terminando el 2014

IMG_1231

Tengo una cruda por demasiada diversión.

Todos nuestros hijos adultos llegaron a casa – además de visitas extras – por dos semanas. La gente dormía en cada habitación de nuestra pequeña casita. Pertenencias importadas invadieron cada superficie y cada centímetro de espacio en el piso. Saturamos los días de diversión y risas, aventuras, conversaciones profundas, y deliciosas pero no-necesariamente-buena-para-la-salud comidas. Nos deleitamos en las tradiciones del pasado y creamos nuevas experiencias esta primera Navidad en nuestro nuevo hogar. Conectamos por mente, corazón y espíritu. Fue un tiempo muy rico.

Mi nivel de energía es un poco bajo ahora, pero mi corazón está lleno.

Eso parece una condición muy apropiada para el año que bauticé el enero pasado con la palabra “realizar”.

Estos días de familia han sido un sueño realizado. Igual que el estar viviendo en este nuevo hogar y el trabajo con propósito que puedo hacer con mi marido. Una noche en la cena todos de la familia se reflejaron en el último año y respondieron a unas preguntas acerca de los retos más desafíantes y los logros más grandes, y la forma en que crecimos o maduramos o cambiamos a través de ambos. Estoy satisfecha con las responsabilidades y objetivos que cumplí el año pasado y por las elecciones que hice a sentirme realizada personalmente en esta etapa de mi vida. Ha sido un gran año.

Ha habido momentos difíciles también. La muerte, el dolor y las malas decisiones de mis seres queridos aplastaron mi espíritu y me forzaron a ponerme de rodillas. El anhelo fuerte de estar presente en dos – o tres o cuatro – lugares a la vez ha pesado más que nunca. Los conflictos y las tragedias de la comunidad, el país y el mundo han cargado mi alma.

Y con eso considero mi palabra para 2015.

¿Cuáles son mis pasiones? ¿Qué quiero hacer? ¿Dónde voy a dar prioridad?

He leído muchos gran posts acerca de preguntas de reflexión para el fin de año y he resumido algunos de ellos para nosotros aquí.

  • ¿Dónde prosperaste el año pasado?
  • ¿Dónde luchabas?
  • Si tuvieras que describir tu 2014 en tres palabras, ¿cuáles serían?
  • ¿Cuál fue tu mayor pérdida de tiempo el año pasado?
  • ¿Dónde mejor invertiste tu tiempo?
  • ¿Por qué o quién estás más agradecido/a?
  • ¿Qué consejos le hubieras dado a ti mismo en el principio del 2014 si pudieras?
  • ¿Qué es una cosa que harías diferente y por qué?
  • ¿Qué temas son las que más disfrutaste aprendiendo?
  • ¿Qué aprendiste acerca de ti mismo?
  • ¿Qué fue un cumplido favorito que recibiste este año?
  • ¿Qué es una cosa que puedes hacer el año que viene para añadir significado y relevancia a tu vida?

Tal vez te gustaría tomar tiempo para responder a estas – y cualesquiera otras favoritas que tienes – y elegir una palabra para 2015. Busca un lugar tranquilo, prepara tu bebida favorita, pon los pies en alto y disfruta del proceso.

Voy a publicar mi palabra para el 2015 la próxima semana. ¡Me encantaría escuchar la que tú elijas también!

una reflexión fin de año

sunrise Es tranquilo esta mañana. Nadie está despierto… y no es temprano. Un poco diferente de ayer. Podía sentir como desilusión después de toda la actividad, pero este año para mí, siento paz.

Fue un buen día ayer – no perfecto, no exento de momentos de tensión, faltaban algunas personas especiales, pero un buen día. Una reflexión de Navidad comenzó la mañana; abrazos familiares, sonrisas y regalos bien pensados endulzaron las horas, deliciosas comidas y postres caseros llenaron cada lugar vacío, juegos divertidos causaron ​​muchas risas, padre e hijo tocando música juntos terminó la noche… un buen día en total.

Me siento reflexiva en este inusual silencio. Recordando los días pasados​​. En este época del año pasado, mi mamá acababa de oír de su cáncer terminal… pero ella estaba con nosotros este año… más débil, más delgada, pero sin dejar de sonreír y hornear y comprar detallitos… ella es un regalo para nosotros.

Este año trajo viajes a lugares extranjeros – África, Turquía, el Reino Unido – donde nunca había estado antes. Nuevos amigos. Equipos. Grandes líderes. Esperanza para las naciones. Me encanta mi trabajo.

Hicimos nuevos amigos. También familiares y amigos de mucho tiempo nos visitaron en la Florida. Comenzamos la aventura de explorar nuestro nuevo hogar. Espero que muchos más vengan y pasen tiempo con nosotros en nuestro nuevo lugar en el próximo año.

Nuestros hijos asumieron nuevos desafíos… y me asombraron con sus logros. Son verdaderamente dotados y bendecidos. No puedo vivir vicariamente a través de ellos, porque yo nunca imaginé haciendo las cosas que hacen. Estoy orgullosa de ellos y de sus sueños.

Tuvimos que decir adiós de nuevo. El padre de Steve se unió a su madre en la eternidad. Cantamos su canción favorita anoche y lloramos un poco. Antes en el día, mi cuñado voló a ayudar a su madre que acaba de perder a su marido. Los adiós son difíciles. Los recuerdos ayudan a sanar el corazón.

He sentido mucho mayor este año. Físicamente ha sido más difícil mantener la salud y tomar decisiones sabias. Asusta pensar que sólo se va a poner más difícil. Ver a mi padre fallar y el tomar las decisiones difíciles para su cuidado con mis hermanos nos está estirando.

Con todo, estoy en paz con este año. Elegí “coraje” como mi palabra para el 2013 y lo he necesitado todo el año. Lo he visto demostrado en otras personas. Fue una buena elección.

Ya estoy pensando en el año que viene.

Y para ti… ¿Cómo fue tu año 2013? ¿Estás listo para el 2014?