tributo a un amor

IMG_5818 smallJesse amó abundante, creativa y sacrificialmente. Un hombre con fallas y debilidades humanas, le entregó todo su corazón a mi mamá cuando se casó con ella. Nunca hubo duda alguna – su amor fue grandioso – podría haber sido su mayor testimonio en esta tierra – su incuestionable amor por ella.

Siempre me impresionó que nunca salió de la casa sin darle un beso de despedida a mi mamá. Ellos disfrutaron tiempo juntos – vacaciones familiares, sembrar flores, viajes a la playa, reuniones con amigos de antaño. Placeres simples llenaron sus últimos días – caminatas tranquilas para ver a los patos del estanque cercano, ver deportes por la TV, un día en el casino.

Le compró todo lo que creyó que la haría feliz. Quería consentirla y devolvía y compraba las cosas de nuevo hasta que fuera justo lo que ella quería. Mi mamá no siempre fue fácil de complacer, pero él nunca dejó de intentarlo.

Preparaba sus comidas favoritas. Las favoritas de Nuevo México – enchiladas y estofado de chile verde – eran las deliciosas especialidades. Jesse mantenía el tazón de helado y la taza de café de mamá siempre llenos.

Como suele suceder, no faltaban las palabras de impaciencia y molestia en ocasiones, pero también se reconocía el error en eso y llegaban las disculpas y perdón rápido.

Jesse no sólo amó a mi mamá, sino a la familia también. Siempre nos hizo sentir cordialmente invitados a su casa, nos saludaba y se despedía de nosotros con un abrazo. Preguntaba por nuestros hijos y se alegraba en los logros que éstos tenían.

Cuando Jesse estuvo muy enfermo en el hospital, le dijo a un amigo que tenía que ir a casa para cuidar de mi mamá. Él quería cuidarla hasta el último instante.

Dios tenía otros planes. Se llevó a Jesse antes que a mi mamá, a pesar de que es ella la que tiene cáncer de etapa cuatro. Mi mamá terminó cuidándole a él, tiernamente limpiando, calmando, permaneciendo a su lado. El “plan” no era que él se fuera primero, pero le dio a mi mamá la oportunidad de dulcemente regresar ese amor en sus últimos días. Ella lo extrañará mucho.

Jesse ha puesto un estándar muy alto. Sé que yo podría hacer más para demostrar amor por otros cada día.

Cuando me haya ido, me pregunto qué es lo que la gente dirá acerca de cómo les amé…

¿Demuestras un amor abundante, creativo y sacrificial por otros?

aprendiendo a estar agradecida

muchas graciasYo no soy muy buena demonstrando agradecimiento. Bueno, tal vez no soy tan mala cuando significa decir “gracias” a la camarera o al recepcionista del hotel. Eso lo hago bastante bien. Estoy menos rápida para expresar mi gratitud a las personas más cercanas a mí… mi marido, mi familia, mi Dios. Es un poco irónico, ya que ellos son los que me dan lo máximo y lo mejor de ellos mismos. Ellos dan durante un largo período de tiempo. Me dan bien.

Supongo que es esa misma consistencia que me lleva a darlos por sentado. Apenas noto el esfuerzo, o lo considero lo esperado y obligatorio… sólo una parte normal de la vida.

Pero el amor y el sacrificio no son ordinarios.

Cuando el esposo se queda con su esposa a través de tiempos difíciles y momentos tristes y se mantiene amando y riendo y dando y perdonando, eso es algo especial. Cuando los niños respetan y disfrutan a sus padres… y unos a otros… a pesar de las heridas y las diferencias y la distancia y el tiempo, eso es algo especial. Cuando Dios ama sin límites, sin condiciones y sin cesar, eso es algo especial.

No hay que darlo por sentado.

Quiero reconocer estos regalos especiales y ser más agradecida. El día de Acción de Gracias es un maravilloso tiempo de reflexión del año. Tristemente con frecuencia se pierde en medio de los otros días festivos; sin embargo es muy importante para mí. Necesito el recordatorio continuo.

Para que no sólo exija y asuma con los que amo… para que recuerde decir “muchas gracias”.

