un lugar de comunidad

Grandpa's cabin - courtesy of Sarah Joelle PhotographyAcabo de recibir la bendeción de unos días de vacaciones con mi familia en las hermosas montañas de Colorado. Mi padre tiene una cabaña rústica al lado del río Conejos y durante muchos años la familia extendida (y algunos amigos especiales) se reúnen allí para relajarse, pescar, jugar y comer MUCHO. Es un tiempo especial y provee dulces recuerdos que duran para el resto del año.

Las reuniones familiares me ayudan a practicar el ser agradecida por las variedades de talentos y las diferencias de opiniones! Aunque nos llevamos increíblemente bien incluso con la diversidad representada en estas reuniones, nuestras preferencias personales definitivamente aparecen…

  • A algunos les gusta hablar mientras otros quieren dormir en la hamaca
  • Algunos quieren pescar mientras otros prefieren leer en el porche
  • Algunos cantan; otros juegan o hacen rompecabezas
  • Algunos disfrutan de competiciones “olimpiadas”; otros de un concurso de talentos
  • Algunos tiran rifles, mientras otros suben las montanas y algunos corren por las sendas
  • Algunos cuentan chistes, otros ríen hasta que lloran
  • Algunos duermen hasta la tarde, mientras que otros van a la cama temprano
  • Algunos cocinan, mientras que otros sólo comen… y comen… y comen

Hay una gran libertad en la cabaña – no hay mucho juicio o crítica cuando decidimos lo que queremos hacer. Por lo general hay un montón de gente alrededor para cualquier actividad y hay un montón de espacio para encontrar la soledad también. Expertos enseñan a tocar la guitarra o pescar o construir algo; los que piensan que son expertos tienen un público cautivo para sus conferencias.

Trabajamos duro para dar cabida a los demás; asignamos las familias más grandes a las habitaciones más grandes y cortamos el tiempo en las duchas (excepto por los adolescentes) para ahorrar el agua caliente. No hay una agenda u horario o rutina. Compartimos la comida, la preparación de la cena y la limpieza. Nosotros cuidamos de los niños y los perros de los demás – con sólo una mínima queja. Es un lugar de verdadera comunidad… y amor.

Al reflexionar sobre ese tiempo especial, me pregunto por qué no actúo así más a menudo… más en reposo con el tiempo y más en paz con la gente que me rodea. ¿Por qué no puedo juzgar menos lo que otros elijan y disfrutar más plenamente de lo que estoy haciendo? ¿Por qué no puedo ceder mi espacio, mi comodidad y mis expectativas sin una actitud negativa?

Tengo la esperanza de que este año no sólo me acuerdo de las actividades de diversión sino también de las actitudes del corazón y el servicio compartido que hicieron que fuera muy divertido. Espero poder aplicar esos principios no sólo a las vacaciones sino a la vida cotidiana también.

¿Qué disfruta tu familia al estar juntos? ¿Qué has aprendido de aquellos tiempos?

un ritmo para descansar

Acabo de regresar de unos dulces días de vacaciones con mi familia… una cabaña rústica cerca de un río caudaloso, correr un sendero lleno de pinos, pesca con mosca, fogatas, lectura, noche de juegos, rompecabezas… y mucha comida deliciosa.

Sin celulares. Sin televisión. Sin internet.

Sólo un montón de bromas y risas a carcajadas… muy relajante. Muy refrescante.

Nuestro tiempo especial me hizo recordar cuán importante es el descanso en nuestra vida…un tiempo para detenerse y no pensar en nada… o reflexionar y hablar profundamente… lo que sea necesario y se desee en el momento. A veces no sé lo que necesito hasta que me alejo de las ocupaciones de la vida y las distracciones por un tiempo.

Un amigo muy sabio compartió conmigo una fórmula para descansar que – cuando escojo aplicarla – me ayuda a asegurarme de que estoy descansando… aún en la medio de una vida muy ocupada. Te puede ayudar a ti también…

RELÁJATE diariamente

Aún 30 minutos de quietud al día para alejarme de la lista de cosas que hacer y las tareas diarias me dan perspectiva y energía para el día. Me gusta apartar tiempo en la mañana temprano para leer mi Biblia y/o un libro de devocionales y orar por dirección y guía para el día. Esto me ayuda a comenzar bien. Otros buscan tiempo para hacer ejercicio o para tomar una siesta diaria.

REFRÉSCATE semanalmente

Éste es un día de “descanso sabático” a la semana que es un cambio de ritmo o una pausa del horario y la rutina semanales. Para muchas personas éste es un día para ir a la iglesia y un día de adoración. Para mí, este día puede incluir lectura, correr por más tiempo, trabajar en el jardín, diversión con los amigos, deportes o cualquier cosa que haga que este día se sienta especial y que me deje fresca para la siguiente semana. Trato de no hacer nada del trabajo, no escribir blogs ni hacer tarea de mi maestría… una pausa de todo lo que se sienta como “trabajo” para mí.

REFLEXIONA mensualmente

Ya por años he agendado un día completo o una semana para revisar mis metas, evaluar mi progreso y planear actividades personales,  familiares y/o ministeriales. Este tiempo ha sido de mucho provecho para revisar planes de desarrollo personal (PDP), propósitos de año nuevo, el desarrollo del carácter de los hijos y cualquier desafío transformador que esté en proceso en mi vida. Me gusta irme a mi cafetería favorita con mi esposo; también hemos disfrutado de algún parque, una biblioteca, un hotel o un centro vacacional. Traemos nuestros calendarios, podcasts, PDPs y cualquier otro recurso para este tiempo lejos de todo.

RETÍRATE anualmente

¡Éste es el muy esperado tiempo extendido de vacaciones, de escape o huída! Para mí, usualmente involucra un cambio geográfico y una total desconexión de las responsabilidades comunes y de todos los medios virtuales o sociales. Me gusta cuando incluye tiempo con mi familia, desvelarse y levantarse tarde. Éstos son tiempos que atesoro, cuando las tradiciones se fortalecen, los recuerdos se multiplican y los sueños se encaminan. 

La vida fluye a un ritmo de actividades y de descanso. Frecuentemente tengo que batallar con mucho esfuerzo contra mis propios argumentos inventados que afirman que estoy muy ocupada como para descansar. Necesito recordarme a mí misma que no soy tan importante o demasiado indispensable para alejarme por un rato. Estoy más sana, tengo más energía, estoy más tranquila – y soy más agradable para los demás – cuando descanso regularmente como parte de mi ritmo de vida.

Me encantaría aprender de ti… ¿tú cómo descansas?