terminando el 2014

IMG_1231

Tengo una cruda por demasiada diversión.

Todos nuestros hijos adultos llegaron a casa – además de visitas extras – por dos semanas. La gente dormía en cada habitación de nuestra pequeña casita. Pertenencias importadas invadieron cada superficie y cada centímetro de espacio en el piso. Saturamos los días de diversión y risas, aventuras, conversaciones profundas, y deliciosas pero no-necesariamente-buena-para-la-salud comidas. Nos deleitamos en las tradiciones del pasado y creamos nuevas experiencias esta primera Navidad en nuestro nuevo hogar. Conectamos por mente, corazón y espíritu. Fue un tiempo muy rico.

Mi nivel de energía es un poco bajo ahora, pero mi corazón está lleno.

Eso parece una condición muy apropiada para el año que bauticé el enero pasado con la palabra “realizar”.

Estos días de familia han sido un sueño realizado. Igual que el estar viviendo en este nuevo hogar y el trabajo con propósito que puedo hacer con mi marido. Una noche en la cena todos de la familia se reflejaron en el último año y respondieron a unas preguntas acerca de los retos más desafíantes y los logros más grandes, y la forma en que crecimos o maduramos o cambiamos a través de ambos. Estoy satisfecha con las responsabilidades y objetivos que cumplí el año pasado y por las elecciones que hice a sentirme realizada personalmente en esta etapa de mi vida. Ha sido un gran año.

Ha habido momentos difíciles también. La muerte, el dolor y las malas decisiones de mis seres queridos aplastaron mi espíritu y me forzaron a ponerme de rodillas. El anhelo fuerte de estar presente en dos – o tres o cuatro – lugares a la vez ha pesado más que nunca. Los conflictos y las tragedias de la comunidad, el país y el mundo han cargado mi alma.

Y con eso considero mi palabra para 2015.

¿Cuáles son mis pasiones? ¿Qué quiero hacer? ¿Dónde voy a dar prioridad?

He leído muchos gran posts acerca de preguntas de reflexión para el fin de año y he resumido algunos de ellos para nosotros aquí.

  • ¿Dónde prosperaste el año pasado?
  • ¿Dónde luchabas?
  • Si tuvieras que describir tu 2014 en tres palabras, ¿cuáles serían?
  • ¿Cuál fue tu mayor pérdida de tiempo el año pasado?
  • ¿Dónde mejor invertiste tu tiempo?
  • ¿Por qué o quién estás más agradecido/a?
  • ¿Qué consejos le hubieras dado a ti mismo en el principio del 2014 si pudieras?
  • ¿Qué es una cosa que harías diferente y por qué?
  • ¿Qué temas son las que más disfrutaste aprendiendo?
  • ¿Qué aprendiste acerca de ti mismo?
  • ¿Qué fue un cumplido favorito que recibiste este año?
  • ¿Qué es una cosa que puedes hacer el año que viene para añadir significado y relevancia a tu vida?

Tal vez te gustaría tomar tiempo para responder a estas – y cualesquiera otras favoritas que tienes – y elegir una palabra para 2015. Busca un lugar tranquilo, prepara tu bebida favorita, pon los pies en alto y disfruta del proceso.

Voy a publicar mi palabra para el 2015 la próxima semana. ¡Me encantaría escuchar la que tú elijas también!

el poder del perdón

IMGP8357 (2)

¿Qué pasa con el perdón?

¿Qué es lo que hace tan laborioso pedir el perdón, tan difícil recibirlo y tan poderoso el efecto en la vida cuando sucede auténticamente? 

 

En mis recuerdos, mis padres pelearon durante toda mi niñez. Las personalidades diferentes, las presiones de la vida y del trabajo, las inseguridades y la inmadurez todos contribuyeron al fuego y el alcoholismo añadió combustible. Finalmente, se divorciaron después de 25 años de matrimonio. No fue bonito. No fue amistoso.

