¿Qué es lo que iba a hacer?

Photo credit: pni / Source / CC BY-NC-SA

Photo credit: pni / Source / CC BY-NC-SA

¿Alguna vez has entrado a un cuarto y olvidado de lo que fuiste allí para encontrar? ¿Has olvidado el nombre de alguien? ¿Talvez perdiste tiempo buscando algo porque no podías recordar dónde lo dejaste?

Estos son eventos normales para la mayoría de la gente. A mi edad, sin embargo, son cada vez más preocupante. Hay días cuando me preocupa la posibilidad de que voy a perder mi memoria.

Mi papá tiene la enfermedad de Parkinson y demencia y me entristece verle sufrir como resultado. Estoy leyendo libros sobre enfermedades de demencia y la pérdida de la memoria para aprender cómo ayudarle, apoyar a mi familia que lo cuida y comprender algunos de sus desafíos.

También estoy aprendiendo cómo prevenir o al menos disminuir el potencial de mi propia pérdida de la memoria. La semana pasada, leí una gran biografía, Inside the Dementia Epidemic: A Daughter’s Memoir (Dentro de la Epidemia de la Demencia: Memoria de una Hija), sobre una mujer que cuidaba de su madre quien estaba afectada por la demencia. Además de la comunicarse con honestidad, empatía y estímulo, la autora Martha Stettinius ofrece grandes apéndices de recursos – uno contiene antídotos sugeridos para la demencia.

Este es un resumen de lo que escribe:

El ejercicio

Los estudios muestran que treinta minutos de actividad física diaria (tareas domésticas, caminar, pesas, etc) pueden ser nuestra arma más fuerte contra el Alzheimer y otras enfermedades de pérdida de memoria. El ejercicio aeróbico aumenta el flujo de sangre al cerebro y estimula el crecimiento de nuevas células cerebrales.

La estimulación mental

Añadir comunidad social y la estimulación mental con hacer ejercicio y tienes una gran combinación. Trabaja, unirte a un club, ofrece servir como voluntario, viaja, entretenerte con juegos – especialmente crucigramas o rompecabezas, aprende a hablar otro idioma o tocar un instrumento. Haz estas cosas en relación con otra personas y tu cerebro sigue haciendo conexiones también.

Comer Bien

No hay nada nuevo aquí ¿verdad? Una buena dieta ayuda con un montón de cosas! Comer verduras y frutas, peces de agua fría (salmón, atún, caballa) y nueces (almendras, nueces china y de Castilla) también disminuye el riesgo de pérdida de la memoria. Las vitaminas E, C y B12 también pueden ayudar. Reduce el consumo de azúcares y carbohidratos donde puedes.

Además, Stettinius sugiere que vayas con un doctor si tienes problemas de visión, la apnea del sueño o una infección que daña las neuronas. Los investigadores consideran cada uno de estos como posibles catalizadores para la demencia y el Alzheimer’s.

Todo esto suena como básico y estos son consejos de salud que he escuchado antes. Yo estoy un poco más motivada para tomarlos en serio cada vez que oigo de alguien cuidando a un ser querido que sufre pérdida de memoria… y eso es a menudo. Hay 35.6 millones de personas con demencia en el mundo hoy en día y los analistas esperan que equivale a casi el doble en 2030 – alrededor de 66 millones y que duplique de nuevo en 2050 a aproximadamente 115 millones.

Yo voy a hacer lo que puedo para no añadirme a ese número.

¿Y tú? ¿Necesitas cambiarte algunos hábitos? ¿O ya te pregunté eso?

todo el paquete

open box

He tenido algunos problemas físicos últimamente y como resultado… algunas luchas emocionales y como resultado… algunos retos en las relaciones.

Parece que estoy entrando en una nueva etapa de la vida… y no me gusta mucho.

Siempre he tenido mucha energía y alto rendimiento. Tengo una buena cantidad de la auto-confianza y la inteligencia y la capacidad de fijar mi mente en algo y hacer que suceda. O al menos eso me gusta pensar.

En mi más profundo ser interior, sé que realmente no tengo control de gran parte de nada en mi vida. Pero me gusta actuar como fuese así. Hasta que… las cosas comienzan a suceder en mi vida que – obviamente – no puedo controlar. Hoy en día es relacionado con la salud, pero otras veces puede ser relacionado con las personas, o el trabajo, o el dinero, o cualquier otro tema.

Y, no me gusta.

