional. Las emociones en mi corazón y los pensamientos de mi mente son igual de grises, nebulosos y embarrados como el mundo fuera de mi ventana.

Es comprensible.

Algunos días no están llenos de sol. Algunos días son grises y tristes y no mis favoritos. Algunos días no son productivos… o sí? A veces el hacer menos significa tiempo para la reflexión, las conversaciones a nivel de alma, la oración nutritiva, el luto curativo, el descanso necesario…

Normalmente soy una persona activa, de tipo A, que disfruta del sol, pero estoy aprendiendo a aceptar mis días de lluvia y mis pensamientos nebulosos también. Son una parte de mi vida, inevitables e ineludibles… incluso tienen propósito. La limpieza y el nuevo crecimiento provienen de la lluvia… para la tierra y para mí.

¿Cómo manejas los días grises en tu vida?

____

** Actualización: Mi suegro falleció el Sábado, el 14 de septiembre. Mi marido voló para estar con él en sus últimas horas. Agradecemos sus oraciones por la familia.

vida y muerte

Nada como la muerte para hacerme pensar acerca de la vida. Es tan fácil correr de una cosa a otra sin reflex-ionar… hasta que correr ya no es una opción… hasta que ya no queda ninguna opción… hasta que la vida se termina y de repente hay toda clase de silencio, vacio, soledad y tiempo para pensar. Demasiado tiempo, sin ser suficiente.

La mamá de mi esposo murió la semana pasada. Acababamos de pasar una semana maravillosa como familia con ella y todos los de su familia – algo que sólo podemos hacer cada cinco o diez años. Su mamá se veía bien; aparentemente estaba ganando la terrible batalla contra el cáncer; pasamos un tiempo increíble juntos… y entonces dos días después la perdimos.  La inesperada rotura de un aneurisma se llevó su vida en unas cuantas horas.

“Nanny” era una señora dulce – me sentí muy amada por ella. Estoy luchando al imaginar como la vida, las reuniones durante las vacaciones y la comunicación familiar van a cambiar sin ella. Ella tenía un carácter amable, atractivo y de aceptación que atraía a la gente instantáneamente y que los unía a ella por toda la vida. (Por favor lee el tributo que mi esposo le escribió) Entró a la eternidad con gracia, calma y paz que espero tener…

Estoy tan agradecida por la relación que tuvimos con “Nanny”. Aunque vivimos lejos geográficamente toda nuestra vida de casados, nos esfrozamos por mantenernos cercanos. Llamadas telefónicas, tarjetas y cartas (antes), Facebook (ahora) y las reuniones durante las vacaciones les permitió a mis hijos conocerla y amarla realmente. A veces representaba un gasto extra o manejar una gran distancia, pero valió la pena el esfuerzo. No me arrepiento por invertir durante el tiempo que vivió y tampoco tenemos ningún arrepentiemiento ahora que murió.

Me pregunto si puedo decir eso de todas mis relaciones. ¿Estoy invirtiendo ahora, que si se van mañana no tendría ningún arrepentimiento? ¿He hecho el esfuerzo? ¿Les he dicho que los amo? ¿He arreglado nuestros conflictos? ¿Les he dado mi tiempo, mi energía, mi atención? ¿Hay algo todavía pendiente… algo que tengo que decir?

La vida es tan frágil y tan incierta. La muerte llega sin avisar. No quiero que la muerte me atrape sin estar preparada. Quiero estar lista.

 ¿Estás listo? ¿Si la muerte te visitara mañana a ti o a alguien que amas… qué necesitarías hacer hoy? 

un ritmo para descansar

Acabo de regresar de unos dulces días de vacaciones con mi familia… una cabaña rústica cerca de un río caudaloso, correr un sendero lleno de pinos, pesca con mosca, fogatas, lectura, noche de juegos, rompecabezas… y mucha comida deliciosa.

Sin celulares. Sin televisión. Sin internet.

Sólo un montón de bromas y risas a carcajadas… muy relajante. Muy refrescante.

Nuestro tiempo especial me hizo recordar cuán importante es el descanso en nuestra vida…un tiempo para detenerse y no pensar en nada… o reflexionar y hablar profundamente… lo que sea necesario y se desee en el momento. A veces no sé lo que necesito hasta que me alejo de las ocupaciones de la vida y las distracciones por un tiempo.

Un amigo muy sabio compartió conmigo una fórmula para descansar que – cuando escojo aplicarla – me ayuda a asegurarme de que estoy descansando… aún en la medio de una vida muy ocupada. Te puede ayudar a ti también…

RELÁJATE diariamente

Aún 30 minutos de quietud al día para alejarme de la lista de cosas que hacer y las tareas diarias me dan perspectiva y energía para el día. Me gusta apartar tiempo en la mañana temprano para leer mi Biblia y/o un libro de devocionales y orar por dirección y guía para el día. Esto me ayuda a comenzar bien. Otros buscan tiempo para hacer ejercicio o para tomar una siesta diaria.

REFRÉSCATE semanalmente

Éste es un día de “descanso sabático” a la semana que es un cambio de ritmo o una pausa del horario y la rutina semanales. Para muchas personas éste es un día para ir a la iglesia y un día de adoración. Para mí, este día puede incluir lectura, correr por más tiempo, trabajar en el jardín, diversión con los amigos, deportes o cualquier cosa que haga que este día se sienta especial y que me deje fresca para la siguiente semana. Trato de no hacer nada del trabajo, no escribir blogs ni hacer tarea de mi maestría… una pausa de todo lo que se sienta como “trabajo” para mí.

REFLEXIONA mensualmente

Ya por años he agendado un día completo o una semana para revisar mis metas, evaluar mi progreso y planear actividades personales,  familiares y/o ministeriales. Este tiempo ha sido de mucho provecho para revisar planes de desarrollo personal (PDP), propósitos de año nuevo, el desarrollo del carácter de los hijos y cualquier desafío transformador que esté en proceso en mi vida. Me gusta irme a mi cafetería favorita con mi esposo; también hemos disfrutado de algún parque, una biblioteca, un hotel o un centro vacacional. Traemos nuestros calendarios, podcasts, PDPs y cualquier otro recurso para este tiempo lejos de todo.

RETÍRATE anualmente

¡Éste es el muy esperado tiempo extendido de vacaciones, de escape o huída! Para mí, usualmente involucra un cambio geográfico y una total desconexión de las responsabilidades comunes y de todos los medios virtuales o sociales. Me gusta cuando incluye tiempo con mi familia, desvelarse y levantarse tarde. Éstos son tiempos que atesoro, cuando las tradiciones se fortalecen, los recuerdos se multiplican y los sueños se encaminan. 

La vida fluye a un ritmo de actividades y de descanso. Frecuentemente tengo que batallar con mucho esfuerzo contra mis propios argumentos inventados que afirman que estoy muy ocupada como para descansar. Necesito recordarme a mí misma que no soy tan importante o demasiado indispensable para alejarme por un rato. Estoy más sana, tengo más energía, estoy más tranquila – y soy más agradable para los demás – cuando descanso regularmente como parte de mi ritmo de vida.

Me encantaría aprender de ti… ¿tú cómo descansas?