Durante casi 30 años vivieron en la misma ciudad, pero nunca se vieron. Al principio, no podíamos ni siquiera mencionar el nombre de mi madre delante de mi papá. Organizamos cada día de fiesta y cada evento familiar en torno considerando cuál de los dos padres visitaríamos cuándo, o cuál de los dos pediríamos asistir. Nunca podría ser ambos al mismo tiempo. Nunca sabrán cuántas horas de planificación, de debate, de arreglos, de angustia del corazón acompañaron cada ocasión especial a través de los años.

En este Día de Acción de Gracias, sucedió algo impresionante. Mis padres estuvieron de acuerdo – por primera vez en casi 30 años – a dar gracias…. juntos. La muerte de un cónyuge, un cáncer terminal, y el paso de muchos años finalmente despejaron el camino para la reconciliación, la aceptación, el perdón y la paz.

Hubo algunos momentos inciertos y difíciles (sobre todo por parte de los hermanos que estaban orquestando el evento), pero en general, fue una de las fiestas más significativas y más inspiradoras que puedo recordar.

Fue un gran alcance, un momento sanador para todos – incluso para los nietos – de ver a mis padres saludarse en la puerta principal… los dos muy frágiles, muy cansados, y finalmente… muy en paz.

Ninguno de los dos podía comer mucho, pero la cena fue sagrada. No hablaron de nada sustancial – la demencia ha robado esa oportunidad – pero su interacción fue profundamente significativa para todos los que estaban allí.

La reunión de mis padres después de todos estos años no cambia mucho en este punto de la vida… y, a la vez, cambia todo.

Sus corazones dispuestos eran un testimonio de esperanza.

Mi familia vio el ahnelo fin-de-vida por la paz superar la ira guardada a largo plazo y la separación. Experimentamos la humildad genuina conquistar al orgullo, al remordimiento y al dolor profundo. La terquedad perdió a la oración, la paciencia y la perseverancia por el tiempo.

Hay una nueva libertad en nuestras vidas – y en las vidas de nuestros hijos. Una libertad ganada por vidas rotas ya restauradas y familias divididas ya reunidas. Una libertad obtenida por barreras derribadas y destruidas. Una libertad adquirida mediante el abandono de la amargura y el aferramiento al perdón. Una libertad que lleva una creencia en lo imposible, porque lo vimos suceder con nuestros propios ojos.

El perdón es poderoso.

¿Hay alguien que necesitas perdonar hoy? O un perdón que necesitas aceptar?No tienes que esperar.

a celebrar o no celebrar

Photo credit: Theresa Thompson / Foter / CC BY

Photo credit: Theresa Thompson / Foter / CC BY

¡Celebré mi cumpleaños la semana pasada!

Hace años, yo no tenía ganas de publicar este hecho. No era que yo quería ocultar mi edad; es que nunca he sido una de las que disfrutaba de toda la atención enfocada que un cumpleaños implica. Yo no soy aficionada de las fiestas de cumpleaños (aunque ha habido algunas excepciones) y definitivamente no me gustan las fiestas de cumpleaños sorpresa. (Probablemente tiene algo que ver con el deseo de control. Eso debe ser obvio si hayas leído muchos de mis posts! 🙂 )

A pesar de esos antecedentes históricos, he cambiado de tono cuando se trata de celebraciones de cumpleaños. Estoy segura de que mis años viviendo en México tenían algo que ver con mi nueva actitud. En México, siempre hay una buena razón para una fiesta! La celebración es una parte importante de la vida. Cumpleaños, sobre todo, reciben mucha atención… abrazos, llamadas telefónicas, palabras de afirmación, canciones, regalos, pasteles, piñatas, comidas especiales, fiestas… ¡todo vale! En una la iglesia, el cumpleañero a menudo se pone de pie frente la congregación y da gracias a Dios por el regalo de un año más de vida.

Esa tradición tocó mi corazón.

A mi edad, ahora de 54 años, he tenido que despedirme a muchas personas – muchas que fueron más jóvenes incluso que yo. Soy muy consciente de que no todas las personas tienen la oportunidad de celebrar los 54 años de vida. Soy bendecida. No quiero tomarlo por sentado.

En lugar de ignorar el logro, quiero ser agradecida.