Cuando no puedo controlar algo o alguien como yo quiero, expone el “verdadero” yo… a mí misma y a los demás. Expone mi impaciencia, mi espíritu crítico, mi frustración y mis niveles de irritación que prefiero mantener cuidadosamente guardado y oculto a los ojos del público.

Me gusta aparecer tener todo bajo control. Me gusta ser optimista y siempre con el deseo de ayudar a un amigo… no de mal humor, irritada, cansada y casi desinteresada en los problemas de otros como yo me siento en estos días.

Estoy seguro de que esta etapa pasará con el tiempo y me sentiré como “yo misma” de nuevo. Sin embargo, ha sido un buen recordatorio de que mi verdadero ser es en realidad una mezcla de muchas facetas – positivas y negativas, buenas y malas, bonitas y bastante feas. Los que me conocen bien ya saben esta verdad acerca de mí. A veces, los demás obtienen de forma inesperada una visión de mí no muy bien escondida.

Esta etapa de la vida también ha sido un buen recordatorio de que mis amigos, compañeros de trabajo y mi familia son también unas mezclas de estados de ánimo, de actitudes y de niveles de energía. Los encuentro en sus días buenos y sus días malos. Altos y bajos. Divertidos y no tan divertidos. Todo el paquete. Las partes que amo, las partes que tolero y las partes que prefiero no experimentar.

De la misma manera que lo hacen conmigo. Somos todos un paquete. Algunos días tenemos mucho que ofrecer. En otros días tenemos una gran cantidad de necesidades. Estamos hechos para vivir en comunidad en un ritmo de dar y recibir. Que Dios me ayude a abrazar a todo el paquete y dar a otros la misma aceptación y la gracia y el amor que he recibido en estos días.

¿Qué haces cuando no te sientes como tu mejor tú? ¿Cómo respondes a los demás en sus días / semanas / meses / años difíciles?

un lugar de comunidad

Grandpa's cabin - courtesy of Sarah Joelle PhotographyAcabo de recibir la bendeción de unos días de vacaciones con mi familia en las hermosas montañas de Colorado. Mi padre tiene una cabaña rústica al lado del río Conejos y durante muchos años la familia extendida (y algunos amigos especiales) se reúnen allí para relajarse, pescar, jugar y comer MUCHO. Es un tiempo especial y provee dulces recuerdos que duran para el resto del año.

Las reuniones familiares me ayudan a practicar el ser agradecida por las variedades de talentos y las diferencias de opiniones! Aunque nos llevamos increíblemente bien incluso con la diversidad representada en estas reuniones, nuestras preferencias personales definitivamente aparecen…

  • A algunos les gusta hablar mientras otros quieren dormir en la hamaca
  • Algunos quieren pescar mientras otros prefieren leer en el porche
  • Algunos cantan; otros juegan o hacen rompecabezas
  • Algunos disfrutan de competiciones “olimpiadas”; otros de un concurso de talentos
  • Algunos tiran rifles, mientras otros suben las montanas y algunos corren por las sendas
  • Algunos cuentan chistes, otros ríen hasta que lloran
  • Algunos duermen hasta la tarde, mientras que otros van a la cama temprano
  • Algunos cocinan, mientras que otros sólo comen… y comen… y comen

Hay una gran libertad en la cabaña – no hay mucho juicio o crítica cuando decidimos lo que queremos hacer. Por lo general hay un montón de gente alrededor para cualquier actividad y hay un montón de espacio para encontrar la soledad también. Expertos enseñan a tocar la guitarra o pescar o construir algo; los que piensan que son expertos tienen un público cautivo para sus conferencias.

Trabajamos duro para dar cabida a los demás; asignamos las familias más grandes a las habitaciones más grandes y cortamos el tiempo en las duchas (excepto por los adolescentes) para ahorrar el agua caliente. No hay una agenda u horario o rutina. Compartimos la comida, la preparación de la cena y la limpieza. Nosotros cuidamos de los niños y los perros de los demás – con sólo una mínima queja. Es un lugar de verdadera comunidad… y amor.

Al reflexionar sobre ese tiempo especial, me pregunto por qué no actúo así más a menudo… más en reposo con el tiempo y más en paz con la gente que me rodea. ¿Por qué no puedo juzgar menos lo que otros elijan y disfrutar más plenamente de lo que estoy haciendo? ¿Por qué no puedo ceder mi espacio, mi comodidad y mis expectativas sin una actitud negativa?

Tengo la esperanza de que este año no sólo me acuerdo de las actividades de diversión sino también de las actitudes del corazón y el servicio compartido que hicieron que fuera muy divertido. Espero poder aplicar esos principios no sólo a las vacaciones sino a la vida cotidiana también.

