¿descansar es desperdiciar?

bedroom Yo crecí con un padre militar que trabajaba duro. Como niños, trabajábamos también – en la casa, jardín o el huerto de manzanas. Cinco hijos significaban que había siempre un montón de quehaceres. A mi papá le gustaban el deporte y las actividades al aire libre, por lo que a menudo nos despertamos temprano para escalar montañas o esquiar o jugar tenis. La única vez que pudimos descansar en el sofá o ver la televisión era cuando estábamos enfermos – muy enfermos.

No sorprende que sigo trabajando duro y muchas veces he sentido culpable por descansar. No estoy muy ocupada con la jardinería o la limpieza de la casa hoy en día, pero me gusta mucho mi trabajo y me gusta estar activa. No me gusta tanto dormir y yo rara vez veo la televisión… pero, sí, estoy aprendiendo a descansar.

El descanso no es simplemente dormir o la falta de actividad física, aunque ciertamente puede implicar eso. Los diccionarios dicen que el descansar incluye relajarse, refrescarse y recuperar fuerzas. Una definición incluye una paz de la mente o del espíritu y el estar libre de ansiedad o perturbación. Otra definición menciona un periodo o intervalo de reposo, soledad o tranquilidad.

No importa lo mucho que nos gusta lo que hacemos, o la cantidad de trabajo que creemos que tenemos que hacer, descansar es poderoso… y necesario. Leí un buen post de Michael Hyatt esta semana acerca del descanso y me ayudó a reflexionar sobre algunas buenas razones por descansar:

Descansar aumenta la fuerza física. Los atletas y los entrenadores saben que después de un entrenamiento desafiante, el cuerpo necesita descanso para recuperarse, prevenir lesiones y aumentar la resistencia. El sueño, el estirarse, la hidratación y la nutrición son muy importantes. A medida que envejezca yo, lo experimento más y más.

Descansar profundiza las relaciones. Tiempos relajantes con los amigos y la familia me dan oportunidad para la plena participación y la interacción de calidad. El jugar, largas conversaciones, el compartir cuentos y la risa me ayudan a sentir renovada y me proporcionan conexiones y comunidad. Cuando estoy bien descansada, tengo más que ofrecer a los demás.

Descansar vigoriza la mente. Si paso mucho tiempo sin descanso para mi mente, mi cerebro se siente como huevos revueltos y lucho para ordenar mis pensamientos y sentimientos. Cuando me alejo de la lista diaria de quehaceres y ansiedades para soñar y dejar que mi mente divague, encuentro que puedo pensar con claridad acerca de los asuntos menos urgentes, pero muy importantes, como los planes de futuro, reflexiones del pasado y la creatividad.

Descansar rejuvenece el alma. Según la Biblia, ¡aún Dios descansó! 🙂 El apartarme de mis responsabilidades por un rato me recuerda que no soy lo más importante. Tiempo para respirar profundamente, orar y escuchar con calma me ayudan a encontrar la perspectiva correcta y la paz.

Para descansar se utiliza a menudo un apoyo, como un apoyabrazos o una mentonera. Esto me recuerda que a menudo necesito a otras personas que me ayuden a descansar. Estoy muy agradecida por los en mi vida que descansan bien y que me animan a descansar también.

Bueno, ahora que he terminado este post, ¡me voy a descansar mientras veo un partido de la Copa Mundial!

¿Sientas culpable por descansar? ¿O eres tú una persona que ayudas a que otra gente se relaje? ¿Qué haces para descansar bien?

_____

También te recomendo leer: un ritmo para descansar

un ritmo para descansar

Acabo de regresar de unos dulces días de vacaciones con mi familia… una cabaña rústica cerca de un río caudaloso, correr un sendero lleno de pinos, pesca con mosca, fogatas, lectura, noche de juegos, rompecabezas… y mucha comida deliciosa.

Sin celulares. Sin televisión. Sin internet.

Sólo un montón de bromas y risas a carcajadas… muy relajante. Muy refrescante.

Nuestro tiempo especial me hizo recordar cuán importante es el descanso en nuestra vida…un tiempo para detenerse y no pensar en nada… o reflexionar y hablar profundamente… lo que sea necesario y se desee en el momento. A veces no sé lo que necesito hasta que me alejo de las ocupaciones de la vida y las distracciones por un tiempo.

Un amigo muy sabio compartió conmigo una fórmula para descansar que – cuando escojo aplicarla – me ayuda a asegurarme de que estoy descansando… aún en la medio de una vida muy ocupada. Te puede ayudar a ti también…

RELÁJATE diariamente

Aún 30 minutos de quietud al día para alejarme de la lista de cosas que hacer y las tareas diarias me dan perspectiva y energía para el día. Me gusta apartar tiempo en la mañana temprano para leer mi Biblia y/o un libro de devocionales y orar por dirección y guía para el día. Esto me ayuda a comenzar bien. Otros buscan tiempo para hacer ejercicio o para tomar una siesta diaria.

REFRÉSCATE semanalmente

Éste es un día de “descanso sabático” a la semana que es un cambio de ritmo o una pausa del horario y la rutina semanales. Para muchas personas éste es un día para ir a la iglesia y un día de adoración. Para mí, este día puede incluir lectura, correr por más tiempo, trabajar en el jardín, diversión con los amigos, deportes o cualquier cosa que haga que este día se sienta especial y que me deje fresca para la siguiente semana. Trato de no hacer nada del trabajo, no escribir blogs ni hacer tarea de mi maestría… una pausa de todo lo que se sienta como “trabajo” para mí.

REFLEXIONA mensualmente

Ya por años he agendado un día completo o una semana para revisar mis metas, evaluar mi progreso y planear actividades personales,  familiares y/o ministeriales. Este tiempo ha sido de mucho provecho para revisar planes de desarrollo personal (PDP), propósitos de año nuevo, el desarrollo del carácter de los hijos y cualquier desafío transformador que esté en proceso en mi vida. Me gusta irme a mi cafetería favorita con mi esposo; también hemos disfrutado de algún parque, una biblioteca, un hotel o un centro vacacional. Traemos nuestros calendarios, podcasts, PDPs y cualquier otro recurso para este tiempo lejos de todo.

RETÍRATE anualmente

¡Éste es el muy esperado tiempo extendido de vacaciones, de escape o huída! Para mí, usualmente involucra un cambio geográfico y una total desconexión de las responsabilidades comunes y de todos los medios virtuales o sociales. Me gusta cuando incluye tiempo con mi familia, desvelarse y levantarse tarde. Éstos son tiempos que atesoro, cuando las tradiciones se fortalecen, los recuerdos se multiplican y los sueños se encaminan. 

La vida fluye a un ritmo de actividades y de descanso. Frecuentemente tengo que batallar con mucho esfuerzo contra mis propios argumentos inventados que afirman que estoy muy ocupada como para descansar. Necesito recordarme a mí misma que no soy tan importante o demasiado indispensable para alejarme por un rato. Estoy más sana, tengo más energía, estoy más tranquila – y soy más agradable para los demás – cuando descanso regularmente como parte de mi ritmo de vida.

Me encantaría aprender de ti… ¿tú cómo descansas?