Así que… las fiestas aún no son mis medios favoritos de celebración, pero me gusta pasar tiempo de calidad con la gente que quiero; me gusta mucho escuchar de la familia y los amigos; y me encanta hacer algo especial o ir a algún lugar divertido para intencionalmente reconocer el hito y expresar mi gratitud. (¡Este año fue un día en el parque de Hollywood Studios con mi marido maravilloso!)

El cumpleaños se ha convertido en una celebración muy digna para mí.

¿Cómo te sientes acerca de celebrar tu cumpleaños? ¿Cuáles son algunas cosas especiales que haces para reconocer el día?

aventura de una noche

empty airportEstaba anticipando la boda y la reunión familiar durante meses. Todos mis hijos llegarían desde diferentes lugares para unos días preciosos de diversión y celebración. Organizamos los vuelos para que mis dos hijas llegaran cerca a la hora nuestra para recogerlas fácilmente del aeropuerto. Escogimos vuelos de conexión con una hora entre – el tiempo justo para llegar a la nueva puerta de salida; pero no demasiado tiempo esperando en los vestíbulos del aeropuertos. Todos los detalles pensados. Todo bajo control.

¡Ja! Debería haber sabido mejor. Nunca es tan fácil…

Mi marido y yo partimos en nuestro primer vuelo a 20 minutos de retraso. Corrimos a nuestro siguiente puerta – somos viejitos para hacer eso – pero a toda velocidad llegamos a nuestro vuelo a tiempo. Nuestro equipaje no fue tan afortunado.

Mi hija mayor aprendió en el mostrador que su vuelo fue redirigido a otra ciudad, y su conexión llegaría un par de horas después de lo previsto. No fue tan gran inconveniencia – sólo una vuelta adicional no planificada al aeropuerto. Iríamos a recoger nuestro equipaje de todos modos.

Fue mi “bebé” que tenía la situación más difícil. Su primer vuelo también partió tarde por alguna razón desconocida. Aunque ella y otros dos de su vuelo se precipitaron por el aeropuerto para la conexión y llegaron con 10 minutos de sobra, una tormenta inminente motivó a la tripulación a despegar 10 minutos antes(!)… y dejaron los tres pasajeros atrás.

IMG_0678Mi hija llamó cansada y frustrada mientras esperaba en la fila para una asignación de asiento en el próximo vuelo. Así comenzó nuestra saga. El avión iba a despegar en un par de horas, pero como el viento, la lluvia torrencial y la oscuridad descendieron, el vuelo se retrasó… y se retrasó… y se retrasó de nuevo. Por fin, con un cambio de puerta, un nuevo piloto y muchas horas más tarde, ella me envió un mensaje diciendo que había abordado su vuelo. (¡qué alivio!)

Pero… minutos más tarde, una llamada confirmó lo peor. El piloto hizo un anuncio en el avión que él ya tenía demasiadas horas trabajando en el día. Él no pudo volar esa noche… ni los pasajeros.

Todos se quejaron mientras recogieron sus pertenencias y abandonaron el avión a formar filas largas y enojadas en los mostradores para escuchar las opciones… del día siguiente. Cuando mi hija finalmente recibió un asiento en un vuelo – a las 6:00 pm (!), era media noche. Muchas otras personas se quedaron varadas. Todo hotel cercano estuvo lleno, y yo no quería que saliera sóla del aeropuerto.

El aeropuerto sería su refugio. Agradecida por unas cuantas mantiitas del aeropuerto amontonadas en los pasillos vacíos, mi dulce niña hizo una cama en una esquina que ella me aseguró estaba iluminada y segura. Prometí mantener el teléfono a mi lado. Yo pude “solo” orar, nada más. No me gusta eso. Ninguna de nosotras dormimos mucho. La mañana no pudo llegar lo suficientemente rápido.

IMG_0681A las 6:00 am, un compañero patrona de McDonalds amigablemente la saludó con: “Parece que también durmiese aquí anoche.” Al menos tenía la compañía, algo de comida y unas listas de espera de vuelos que podría intentar antes de la tarde.

Una vez más, vigilamos a cada vuelo con apps, mensajes de texto y emoción hasta – milagrosamente – ella abordó el segundo vuelo de stand-by y ¡estaba en camino a la fiesta!