¿A quién quieres agradecer hoy?

un lugar de comunidad

Grandpa's cabin - courtesy of Sarah Joelle PhotographyAcabo de recibir la bendeción de unos días de vacaciones con mi familia en las hermosas montañas de Colorado. Mi padre tiene una cabaña rústica al lado del río Conejos y durante muchos años la familia extendida (y algunos amigos especiales) se reúnen allí para relajarse, pescar, jugar y comer MUCHO. Es un tiempo especial y provee dulces recuerdos que duran para el resto del año.

Las reuniones familiares me ayudan a practicar el ser agradecida por las variedades de talentos y las diferencias de opiniones! Aunque nos llevamos increíblemente bien incluso con la diversidad representada en estas reuniones, nuestras preferencias personales definitivamente aparecen…

  • A algunos les gusta hablar mientras otros quieren dormir en la hamaca
  • Algunos quieren pescar mientras otros prefieren leer en el porche
  • Algunos cantan; otros juegan o hacen rompecabezas
  • Algunos disfrutan de competiciones “olimpiadas”; otros de un concurso de talentos
  • Algunos tiran rifles, mientras otros suben las montanas y algunos corren por las sendas
  • Algunos cuentan chistes, otros ríen hasta que lloran
  • Algunos duermen hasta la tarde, mientras que otros van a la cama temprano
  • Algunos cocinan, mientras que otros sólo comen… y comen… y comen

Hay una gran libertad en la cabaña – no hay mucho juicio o crítica cuando decidimos lo que queremos hacer. Por lo general hay un montón de gente alrededor para cualquier actividad y hay un montón de espacio para encontrar la soledad también. Expertos enseñan a tocar la guitarra o pescar o construir algo; los que piensan que son expertos tienen un público cautivo para sus conferencias.

Trabajamos duro para dar cabida a los demás; asignamos las familias más grandes a las habitaciones más grandes y cortamos el tiempo en las duchas (excepto por los adolescentes) para ahorrar el agua caliente. No hay una agenda u horario o rutina. Compartimos la comida, la preparación de la cena y la limpieza. Nosotros cuidamos de los niños y los perros de los demás – con sólo una mínima queja. Es un lugar de verdadera comunidad… y amor.

Al reflexionar sobre ese tiempo especial, me pregunto por qué no actúo así más a menudo… más en reposo con el tiempo y más en paz con la gente que me rodea. ¿Por qué no puedo juzgar menos lo que otros elijan y disfrutar más plenamente de lo que estoy haciendo? ¿Por qué no puedo ceder mi espacio, mi comodidad y mis expectativas sin una actitud negativa?

Tengo la esperanza de que este año no sólo me acuerdo de las actividades de diversión sino también de las actitudes del corazón y el servicio compartido que hicieron que fuera muy divertido. Espero poder aplicar esos principios no sólo a las vacaciones sino a la vida cotidiana también.

¿Qué disfruta tu familia al estar juntos? ¿Qué has aprendido de aquellos tiempos?

amargo no es atractivo

dark choc

Amargo puede ser aceptable para el chocolate negro, las hierbas o las cervezas, pero no es bueno para la gente.

La amargura es muy fea.
Amy Heckerling

En las últimas semanas, he oído varias veces acerca de la necesidad de luchar contra convertirse en una persona amargada. No estoy segura si las personas estaban viendo la tendencia en mí, pero he decidido tomar el consejo en serio. Todos tenemos la capacidad de convertirse en personas amargadas; la vida es dura, pero elegimos cómo responder a los golpes que la vida pone en nuestro camino.

Empezamos la vida muy ingenuos y optimistas. Creemos que podemos hacer cualquier cosa si nos esforzamos lo suficiente y vivimos nuestros días con un sentido (falso) de la inmortalidad e invencibilidad. Erróneamente pensamos que podemos fácilmente elegir nuestra carrera, cambiar a nuestro cónyuge y controlar a nuestros hijos.

En algún momento entre los 30 a 50 años de edad, descubrimos que la vida no salió como lo pensábamos. Los individuos y las familias luchan con las enfermedades terminales, el desempleo, los hijos pródigos, los accidentes trágicos, los trastornos médicos incurables, las muertes tempranas de seres queridos, la soltería a largo plazo, la separación y el divorcio… grietas inesperadas, no planificadas e inevitables en nuestro mundo perfectamente cuidado. Salimos lastimamos por las relaciones que causan conflicto, menosprecian y subestiman nuestro trabajo, malentienden y pasan por alto a nuestros aportes. La vida es dura – muy dura.

