Mi palabra para el 2015: Empoderar

No me costó mucho tiempo elijir mi palabra para este año que viene. La idea estaba en la frente de mi mente casi de inmediato. En los años pasados, a veces he necesitado más tiempo y consideración, y he escogido las palabras de actitudes o de crecimiento que necesitaba personalmente: auténtico (2012), coraje (2013) y realizar (2104).

rocket IMG_9382Este año quiero enfocar mis energías más hacia los demás. He recibido gran desarrollo, aliento y bendición en los últimos años. Quiero compartirlo mismo con otros. Así que mi palabra para 2015 es EMPODERAR.

Mi marido leyó esta cita y me la envió. Muy bien describe el propósito para mis esfuerzos de vida para este próximo año.

Al mirar hacia adelante en el próximo siglo,
los líderes serán los que empoderar a los demás.
Bill Gates

No estoy segura de cómo verá “empoderar” para mí, pero adivino que va a incluir algunas de estas cosas:

Invertir tiempo a ser coach y mentor de otros.

Hacer más y mejores preguntas y “predicar” menos.

Decir “no” a hacer algo que alguien más podría hacer.

Controlar menos.

Animar más.

Humildad.

Prestar atención y observar más.

Proveer recursos a otros – materiales, capacitaciones y evaluaciones – cualquier cosa que pueda aumentar la confianza y la competencia en los demás a hacer y ser lo mejor posible.

Orar más por otros.

Creer más en las habilidades de los demás y expresar mi creencia a ellos.

Celebrar con los demás.

Preveo impulsar a las personas (familia, amigos, otros líderes de todo el mundo) con lo que necesitan para ir a lugares y hacer cosas que no puedo ni siquiera imaginar.

Estoy emocionada para ver lo que van a hacer. ¡Adelante 2015!

¿Cómo se ve el EMPODERAR a tú perspectiva? ¿Cuál es tu palabra para el 2015?

terminando el 2014

IMG_1231

Tengo una cruda por demasiada diversión.

Todos nuestros hijos adultos llegaron a casa – además de visitas extras – por dos semanas. La gente dormía en cada habitación de nuestra pequeña casita. Pertenencias importadas invadieron cada superficie y cada centímetro de espacio en el piso. Saturamos los días de diversión y risas, aventuras, conversaciones profundas, y deliciosas pero no-necesariamente-buena-para-la-salud comidas. Nos deleitamos en las tradiciones del pasado y creamos nuevas experiencias esta primera Navidad en nuestro nuevo hogar. Conectamos por mente, corazón y espíritu. Fue un tiempo muy rico.

Mi nivel de energía es un poco bajo ahora, pero mi corazón está lleno.

Eso parece una condición muy apropiada para el año que bauticé el enero pasado con la palabra “realizar”.

Estos días de familia han sido un sueño realizado. Igual que el estar viviendo en este nuevo hogar y el trabajo con propósito que puedo hacer con mi marido. Una noche en la cena todos de la familia se reflejaron en el último año y respondieron a unas preguntas acerca de los retos más desafíantes y los logros más grandes, y la forma en que crecimos o maduramos o cambiamos a través de ambos. Estoy satisfecha con las responsabilidades y objetivos que cumplí el año pasado y por las elecciones que hice a sentirme realizada personalmente en esta etapa de mi vida. Ha sido un gran año.

Ha habido momentos difíciles también. La muerte, el dolor y las malas decisiones de mis seres queridos aplastaron mi espíritu y me forzaron a ponerme de rodillas. El anhelo fuerte de estar presente en dos – o tres o cuatro – lugares a la vez ha pesado más que nunca. Los conflictos y las tragedias de la comunidad, el país y el mundo han cargado mi alma.

Y con eso considero mi palabra para 2015.

¿Cuáles son mis pasiones? ¿Qué quiero hacer? ¿Dónde voy a dar prioridad?

He leído muchos gran posts acerca de preguntas de reflexión para el fin de año y he resumido algunos de ellos para nosotros aquí.

  • ¿Dónde prosperaste el año pasado?
  • ¿Dónde luchabas?
  • Si tuvieras que describir tu 2014 en tres palabras, ¿cuáles serían?
  • ¿Cuál fue tu mayor pérdida de tiempo el año pasado?
  • ¿Dónde mejor invertiste tu tiempo?
  • ¿Por qué o quién estás más agradecido/a?
  • ¿Qué consejos le hubieras dado a ti mismo en el principio del 2014 si pudieras?
  • ¿Qué es una cosa que harías diferente y por qué?
  • ¿Qué temas son las que más disfrutaste aprendiendo?
  • ¿Qué aprendiste acerca de ti mismo?
  • ¿Qué fue un cumplido favorito que recibiste este año?
  • ¿Qué es una cosa que puedes hacer el año que viene para añadir significado y relevancia a tu vida?