Yo estaba encantada de reunirme con ella en el aeropuerto con un gran abrazo! Yo también estaba muy orgullosa de su nivel de pensamiento racional, emociones estables, buena actitud, y sabiduría instintiva para adaptarse al cambio de planes.

Me gustaría poder decir que siempre respondo igual de bien.

¿Cómo manejas los cambios y las situaciones fuera de tu control?

¡YAY! ¡Hoy es el Día Internacional del Café!

black coffee

Photo credit: chichacha / Foter / CC BY

¡Cómo me gustaría sentarme en un café acogedor y celebrar este día cara a cara contigo! Podríamos compartir historias divertidas, las luchas de la vida y trabajar en solucionar todos los problemas del mundo. Podríamos hablar de lo que estamos aprendiendo, liderando y creciendo y cambiando a través de nuestras experiencias y las influencias en comunidad.

…y podríamos hablar del ¡Día Internacional del Café!

¡Muchos de nosotros estamos enamorados con el café! (¡Espero que los bebedores del té y el jugo tengan paciencia conmigo hoy!) Bebemos café por la mañana para venir de alerta, por la tarde para mantener el impulso durante el día y por la noche como postre después de una gran cena. Tomamos café con la familia, con los amigos queridos, con los compañeros de la uni, colegas y clientes, y con nuevos conocidos para “romper el hielo”. El café trae consuelo, recuerdos y ¡energía para la vida!

iced coffee

Photo: isriya: Foter / CC BY-NC

Saboreamos nuestro café en todo tipo de formas: espresso, americano, latte o cappuccino; helado, descafeinado, instantáneo, del filtro y de la prensa; con y sin sabores y jarabes adicionales, azúcar, edulzantes y cremas.

Comencé mi adicción hábito con el fuerte aroma de la percolación del café anunciando que la mañana había llegado a mi casa de la infancia. En la universidad, empecé a beber vasos grandes de café con hielo, fuertemente y artificialmente endulzado, mientras estudiaba hasta muy tarde en la noche. Yo sacrificadamente reduje al café descafeinado durante mis años del embarazo y lactancia, pero hoy en día lo tomo negro y cargado y durante todo el día.

El Día Internacional del Café celebra la larga historia de esta bebida increíble. Los historiadores creen que las propiedades de los granos de café fueron descubiertos en Etiopía. Los granos de café son realmente las semillas de las bayas crecidos en la planta de café. La tradición afirma que un pastor de cabras del siglo noveno notó el efecto estimulante en sus cabras y comenzó a experimentar. El café se hizo popular en el mundo árabe alrededor del siglo 15, luego se extendió a Asia, luego a Italia, a toda Europa, llegando finalmente a las Américas.

Algunos de los países que celebran el Día Internacional del Café en el 29 de septiembre son: Australia, Canadá, Inglaterra, Etiopía, Hungría, Malasia, Nueva Zelanda, Noruega, Suecia y los Estados Unidos.

¡Varios negocios ofrecen café gratis en este día!

¿Dónde estás bebiendo tu café hoy? ¿Cómo te gusta el café?

el desacuerdo con la diversidad

diverse hands¿Cuán grande es mi compromiso con la diversidad? ¿Lo digo de la boca para afuera o vivo mis convicciones con mis actitudes y mis acciones?

He considerado estas preguntas desafiantes mucho en las últimas semanas, después de leer dos mensajes que ataban la diversidad a la incomodidad. La premisa básica es que la diversidad a mí me va a causar molestias.

Cuando trabajo, adoro, o juego con personas que son diferentes a mí, ellas presentarán palabras, ideas y formas de hacer las cosas que son diferentes de mis preferencias personales.

Eso podría ser más discusión o menos de lo que me gusta. Más ruido o menos. Música diferente. Sabores diferentes. Valores diferentes. Más tecnología o menos. Más detalle o menos. Espacio de trabajo silencioso o colaboración abierta. Colores diferentes. Estilos diferentes. Más emoción o menos. Más tiempo juntos o más tiempo a solos. Gastar más o gastar menos.