¿Qué disfruta tu familia al estar juntos? ¿Qué has aprendido de aquellos tiempos?

la vida es un cuento

maskCada vida es una historia: Comedia. Drama. Acción. Horror. Noticiero.

Mi parte favorita de nuestras reuniones de este año fue cuando cada persona tomó unos minutos para contar (una breve versión de) la jornada de su vida. Muchas personas nos hicieron reír. Otras nos hicieron llorar. Algunas nos dejaron con la boca abierta de incredulidad. Cada historia era única.

Algunas utilizaron imágenes. Otras contaban historias. Algunas comunicaron con confianza y presentaciones creativas. Otras simplemente leyeron sus notas. Algunas estaban tan nerviosas que su voz se quebró y sus rodillas literalmente temblaban al hablar… pero lo hicieron, y era poderoso.

Yo podría relacionarme con algunas de las historias, mientras que otras eran muy, muy diferentes de mi realidad. De cualquier manera, me sentía más conectada a cada persona al llegar a conocerle un poco mejor. A través de nuestra vulnerabilidad, estábamos construyendo comunidad.

Dolor impregnó muchas de las historias: la soledad, la enfermedad, el rechazo, la muerte. Algunas hablaron de la vergüenza o el miedo, los sueños perdidos o corazones rotos. Para algunas, el dolor era fresco y presente, una historia que se contaba por primera vez. Para otras, el aguijón se ha disminuido, y ya estaban viviendo una nueva vida. A menudo oí un hilo de gracia, la redención y la esperanza.

Aunque siempre he sido amigable y he disfrutado de conocer a muchos tipos diferentes de personas, siento que este año he llegado a apreciar más que nunca la historia singular de cada persona. Especialmente he atesorado a las personas que han estado abiertas y reales conmigo, permitiéndome ver su quebrantamiento y sus imperfecciones… y las que me han invitado a compartir sus nuevas aventuras y sus alegrías.

A veces es más cómodo y natural que nos comparamos, o nos escondemos y nos aislamos de los demás, pero reconozco que cada vida es valiosa y vivida para contar. En un lugar seguro, con un compromiso con el crecimiento, nuestra vida es un regalo de valor incalculable cuando se comparte con los demás. A medida que nuestras vidas se cruzan, son como los hilos de un hermoso tapiz… no para ocultarse, sino para dar calor y belleza y riqueza a nuestro mundo.

¿Compartes tu vida (real) con los demás? ¿Eres tú un lugar seguro para que otros puedan compartir su historia?

el chocolate, el carácter y la comunidad

Me encanta el chocolate. Pastel de chocolate, galletas de chocolate, pay de chocolate, brownies de chocolate, dulce de chocolate (especialmente con nueces). Puedo dejar pasar fácilmente los dulces… ¡pero no el chocolate! A través de los años, mis gustos me han atraído hacía el chocolate negro. Indiscutiblemente, ahora ese es mi favorito.

yum webCuando estuve recientemente en Birmingham, en el Reino Unido, tuvimos la oportunidad de visitar la fábrica de Cadbury. ¡Qué delicia! Siempre me ha gustado aprender sobre cómo se hacen las cosas, pero aprender del chocolate = el mejor de todo! Era un día frío para caminar al alrededor… pero valió la pena! Nuestra primera parada incluyó una muestra de chocolate caliente, derretido sobre nuestra selección de ingredientes. Esto fue increíblemente delicioso – como se puede ver!

Nos movimos hacia las fotografías que mostraban un poco de la historia y los procesos de elaboración. Un amigo nos animó a buscar las conexiones de Recursos Humanos en la fundación de la empresa y no nos decepcionó. George y Richard Cadbury eran hombres de gran carácter. Obviamente ellos atendían a las personas y también al hacer ganancia… y no sacrificaban la calidad o la integridad al lograr ambos objetivos. Hubo numerosos testimonios y evidencias históricas del compromiso de los Cadbury a sus empleados y sus familias. Los hermanos Cadbury proveían fuera-de-la-norma oportunidades de vivienda y educación, atención médica y dental, recreación y vacaciones para sus trabajadores. Muchas veces he sentido una tensión entre las personas y la producción, pero estos hombres han demostrado que ambos pueden prosperar juntos.

