cambios, cambios por todas partes…

Solamente nos quedan cuatro semanas para mudarnos. Hay cajas por todas partes y menos muebles en cada habitación. Hemos decidido tomar fotos digitales de casi todos nuestros recuerdos; los juguetes viejos se van a nuevos hogares y las toneladas de papeles cajonadas en los archiveros los estamos triturando y pasándolas a bolsas biodegradables para reciclarlas. Solamente hay un mínimo de platos en la cocina y pocas opciones de ropa para vestirse en los closets.

Es sorprendentemente refrescante simplificar y limitar las opciones. Creo que es algo bueno porque aunque las opciones son pocas, los cambios son muchos…

cambio geográfico

Seguimos considerados por algunos como extraños en una tierra extranjera, pero México ha sido nuestro hogar por casi 20 años. Nunca nos acostumbramos totalmente a las locuras del tráfico y no hemos desarrollado ningún cariño por los topes en cada cuadra. Luchamos con la mentalidad de la clase alta de tener más derechos y con la pobreza desgarradora de la clase baja. Nunca aceptaremos la corrupción, el narcotráfico o el tráfico de personas. PERO…amamos México y vamos a extrañar mucho de nuestra vida aquí. Vamos a extrañar los colores tan vivos, los increíbles tacos “al pastor” y las piñatas en cada fiesta. Vamos a extrañar los perros en las azoteas, el humeante volcán, a los chiquillos que limpian nuestras ventanas en los semáforos y los mangos frescos.

cambio de trabajo

Este es, de hecho, el cambio que me tiene más nerviosa. Nosotros (mi esposo y yo) hemos estado “a cargo” por bastante tiempo – equipos de liderazgo, directores, “jefes”.  Básicamente nosotros determinamos nuestro horario, nuestras prioridades y nuestro lugar de trabajo. Esto me gusta. En nuestro siguiente trabajo, vamos a trabajar para alguien más, habrá expectativas de estar en la oficina y de seguir reglas de vestimenta – creo que será una buena prueba de carácter para mí – ¡tal vez por eso es que estoy nerviosa! Espero que pueda vivir con la seguridad  de quién Dios me ha hecho y no codiciar un puesto de trabajo.

cambio de etapa de vida

Hemos pasado la mayoría de nuestros años de casados preparándonos para este día – soltar nuestros maravillosos hijos al mundo – y estamos emocionados por trabajar y viajar libremente… pero será diferente. “Creo” que nos va a gustar, pero, al igual que geográficamente, cada etapa de la vida tiene sus pros y sus contras. Hemos vivido con el caos y la acción de tener gente en una casa enorme casi cada hora. ¿Qué vamos a hacer con tanta quietud?

cambio de relaciones

Vamos. a. extrañar. a. gente. muy. especial. Tenemos muchos amigos que son como familia para nosotros. Esta gente se ha quedado en nuestra casa, han tenido la llave de nuestra casa y han aprovechado los “privilegios del refrigerador”. Han bailado en nuestro patio, nos han ayudado a celebrar las festividades, han corregido nuestro español y nos han amado en los tiempo difíciles. Han compartido un pedazo de su corazón con nosotros y les hemos dado un pedazo del nuestro a cambio. Nos conocen bien, pero a algunos de ellos no vamos a ver de nuevo…

Ha sido bueno para mí darme cuenta de que cada lugar, estilo y etapa de la vida tiene sus bendiciones y sus desafíos. Cada nuevo lugar se convierte en “hogar”. Cada nueva etapa se convierte en la norma… y las amistades pueden durar a través del tiempo y la distancia, aún al hacer nuevas. El cambio es parte de la vida – no siempre es fácil – pero es mejor abrazarlo que luchar contra él.

¿Qué cambios estás enfrentando? ¿Qué haces para abrazar el cambio?


¿estás feliz de verme?

Mi perrita, Mandy, me ama. Ella menea todo su cuerpo tan pronto me ve, baila con ritmo, y si la dejara, daría un gozoso salto vertical de un metro para plantarme un beso en la boca. A veces se me olvida darle de comer a su hora, a veces su plato de agua se seca, a veces no le pongo atención en todo el día… no importa; no lo merezco, pero siempre está feliz de verme.

La gente no es así.

Henry Cloud, Patrick Lencioni y otros afirman que uno de los elementos más importantes en las relaciones es la confianza… y tengo que merecerla, construirla, ganarla. He aprendido mucho acerca de la confianza del libro de Henry Cloud, Integridad.

