el miedo y la fe

Cómo ha cambiado el mundo en unas pocas semanas. Hemos descrito nuestro entorno global como volátil, incierto, complejo y ambigu (VUCA en inglés) desde hace tiempo, pero ahora se ha convertido menos en un ejercicio intelectual y mucho más en una experiencia tangible y real .

En mis 59 años, nunca he experimentado una pandemia como esta. Simultáneamente ya estoy cansado de leer y escuchar sobre el virus COVID-19… y reacciono como adicta incontrolable a las actualizaciones de noticias que cambian rápidamente. Es fácil entender por qué las personas tienen miedo y compran con pánico, especialmente si tienen circunstancias especiales y seres queridos más vulnerables.

Personalmente, quiero hacer lo mejor para mi familia y para los demás. Al mismo tiempo, no quiero contribuir a la histeria o la escasez de artículos importantes que necesitan nuestros trabajadores de la salud. Estoy alterando mis ideas, planes y estrategias día a día a medida que la situación cambia. Estoy seguro de que tú también.

Me cuesta saber dónde obtener la información en la que puedo confiar. Aunque estoy agradecido de trabajar para una organización que tiene equipos de personas que toman decisiones para mantenernos a salvo, estoy preocupada por aquellos que no tienen la flexibilidad de trabajar desde casa y cuyos ingresos se verán muy afectados por los cierres inevitables. No tengo palabras de sabiduría sobresalientes, ningún consejo probado y verdadero, ni certeza de los próximos pasos para ofrecer a los demás. Yo, como muchos de ustedes, estoy buscando a través de la niebla de ruido para discernir qué hacer un día a la vez.

A pesar de todo el caos en mi mente, me siento (mayormente) en paz. Es alentador ver a personas ofreciendo ayuda de muchas maneras diferentes. Estoy más concentrada en lo que es más importante, redujo la velocidad por la fuerza y ​​confío en que mi familia se unirá para superar lo que suceda en el futuro.

Tengo fe en que mi Dios no está sorprendido o abrumado por todo esto y que Él todavía es amoroso, bueno y tiene el control.

Esto puede parecer ilógico para algunos, pero la fe es mi mayor fuente de esperanza y no quisiera pasar por esto sin Él.

Estoy orando por ti, quienquiera que estés leyendo esto hoy. Oro para que no tengas miedo, sino que continúas buscando respuestas – a sus preguntas de logística, del tipo ¿qué hago hoy? – y también a tus preguntas de fe más profundas. No hay preguntas estúpidas; son válidas y reales… y creo que Dios demostrará ser fiel a pesar de nuestras preocupaciones y – al fin de cuentas – proporcionará la respuesta más fuerte a nuestros temores.

¿Cómo te va en estos tiempos difíciles? ¿Cuáles son tus miedos? ¿Cómo te sostiene tu fe?


Posiblemente también te gustaría leer enfrentando nuestro miedo.

enfrentando nuestro miedo

fear ¿Qué te da miedo?

Yo no sé de ustedes, pero el miedo se ha convertido en un tema mucho más frecuente en estos días de lo que me gustaría. El terrorismo, los asesinatos basados ​​en el prejuicio, los robos violentos de hogares, las economías inestables, las elecciones de los líderes futuros, las enfermedades terminales… todos invaden a nuestros canales de medios masivos y a veces a nuestra vida personal.

La universidad de mi hija ha tenido dos amenazas de bomba en las últimas semanas. ¿Cómo puedo ayudarle a lidiar con la preocupación ineludible y el miedo que acompaña a sus días y atormenta a sus noches?

¿Cómo puedo reconocer a mis temores, pero no dejar que me controlen?

Yo sé que hay opciones básicas de sentido común que puedo poner en práctica – permanecer lejos de los alrededores obviamente peligrosos, tomar unas precauciones de seguridad, ahorrar dinero e invertir sabiamente, tomar decisiones informadas y proteger a mi salud de manera proactiva.

Sin embargo, esas acciones nunca me protejan por completo de la maldad, el quebrantamiento y dolor de este mundo.

Esa realidad provoca el miedo. Pero el miedo, más bien que me controle, puede ofrecerme una oportunidad para la reflexión, una oportunidad de considerar el peor de los casos… ¿y si me fuera a morir mañana? ¿Estoy listo?

¿Estoy en paz con mi presente?

¿Estoy viviendo cada día al máximo? ¿Tendría yo remordimientos si todo fuera a terminar mañana? ¿Permito que las cuestiones mezquinas me hagan enojada, frustrada, desanimada? ¿Tengo un conflicto no resuelto con alguien a quien amo? ¿He seguido mis sueños, dado mi todo, vivido por mis prioridades? ¿He expresado mi agradecimiento? ¿He abrazado y me he reído y he llorado?

¿Estoy en paz con mi futuro?

¿Sé adónde me voy cuando me muera? ¿Estoy segura o dudosa de esto? ¿Estoy todavía intentando merecer mi entrada al cielo? ¿El pensamiento del final de la vida me da la esperanza o el temor? Evito pensar en ese tema por completo? ¿Estoy en paz con Dios?

la paz

Si yo no tengo paz con ambos mi presente y mi futuro, ¿qué tengo que cambiar? ¿qué tengo que hacer de manera diferente con mi vida?

Una vez que la tengo, ninguna persona, lugar, ni filosofía puede robarme esa paz.

¿Cómo vences a tus miedos? ¿Cómo encuentras la paz?


Un buen artículo para leer más acera de Enfrentando lo inevitable.