cuando celebrar duele

broken ornament

La familia de mi esposo perdió a su mamá y papá en el último año. La Navidad se sentirá vacía por momentos, como si algo faltara… porque ellos se han ido. Habrá un anhelo en nuestros corazones, lágrimas en nuestros ojos y dolor en nuestros brazos por abrazar a alguien que ya no está.

Mis amigos no han tenido ningún tipo de contacto con su hija por 10 años. No pueden ver ni comunicarse con sus nietos. Ellos no tienen idea de lo que hicieron. Hace más de cinco años también perdieron a un hijo menor debido al cáncer. Las reuniones familiares no son sencillas para ellos. El dolor siempre está presente.

Amigos muy queridos padecen enfermedades terminales. Mi mamá está luchando contra el cáncer. Estoy tan agradecida de que está con nosotros este año – no nos atrevíamos a albergar esperanzas hace un año, pero el tratamiento hace que las celebraciones sean difíciles: la energía es poca, el apetito se ha ido, el temor al futuro está al acecho en los rincones de nuestra mente.

El hijo de mi hermana vive muy lejos. Él ha estado tomando decisiones que no son las mejores. Ella se preocupa por él y lucha con cómo responder y relacionarse con él – cuidando el empleo de palabras, mostrando más amor y menos desaprobación, pero no es fácil. Incluso una llamada telefónica requiere a veces más energía de la que está disponible. 

La falta de dinero estresa a otros. ¿Cómo explicar a los suplicantes ojos de un niño que “Santa” no les traerá ese nuevo juguete? ¿cómo le ayudas a un adolescente a entender que el nuevo teléfono de moda no entra en tu presupuesto, y que ella no “necesita” lo que “todos” sus amigos ya tienen?

Incluso las batallas internas de cómo celebrar pueden atormentarnos. ¿Cuántos regalos compramos? ¿cuánto gastamos en (¡más!) decoración? ¿a cuántas fiestas asistiremos?¿cuánta comida comeremos? Cuando sabemos que otros alrededor del mundo no tienen agua potable o comida o refugio… ¿cómo reconciliamos la presión comercial con el propósito del mensaje?

Las lágrimas y las risas son parte de nuestra jornada de toda la vida. Nadie es la excepción. Un hombre muy sabio dijo en una ocasión… Sé feliz con aquellos que son felices y llora con los que lloran.

Tengo una carga en mi corazón para orar por aquellos que se duelen este año – que puedan tener a alguien cerca para compartir un hombro para llorar y darles un abrazo que les comunique que son amados. Tal vez en algunos casos, ese alguien pueda ser yo.

También me quiero deleitar en los momentos dulces y felices de este año y vivirlos al máximo – no permitir que cosas pequeñas e insignificantes se roben mi gozo o me hagan perder el enfoque… disfrutar cada decoración, villancico navideño y sabores especiales, y atesorarlos en el banco de mi alma… porque un día necesitaré extraer de ellos… o compartirlos con otros.

¿Hay dolor en tu corazón este año?

¿Cómo ayudas a otros cuando están sufriendo?

en sintonía con la Navidad

star

Otras personas comenzaron hace ya un tiempo… a cantar, ir de compras, poner las decoraciones.

He intentado evitarla. No he pensado mucho en ella en absoluto. Me he centrado en el presente.

Pero ahora está a la vuelta de la esquina.

Me sentí estresada esta mañana.

No puedo fingir más.

Ignorar más.

Procrastinar más.

¡Es Navidad!

Muchas veces me hubiera gustado que los días de Acción de Gracias y Navidad estuvieran separados por varios meses en el calendario en lugar de estar pegados con sólo unas semanas entre ellos. De hecho, me gustan mucho los dos días feridos, pero no me gusta la sensación de que cualquiera de los dos eclipse al otro.

Así que hice mi mejor esfuerzo para centrarme en el día de Acción de Gracias hasta que hubiéramos celebrado por completo… y ahora tengo que centrarme de nuevo. Este año, tengo un gran deseo de pasar más tiempo en sintonía con la Persona de la temporada y menos tiempo en sintonía con el mercantilismo y el consumismo que me bombardean desde todos los ángulos.

Hasta ahora he pensado en algunas cosas que puedo hacer…

Reflexión diaria – Ya he descargado dos nuevos recursos gratis del Adviento y estoy segura de que habrá otros disponibles. Comenzando el día con mi mente y mi corazón con la perspectiva correcta me ayudará a recordar lo que es más importante durante estas semanas.

Enfoque personal – Prefiero mucho las experiencias y las memorias más que los regalos, por lo que en vez de ir de compras sola, tengo la intención de pasar más tiempo con la gente que quiero. Hay muchas actividades especiales disponibles durante esta temporada. Espero volver a retomar algunas de esas viejas actividades favoritas y descubrir algunas nuevas también.

Decir “NO” al estrés – Gran parte de mi estrés es auto-impuesto, porque no me programo bien o me responsabilizo de demasiadas cosas sin dejar ningún margen. Este año voy a intentar elegir bien según mis prioridades y decir NO cuando me siento que necesito tiempo relajado.

Cuidarme – He descubierto que el frío y las fiestas causan estragos en mi ejercicio, en el sueño y en los hábitos de dieta. Sé que debo descansar, hacer ejercicio y controlar mi consumo de calorías con el fin de luchar contra los “bichos” de la temporada y tener la energía para toda la diversión y la gente extra.

Practicar gracia y perdón – Hablando de la gente, a menudo paso el tiempo con mucha gente durante la Navidad… algunos son  familiares muy queridos y amigos… algunos son más difíciles para mí. Además, hay algo que tiene que ver de las altas expectativas de actividades especiales o visitas de una vez al año que me causa frustraciones y sentimientos heridos. Este año voy con la expectativa de que lo más probable es que tenga que dar y pedir gracia y perdón en numerosas ocasiones.

¿Qué haces para que la Navidad sea más significativa para ti o tu familia?