Tal vez te gustaría tomar tiempo para responder a estas – y cualesquiera otras favoritas que tienes – y elegir una palabra para 2015. Busca un lugar tranquilo, prepara tu bebida favorita, pon los pies en alto y disfruta del proceso.

Voy a publicar mi palabra para el 2015 la próxima semana. ¡Me encantaría escuchar la que tú elijas también!

preguntas para un destino

Roundabout Signage¿Has tenido alguna vez una conversación con alguien que sólo dio vueltas en círculos y terminó sin solución, pasos a seguir, o plan de acción? Eso está bien para algunas discusiones informales o ideológicas, pero una relación de coacheo ayuda al cliente a progresar hacia una meta.

Un proceso de coacheo efectivo comienza cuando el cliente (o cónyuge/hijo/compañero de trabajo/amigo) escoge una meta personal o profesional, y luego discute las opciones y barreras con la ayuda de preguntas abiertas y de sondeo de su coach. Una vez que el cliente escoge su mejor opción, es hora de dirigir la conversación hacia los pasos de acción.

Hace poco aprendí acerca de tres preguntas que el coach puede hacer para ayudar al cliente a avanzar: Directa, Reveladora y de Propiedad.

Preguntas DIRECTAS

Las buenas preguntas directas enfocan y retan, pero no amenazan ni juzgan. Son neutrales e indagan sin usar la culpa. Evitan usar la palabra “por qué”. Preguntan por acciones o decisiones y apuntan hacia un resultado positivo.

“¿Qué harás?” “¿Quieres enfocarte en XXX o en XXXX?”
“¿Qué has investigado?”
“¿Qué podrías necesitar hacer para garantizar una buena decisión?

Preguntas REVELADORAS

Las preguntas reveladoras ayudan a las personas a “salir del molde” cuando se sienten estancadas e incapaces de avanzar. Ayudan al cliente a descubrir las limitaciones (limitaciones físicas, finanzas, temor, prioridades, falta de información, etc) que ellos ven como obstáculos que no se pueden cambiar y a buscar alternativas creativas.

“¿Qué pasaría si pensaras fuera de la estructura normal?”
“¿Quién más puede ayudarte?”
“¿Qué podrías hacer diferente para tener más recursos disponibles?”
“¿Que si tuvieras cuatro horas extra en tu día?”
“Si esa persona difícil no estuviese allí, ¿qué harías?”

Otra opción es ayudarles a imaginar una nueva situación sin barreras... “Que si tuvieras todo el tiempo que necesitas, ¿qué harías?” “Si no pudieras fracasar, ¿qué intentarías?” “¿cómo sería tu trabajo ideal?”

Preguntas de PROPIEDAD 

Las preguntas de propiedad ayudan a las personas a evitar culpar a otros y tomar responsabilidad por la acción. Ayudan a eliminar justificación, excusas y pasividad, y en lugar de ello, apuntan hacia oportunidades de crecimiento.

“¿Qué podrías haber hecho que contribuyera al conflicto”?
“¿Cómo puedes hacer mejor las cosas?” “¿Qué podrías hacer diferente?”
“¿Qué paso quieres dar?” “¿Cómo quieres hacerlo?”

Un último tip de ayuda o dos… Cuando tus clientes hablen acerca de los pasos de acción, ayúdales a ser tan específicos como puedan e incluye líneas de tiempo.

Por lo general, en una situación de coacheo, el coach simplemente está ayudando al cliente a recordar o usar su propia información y conocimiento existentes. Si, como coach, sientes que la situación requiere de tu aportación, ¡pide permiso antes de hablar!

“¿Podría desafiarte en eso?”
“¿Estarías dispuesto a escuchar una perspectiva diferente?”

¡Estas preguntas pueden ayudarnos a salir del dar vueltas sin sentido y llevarnos a nuestro destino!

¿Cuál de estas preguntas podría ser de más ayuda para ti?

______

Puedes encontrar la mayoría de estas preguntas y más en Coaching en Liderazgo por Tony Stoltzfus. ¡Recomiendo mucho el libro!