una reflexión para el día del padre

Celebrar el día del padre es algo “combinado” para mi.

Crecí con un buen papá…no puedo decir un gran papá… pero un buen papá. A diferencia de muchos otros, él estuvo presente físicamente en nuestro hogar. Él fue piloto de helicópteros de la Fuerza Aérea: autoritario, argumentativo y alcohólico. Nos instruía con las capitales de los estados en la cena, nos parábamos en firmes para las inspecciones de nuestros cuartos y nos sentimos culpables si nos encontraba viendo la televisión durante el día en lugar de estar sacando la maleza en el jardín.

Tengo una fuerte ética profesional, una tendencia a criticar y un carácter muy fuerte por mi papá. Estoy agradecida de que también me dio el deseo de hacer ejercicio, un amor por viajar y por la naturaleza, apreciación por la música clásica y la habilidad de creer en mí misma. Frecuentemente decía, “Si quieres que algo salga bien, tienes que hacerlo tú mismo”. Cuando le pedía su opinión acerca de alguna decisión importante para mi vida, decía, “Yo nunca haría eso, pero eso no significa que tú no debes hacerlo”.

Mi papá no cultivó relaciones profundas – contribuyendo así al divorcio de mis papás después de 25 años. Rara vez ha compartido sueños, preocupaciones o alguna emoción profunda con otros. No creo que él entiende de tener una fe personal en Dios, y creo que eso le causa tener miedo a morir.  Su salud se está deteriorando, a consecuencia de los efectos de una larga vida de adicción al alcohol.

Cuando llega el día del padre, escojo honrarlo por todo lo bueno que ha traído a mi vida… y escojo perdonarlo por el afecto y la comunicación que no existen en nuestra relación y que siempre esperé que existieran. Le agradezco por amarme y apoyarme a su manera y lo libero de mis deseos insatisfechos de que estuviera sobrio, fuera ordenado y que no tuviera favoritismos.

Estoy muy agradecida por la habilidad de construir sobre mi pasado – pero no ser esclava de él. Mi esposo y yo nos hemos sostenido fuertemente a la esperanza de que íbamos a crear una familia y un hogar diferente a los hogares en los cuáles nosotros crecimos…incluyendo lo bueno, pero agregando nuevos elementos de nuestra propia elección también. Sé que algunos de ustedes han tenido experiencias mucho más difíciles con su padre… o que no lo conocieron. Otros han tenido papás geniales. Nuestras familias son parte de nosotros… pero no pueden ser una excusa para nuestros malos hábitos o malas decisiones… o nuestra falta de perdón – siempre hay esperanza de que el Padre Celestial perfecto puede ayudarnos a avanzar y a crear un mejor futuro.

Así que ¡feliz día del padre, Papá! Te amo así como eres. Estoy orando por ti.

¿Cómo es tu papá? ¿Cómo celebras el día del padre?