  • La primera manera en la que me gano la confianza es al conectarme auténticamente con otros. La gente siente que me conecto con ellos si escucho para entender – si realmente los escucho, con empatía y validación por sus preocupaciones. La conexión sucede cuando la gente con quienes trabajo sienten que realmente los valoro, que me interesan y que invierto en ellos. No siempre haré lo que me sugieren, pero saben que voy a escucharlos, consideraré sus ideas y nunca ignoraré la manera en la que les afecto con mis acciones.
  • La confianza también se construye al cuidar los intereses de los demás. Cloud llama a esto “favor extendido”. En otras palabras “cuidarles las espaldas”, y que estoy de su lado. Eso no significa que no tengo metas o estándares de desempeño, pero significa que haré todo lo que pueda para ayudarles, entrenarles, animarles o proveerles de recursos para que otros puedan triunfar.  Si he construido la confianza, pueden estar seguros de que siempre hablaré bien de ellos y que siempre voy a defenderlos. Nunca se tienen que preocupar de que “van a estar en mi lista negra” o que voy a traicionarlos.
  • También se construye confianza al balancear el poder y la vulnerabilidad. Otros pueden confiar en mí cuando ven que hago que las cosas sucedan y que cumplo mis obligaciones. Me gano la confianza cuando soy competente y responsable, cuando hago lo que dije que haría. Por otro lado, también necesito admitir mis errores y mis faltas a veces. Cuando soy auténtica acerca de mis propios retos otros adquieren coraje para luchar con los suyos propios. Cuando soy honesta acerca de mis debilidades, otros se pueden identificar; frecuentemente están dispuestos a ayudarme y construimos confianza en el proceso.

Ya que la confianza es la base de las relaciones, necesito estar evaluando constantemente cómo me va en mis relaciones en el trabajo y en la casa. ¿Me estoy conectando? ¿Saben que me interesan? ¿Saben que estoy aquí “para” ellos? ¿Pueden depedender de mí para hacer que las cosas sucedan? ¿He sido real con ellos?

¿Están felices de verme?

¿Cómo construyes confianza? ¿Cómo los demás se han ganado tu confianza?

 (**Si te gustó este post, puede ser que te guste “cómo es mi rastro” – más del libro Integrity [Integridad] de Henry Cloud.)

¿cómo es mi “rastro”?

 

integridad¿Qué significa la integridad? ¿Cómo es ser una persona integra? ¿Hace una diferencia la cultura, el país, el género de la persona? ¿Qué diferencia o impacto hace ser una persona con integridad?

He leído el buenísimo libro de Henry Cloud, Integridad, y me hizo pensar mucho. Aquí hay una rápida sinopsis de los dos primeros capítulos del libro…

Cloud comienza resumiendo algunos requisitos importantes para triunfar en el mundo:

  1. Tener un conjunto de capacidades: Necesitamos ser buenos en algo, o en varios algos. Necesitamos aprender y tener habilidades que ofrecer a la familia, el trabajo y el mundo.
  2. Ser un constructor de alianzas: Los líderes que son exitosos entienden la importancia de crear y desarrollar relaciones y sociedades para hacer un impacto más grande a través de alianzas de beneficio mutuo.

Tan importante como son estos dos puntos, Cloud escribe que el elemento más importante para un liderazgo exitoso es la integridad – que él define como la capacidad para satisfacer las demandas de la realidad.

También define la integridad como “tener el carácter de no meter la pata”– diciendo:

lo que una persona es determinará si su cerebro, sus talentos, sus capacidades, su energía, su esfuerzo, sus habilidades para llegar a acuerdos y sus oportunidades, tendrán éxito.

… así que integridad es algo más que sólo no mentir o no robar.

Henry Cloud me desafió a evaluar mi integridad al ver el “rastro” que dejo detrás de mí (igual que una embarcación va dejando un rastro al avanzar en el agua).

El rastro tiene dos partes: tarea y relación, básicamente lo que logro y cómo trato a la gente en el proceso.

Éstas son algunas preguntas que él sugiere y que estoy usando para evaluar cómo me va en la integridad:

  • TAREA: ¿se están alcanzando las metas? ¿está creciendo/progresando la organización y mi familia? ¿se está cumpliendo nuestra misión? ¿se están completando el trabajo? ¿se están usando y perfeccionando nuevas formas de hacer las cosas? ¿hay una mejor reputación del trabajo o del ministerio? ¿contamos con mejores sistemas y procesos? ¿operaciones más limpias? ¿hay ganancias o se están levantando finanzas? ¿Mi casa está en orden, mis hijos aprendiendo?¿O mi rastro en la tarea se caracteriza por: metas no alcanzadas, desorganización, caos, inactividad, pérdida de enfoque, pérdida de

El desempeño y los resultados nos dicen mucho acerca de una persona. ¡Los resultados sí importan!

  • GENTE: ¿la gente es más confiable después de trabajar conmigo? ¿están más realizadas como personas? ¿han crecido las personas como resultado de asociarse conmigo? ¿sienten que les animé? ¿aprendieron de mi? ¿están inspirados para ser y hacer más?

¿O mi rastro con la gente se caracteriza por: gente herida, lastimada, manipulada, enojada, humillada, devaluada, menospreciada e inferior?

Y la pregunta clave: ¿lo volverían a hacer? 

Estar pasando por una transición justo ahora es una gran oportunidad para mí de mirar hacia atrás a mi rastro y ver cómo lo hice. Tengo que admitirlo, me da un poco de miedo analizar honestamente dónde mi falta de carácter o de integridad puede haber afectado mis resultados o mis relaciones… en mi trabajo y en mi familia.

Por otro lado, vale la pena hacerlo, como dice Henry Cloud:                                                       “Todos nosotros siempre podemos cambiar y ser mejores.”

Estoy pidiéndole a Dios que me ayude a crecer en integridad. ¿Y tú? ¿Cómo estás evaluando y/o creciendo en tu integridad?