better conditions web

George y Richard se hicieron cargo de su gente proporcionando comunidad. En 1879, los Cadbury ampliaron sus instalaciones… y sus contribuciones a Birmingham. La fábrica, llamada Bournville, era conocida como una “fábrica en un jardín” debido a los arroyos, zonas verdes y jardínes a todo lo largo. Sigue siendo un lugar muy atractivo en la actualidad. Los hermanos construyeron casas, escuelas, hospitales, salas de lectura y jardínes. George y Richard entendieron que si inviertían en las personas, aseguraban intereses sobre la inversión en una sociedad cambiada. El ejemplo de ellos fue inspirador para mí, como me gustaría tener un impacto positivo donde mis acciones puedan tener un alcance mucho más grande que mi propia vida.

greatest gift horizontal web

He incluido algunas referencias a continuación si deseas leer más sobre el legado de Cadbury. Te sugiero que acompañes tu estudio con una barra de chocolate con leche o un huevo Cadbury -¡para un máximo beneficio educativo!

¿Has tenido líderes que sean capaces de combinar el cuidado de su gente y la ganancia/el éxito?

IMGP0120

http://www.spartacus.schoolnet.co.uk/REcadbury.htm
http://www.cadbury.com.au/about-cadbury/the-story-of-cadbury.aspx
http://candyhalloffame.org/CHoF/inductees/2005/richard-george-cadbury.shtml

la vida de cabeza

squirrel web

Las ardillas viven mejor cuando andan arriba o alrededor de los árboles… y corren libres… afuera.

Esta pequeñita vio su vida transformada cuando se quedó atrapada en una ventana del porche de la casa club de la unidad de departamentos donde vivimos. No es el mejor lugar para una ardilla. Fue ines-perado. Espeluznante. Algo que cambia la vida.

Mi vida cambió esta Navidad también. Hace algunos días, mi mamá tuvo una cirugía de emergencia para extirparle un tumor y los doctores le diagnosticaron cáncer terminal. Las opciones de tratamiento son feas y el tiempo es incierto. Su vida ha sido puesta de cabeza… igual para su esposo, sus hermanas, sus hijos, sus amigos. Ya escribí un post anticipando una Navidad diferente este año; sólo no esperaba esta clase de diferente.

Para ser honesta, mi cabeza y mi corazón están cubiertos por un tipo de neblina. Es muy difícil procesar las emociones y al mismo tiempo tener que vivir en medio de los festejos navideños –que ahora tienen añadido un sentido de urgencia e importancia.

¿Cómo vivir esta vida toda de cabeza? Estoy aprendiendo día a día… acerca del cáncer, acerca de mi mamá, de mi familia y de mí misma. Habrá muchas lecciones más mientras vamos avanzando, pero tengo algunas en mente ahora que me gustaría compartir contigo…

Apoyarse en la comunidad 

No sé que haría sin el apoyo de nuestra familia y amigos. Las oraciones, las llamadas, las notas y los ofrecimientos de ayuda son invaluables y fortalecen nuestras almas. No es fácil para ninguno de nosotros pedir ayuda, pero no podemos ser “Llaneros solitarios” en esto y no apoyarnos en los demás. No hay tiempo para dejar que nuestro orgullo se interponga.

Trabajar en la comunicación

El estrés de una cirugía inesperada y un diagnóstico horrible causan tensión entre los miembros de la familia cuando cada uno está tratando de ayudar a su manera. Agotamiento, emociones, y diferentes personalidades, opiniones y disponibilidad causan malos entendidos y conflictos. Mi familia está intentando con mucho esfuerzo creer lo mejor, clarificar las dudas, dar gracia, y respetar los intereses y las necesidades de cada uno. No es fácil, pero no queremos dañar nuestras relaciones en el proceso.

Crecer en compasión

No creo que mi familia haya tenido una Navidad interrumpida por una tragedia como ésta… pero otros ciertamente la han tenido. Usualmente la pasamos felices comprando regalos, preparando comida, caantando y jugando sin pensar en aquellos que están pasando las fiestas en el hopsital o en una funeraria. Este año, sé lo que se siente tener poco interés en fiestas, en regalos o en la comida mientras el transtorno emocional adormece mis sentidos. Siento empatía por quienes están tristes ahora y espero estar más consciente y ser más considerada en el futuro de que mientras algunos están celebrando, otros están sufriendo o luchando.

Durante este espantoso e inesperado tiempo que cambia la vida, atesoro los momentos más profundos con fe y con la familia. Estoy agradecida por nuestra red de amigos y apoyo. Estoy aprendiendo y creciendo como resultado de tener la vida de cabeza.

Aprecio sus oraciones por mi mamá y mi familia. Por favor comparte las lecciones que hayas aprendido cuando tu vida estaba de cabeza…