Porque no todos los del mundo son como yo,
si me siento cómoda todo el tiempo, entonces los otros no lo están.

Yo trabajo con equipos diversos y con una gran variedad de personas de todo el mundo. Cada uno de mis amigos y cada miembro de mi familia es diferente. Si yo realmente quiero invitar, animar y empoderar a las personas únicas que me rodean, debo sentir incómoda parte del tiempo… y no sólo tolerar la incomodidad, sino realmente abrazarla como un medio a una mayor diversidad.

  – género – raza – edad – nacionalidad – personalidad – religión – familia –
– clase económica – experiencia – partido político – fortalezas y debilidades –

Todas estas diferencias pueden causar molestias e incluso conflictos… pero son la fuente de una rica diversidad en el hogar y en el trabajo.

diversidad

En lugar de tener el objetivo de hacer felices a todos; podríamos cada persona aceptar la infelicidad parte del tiempo, sabiendo que eso significa que alguien diferente se siente satisfecho.

En lugar de buscar mi propio gusto, poco a poco voy aprendiendo a ser más cómoda con mi malestar y celebrar – e incluso buscar intencionalmente – la diversidad que me desafía.

¿Cómo reaccionas a situaciones que te hacen sentir incómodo? ¿Qué haces para aceptar la diversidad?

un día a la vez

calendar file000786402730Estoy llenando mi calendario a partir de ahora hasta la Navidad. Un montón de rutina, además de dos eventos familiares especiales, que son una gran cosa porque todos vivimos lejos por todo el país. Reunirnos a todos en el mismo lugar requiere un poquito de planificación por adelantado… y más-que-un-poquito de dinero.

También estoy trabajando en mi proyecto final para completar mi maestría. El último esfuerzo de una tarea a largo de tres años. Hay fechas limites por cumplir. Puedo ver la luz al final del túnel, pero es todavía un túnel muy largo.

El trabajo es siempre presente, pero menos estable en estos momentos. Porque mi equipo se centra en servir a otros en muchas partes del mundo, es difícil comprometerse con mucha anticipación, y las crisis como el ébola, el grupo ISIS y los conflictos internacionales cambian la mejor de las intenciones.

Además de estas cosas, mi mamá ha decidido poner fin a sus tratamientos de quimioterapia y comenzar el cuidado de hospicio. Ella está muy cansada y frágil, pero sigue siendo móvil y con la agudeza mental. Nadie sabe cuánto tiempo tendrá.

Sólo puedo vivir un día a la vez.

Soy muy consciente de que tengo que contener todos los planes que hago con una mano ligeramente abierta. No hay certeza de que van a ocurrir. No hay guarantías. Debido a la condición de mi madre, en cualquier momento este otoño podría transformarse fácilmente con una personalidad muy diferente.

La verdad es que todos los días son así – no los controlo y cualquier día podría ser cambiar en un instante.

Mi nivel de conciencia ha cambiado. Y mi actitud.

Estoy más agradecido por lo que recibo cada día – una llamada telefónica larga con uno de mis hijos, unos tiempos de diversión con los amigos, una caminata o paseo en bicicleta con mi marido, una conversación profunda con mi mamá.

Me preocupo menos por lo que viene adelante y estoy más en paz con aquellos planes que no resultan. A menudo puedo re-programar, planificar algo diferente o simplemente disfrutar de un tiempo de descanso en lugar de mantener el ritmo que pensé que quería.

Yo también hago más y mejores planes. A causa de mi reconocimiento de que cada día es un regalo, quiero llenarlos bien. Anhelo las experiencias, la comunicación, las relaciones y los esfuerzos especialmente valiosos.

No quiero perder ni un solo segundo.

Estoy aprendiendo a dejar pasar la ira y perdonar la ofensa más rápidamente. Estoy tratando de tomar la iniciativa para aclarar malentendidos y expresar aprecio y amor. Quiero escuchar bien a los demás y ánimarles y empoderarlos. Yo estoy intentando criticar menos y dar más generosamente de mí misma.

¿No es irónico que la conciencia de la muerte le da mayor sentido a la vida?

¿Cómo estás viviendo cada día?

¿persiguiendo la meta equivocada?