Es una verdad simple, pero a veces se olvida
que el mayor enemigo
del gozo presente y las esperanzas grandes
es el cultivo de la amargura retrospectiva.
Robert Menzies

Si nos enfocamos en las circunstancias negativas, comparamos nuestra vida con los demás o se niegan a perdonar las ofensas, endurecemos el corazón y pavimentamos el camino hacia la amargura. Nos encontramos críticos, quejándonos constantemente, enojados y desanimados con la vida. Es natural y fácil de hacer…

Al contraste, si se practica la gratitud, el contentamiento y la paz con los demás – incluso durante los tiempos difíciles – podemos pasar por las luchas chamuscados por la vida real, pero no quemados ni destruidos. El dolor es real, pero no es necesario que nos defina.

La amargura aprisiona la vida, el amor la libera.
La amargura paraliza la vida, el amor la empodera.
La amargura agria la vida, el amor la endulza.
La amargura enferma la vida, el amor la cura.
La amargura hace ciega la vida; el amor unge sus ojos.
Harry Emerson Fosdick

No quiero que la amargura controle mi vida. Estoy orando y pidiendo a los demás que me ayuden a procesar las experiencias difíciles en mi vida para que yo responda con amor en su lugar.

¿Cómo luchas contra la amargura? ¿Necesitas pedirle ayuda a alguien?

un ogro (grinch) del Día de San Valentín

sunset holding handsLo admito. Soy un ogro (grinch) del Día de San Valentín.

No me gusta la comercialización del amor o el invento de la mercadotecnia que dice que de alguna manera puedes compensar meses de abandono en una relación gastando un fajo de dinero en Zales. Sí me gusta el chocolate (oscuro), pero lo último que necesito es una caja enorme de esto en mi casa. No soy una gran fan de la joyería de corazones o los muñecos de peluche o la ropa interior de encaje o las flores que mueren y tienes que tirar a los pocos días. Realmente no me gustan los tapetes decorativos o colmenas… y sobre todo no me gusta nada ROSADO!

No soy la chica típicamente “femenina”… y he luchado con esto gran parte de mi vida.

Sobre todo en mi matrimonio, a menudo he sentido la presión para meterme  en un molde en el cual no encajo. Afortunadamente, esa presión no viene de mi esposo – justo lo contrario (!) – pero, sí, viene de otros que asumen – y promueven – ciertas generalidades y estereotipos que son – o deberían ser – verdad para todos. Parte de la presión yo la he puesto sobre mí misma.

Algunos parecen creer que existe una manera – rosa, con encaje y volates y muy femenina que hace que toda mujer se sienta amada… y algunos otras maneras definidas – azules, robustos y viriles para que los hombres amen.

Similar es el Día de San Valentín que nos vende la versión perfecta de amor para todos:

Los chicos compran tarjetas románticas y flores bonitas + las chicas se sienten amadas = felices para siempre. ♥ ♥ ♥ ♥

Solo que no funciona igual para todo el mundo – y ciertamente no para mí o para mi matrimonio. Después de muchos años, finalmente me he dado cuenta de que está bien no encajar en todas las generalizaciones y estereotipos. Dios me ha creado de forma única y perfecta como soy. Las flores rosadas y las joyas en forma de corazón son unos regalos de amor verdaderamente perfectos para algunas… pero no para todas las mujeres… y definitivamente no es para mí.

Yo prefiero usar Corintios 13 como mi modelo de amor:

El amor es paciente, es bondadoso.
El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. 
No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.
El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
El amor jamás se extingue.

(1 Cor 13:4-8a NVI)

Ni encajes, ni tapetes decorativos o muñecos de peluche son mencionados. 🙂

Mi esposo ha trabajado muy duro durante casi 30 años para amarme de esta manera – cariñosamente y no buscando sus propios intereses, pacientemente y sin arrogancia, perdonando y creyendo lo mejor… y yo trato de hacer lo mismo por él. Ésta, sí, habla de amor a mí!

¿Alguna vez has sentido la presión para ajustarte a un estereotipo o rol que no funciona para ti?

¿Qué demuestra el verdadero amor para ti?

¿Cómo puedes usar tu manera única y perfecta para demostrar  amor a alguien hoy?