Soy una perfeccionista en recuperación. No totalmente curada, pero mejorando cada día. Recientemente he hecho algo de progreso notable cuando leí acerca de los peligros implícitos en el perfeccionismo. El artículo explicaba que cuando trato de ser perfecta, he creído la mentira de que yo podía lograr ese objetivo. De alguna manera me he convencido de que, con suficiente trabajo duro o la práctica o conocimiento, yo realmente podría eliminar todos los errores y faltas en mi vida.

¿A quién estoy engañando?

Nunca voy a ser perfecta.

No importa cuánto lo intente, ninguna vez voy a hacer o pensar o hablar perfectamente – nunca. Para parecer perfecta, tengo que ocultar mis errores o mentir acerca de ellos o defensivamente negarlos o aislarme de cualquiera que pudiera verlos. ( = todos) La meta de ser perfecta es muy agotadora y básicamente imposible.

perfeccionismo

En vez de intentar ser perfecta, podría tener más sentido para mí llegar a ser más cómoda con ser imperfecta. No tan sorprendida o sacudida o avergonzada por mis errores (continuos). La plena aceptación del fracaso y la falibilidad permitiría que me disculpe con mayor facilidad y que ofrezca gracia más rápidamente a los demás cuando veo la misma realidad de hacedor de errores en ellos.

Todavía quiero crecer y mejorar en ciertas áreas de la vida, pero yo he determinado que el crecimiento ≠ más cerca a la perfección. Solamente iguala una mayor madurez. Tal vez un poco más de sabiduría. Tal vez un poco más de ser agradable. Pero no más cerca a la perfección.

En realidad es un gran alivio para mí quitar la carga del perfeccionismo de mis hombros. Ya me siento mejor.

¿Cuáles meta(s) equivocada(s) persigues?

viviendo con tensión

Hace unos años, escribí un post titulado “¿cuánto es suficiente?” porque yo estaba ajustando de nuevo a los EE.UU. después de casi 20 años viviendo en el extranjero. En general, creo que me he adaptado bien a mi nueva vida, pero todavía lucho ocasionalmente con algunas cosas.

Esta última semana ha sido especialmente difícil.

Aunque siempre estoy contento de ver un corazón filantrópico en la acción – la epidemia reciente de ELA Reto de la Hielera (Ice Bucket Challenge) es un ejemplo, no puedo evitar sentir un tirón en mi corazón por la facilidad con la que desperdiciamos el agua… cuando otros en el mundo se están muriendo de sed.

water tension

Mi marido y yo fuimos a votar ayer. No podría haber sido más fácil: opciones de votación temprana, pocas personas esperando, voluntarios amables y serviciales. Es mi “derecho” en este país – que muchos incluso ignoran o dan por sentado… cuando otros en el mundo no tienen ningún derecho en absoluto.

voting tension

Cuando salgo a correr en la mañana, puedo ver las flores y plantas bien cuidadas, la fauna, los lagos y fuentes, y parar en Starbucks después para celebrar mi esfuerzo… mientras que otros se están corriendo para salvarse la vida a causa de la persecución del odio sin sentido.

running tension

Yo me frustro y me quejo de las inconveniencias cuando voy por atención médica (en magníficos edificios con equipos de alta tecnología) o lidio con el seguro (que paga una gran % de mis gastos)… mientras que otros están luchando por sobrevivir en unas instalaciones terriblemente inadecuadas.

medical tension

Casi he terminado con mis estudios de la maestría. Ha sido una bendición y un privilegio de aprender con una cohorte de varias partes del mundo… mientras que muchas niñas no pueden ni siquiera asistir a la escuela primaria.

school tension

Tengo más dudas que respuestas cuando estas tensiones compiten por un lugar en mi mente, mi corazón y mi bolsillo. Yo vivo una vida increíble, mientras que otros luchan por sobrevivir. A veces puedo disfrutar libremente de los regalos sin otro pensamiento; a veces me siento culpable y quiero hacer algo que va a marcar la diferencia.

Oro por los necesitados, doy más dinero, evalúo mi estilo de vida, busco la manera de involucrarme… persiguiendo alguna cantidad de paz y reconciliación con las disparidades y las desigualdades de la vida. Tal vez pueda yo animar a otros que hagan lo mismo. Estoy bien de estar con tensión. Es lo menos que puedo hacer con lo que tengo.

¿Dónde te sientes la tensión? ¿Cómo manejas las tensiones en tu vida? ¿Cómo te involucras para hacer una diferencia?

________________

Algunas maneras posibles de ayudar…
(¡Puedes añadir tus opciones de ayuda favoritas en los comentarios!)

Apoyar las investigaciones contra la esclerosis lateral amiotrófica (ELA) – sin usar células madre embrionarias – aquí.

Las opciones para ayudar a proveer agua limpia aquí y aquí.

Ayudar a que los niños a crezcan e vayan a la escuela aquí.

29 años… ¡y vamos por más!

IMG_0266

Arrastrado por el viento.

Golpeado por la arena.

Quemado por el sol.

¡Qué gran manera de celebrar un aniversario de 29 años! Era una hermosa y relajada tarde en una playa preciosa casi vacía. Un verdadero placer…

No todos nuestros días de aniversario han sido tan agradable. El viento, la arena y el sol ayudan a describir nuestros 29 años de matrimonio:

arrastrado por el viento

Cuando los vientos te pegan en la cara, tienes que trabajar más duro en todo lo que tienes que hacer. Los vientos de la vida son los desafíos, los retos, las áreas de crecimiento, los nuevos emprendimientos, las curvas de aprendizaje. A través de los años, Steve y yo hemos aprendido duras verdades acerca de nosotros mismos y de los demás. Algunas veces se necesitaba la gracia, otras veces el perdón. Hemos luchado con pruebas más allá de nuestra capacidad como padres y como profesionales, y a menudo tuvimos que apoyarse el uno al otro. Incluso cuando estábamos aprendiendo algo bueno, a menudo era agotador o estresante o difícil. Estoy muy agradecida por un marido que es un aprendiz de por vida – nunca es completo, nunca un sabe-lo-todo, nunca es demasiado bueno para un paso más de fe.

golpeado por la arena

La arena volando rápido duele cuando golpea. En 29 años de matrimonio, hemos sido heridos – por circunstancias fuera de nuestro control, por otras personas y uno por la otra. El dolor es una parte del amor. Protegemos entre sí de dolor cuando podemos, algunas veces nuestro egoísmo hace que el dolor. He llorado por Steve, con Steve, y debido a Steve… y él me ha secado las lágrimas y ayudado a darme esperanza otra vez – a creer en mí mismo, en él, en otros. Evitaría el dolor y las heridas si pudiera, pero las cicatrices resultantes son un recordatorio precioso de la curación, el amor redentor y las segundas oportunidades. Después de 29 años, estoy muy agradecida por un hombre que nunca se rindió, nunca me fui y nunca dejé de amarme.

quemado por el sol

¡Me encanta el sol! Calienta mi corazón y mi alma. (A menudo bromeo que si yo no conociera al Señor, ¡podría adorar al sol!) El sol me recuerda de los buenos tiempos, la pasión y el amor. ¡Hemos tenido mucha diversión! Steve me hace reír todo el tiempo con sus bromas. Él trae la música y el baile en nuestra vida juntos. ¡Tenemos cuatro de los hijos mejores (y ahora un yerno también) en este mundo! Hemos disfrutado de muchas aventuras – vivir en el extranjero, viajar por el mundo, grandes amigos de todas partes… ¡hacemos recuerdos siempre que podamos! 29 años nos han dado tantos buenos momentos – una fe y un trabajo que podemos hacer juntos, una familia con la que nunca tenemos suficiente tiempo, y un deseo constante de caminar (muy cerca) tomados de la mano atravesando esta vida juntos.

29 años son muy digno de celebrar, ¡pero son sólo el comienzo de lo que está por venir! Viento, arena, o sol, te amo, Steve Morgan, con todo mi corazón.

_______

¿Cómo ves el matrimonio? ¿Qué te ayuda pasar por los tiempos difíciles? ¿Y disfrutar de los buenos tiempos?