una evaluación de corazón para líderes

No puedes liderar si nadie te sigue.

Por otro lado, una gran cantidad de gente no piensa que son líderes, ya que no tienen un título o una posición de liderazgo, pero otros están viendo a ellos y siguiendo su ejemplo todo el tiempo. Todos podemos aprender a dirigir mejor.

La semana pasada tuve el privilegio de asistir a la Cumbre Global de Liderazgo de Willow Creek. Bill Hybels, fundador de la Cumbre, habló primero. Compartió tres lecciones de liderazgo muy reñidas de su experiencia. Ésta es mi adaptación de su primer punto:

stethoscopeTOMAR CUIDADO CON EL CORAZÓN

“A menudo, los líderes con el más alto nivel de visión y pasión tienen la conciencia más bajo del espíritu de su equipo.”
~ Bill Hybels

Los líderes pueden estar tan entusiasmados con su visión y sus estrategias que los seguidores comienzan a pagar el precio. El líder empieza a juzgar que todos los demás trabajan menos para las metas que ellos. El líder luego determina que si los seguidores no cuidan a la visión, entonces el líder no tiene que preocuparse por el corazón de los seguidores… y esos seguidores entonces son prescindibles.

Esta actitud no siempre se expresa en voz alta,
pero todo el mundo lo siente.

Algunas maneras de protegerte contra este error y realmente preocuparte por tu gente:

  • Hacer una evaluación objetiva y externa. Invita a un equipo de profesionales, consigue un coach, pregúntale a un amigo para averiguar lo que tus seguidores están pensando y sintiendo. Pídale a alguien que te de una retroalimentación honesta acerca de cómo estás tratando a tu equipo (o estudiantes, o hijos…) con tus actitudes y acciones.
  • Asegurarte de que el líder y el equipo “se adueñen” de la cultura deseada. Si el líder no predica con el ejemplo, otros se sienten frustrados con la hipocresía y no abrazan ni aplican la cultura tampoco.
  • Tomar en serio la capacitación de los líderes que dirigen a otras personas. Algunas personas simplemente no deben liderar. Si otros continuamente sufren heridas, están desanimados, retenidos o frustrados por un líder – ¡haz algo al respecto! Hybels dijo: “Las personas se unen a las organizaciones, pero dejan a los gerentes.”
  • Aumentar el nivel de franqueza en las evaluaciones / revisiones. Un formato fácil de usar son los categorías de Comenzar, Parar y Continuar… ¡y que sean específicas! Las personas (¡incluyendo a los niños!) desesperadamente quieren saber, “¿Cómo lo estoy haciendo?” No pueden madurar o crecer en áreas, si no saben qué es lo que necesitan mejorar.

La forma más amable de retroalimentación es la verdad.

  • Practicar un compromiso implacable con la resolución de conflictos. Ve a los conflictos no como una carga, sino como oportunidades para fortalecer la relación. (¡más acerca de esta posibilidad en un post futuro!)

¡Guau! Tengo mucho que trabajar aquí… y eso fue apenas su primer punto! Voy a escribir más de las sesiones en las próximas entradas.

¿Hay algo que añadirías a esta lista? ¿Cómo cuidas el corazón y el espíritu de las personas que te siguen?

la magia del trabajo en equipo #2

Una vez que hayas formado a tu equipo soñado, ahora es cuándo comienza la magia, ¿verdad? Bueno, no exactamente… en el mundo real, trabajar juntos de manera efectiva siempre requiere compromiso y esfuerzo. Aquí hay algunos consejos que he aprendido con “los golpes” de la experiencia…

Oren juntos: No nieguen el poder de la oración para construir relaciones y proveer sabiduría para el trabajo. Compartan peticiones personales y oren fervientemente por los asuntos que enfrentan juntos en el ministerio.

Desarróllense como equipo: Comprométanse  a aprender y a crecer juntos. Nadie en el equipo sabe todo lo que hay que saber uno del otro, del trabajo en equipo, o de los desafíos que enfrentan en el trabajo. Un equipo saludable apartará un tiempo en cada reunión para discutir un libro que estén leyendo juntos, escuchar algún sermón en Internet o recibir la visita de un mentor. Si es posible, planeen un retiro una o dos veces al año para tener un tiempo más profundo de desarrollo; tomen el Birkman como equipo, procesen una evaluación 360 o asistan a algún congreso juntos.

Destruyan los silos: Cuidado con los miembros del equipo que no están o no estarán enfocados en lo bueno del equipo. Se pueden sentir apasionados o abrumados por sus responsabilidades, pero los miembros de un equipo que son maduros aprenden a “usar más de un solo sombrero” y a priorizar para el mayor bienestar de la organización. Ayuden a que cada miembro sea exitoso en su área, pero no permitan que un miembro del equipo le dé un trato especial solamente a su personal.  

Mejoren las habilidades de comunicación: Preparen un pacto de equipo o normas para el equipo… repásenlos y aplíquenlos diligentemente. Decidan juntos cómo se asegurarán que todos sean escuchados durante las reuniones. ¿Cómo llegar a los introvertidos y cómo controlar a los extrovertidos? Aprendan nuevas herramientas de pensamiento creativo y lluvia de ideas. Decidan juntos qué clase de problemas vendrán a la mesa para que el equipo los discuta y cuáles problemas pueden solucionarse al empoderar individuos o grupos de trabajo. Usen elementos visuales y compartan el trabajo de facilitar las reuniones y las presentaciones para que todos puedan mejorar sus habilidades.

Practiquen la resolución de conflictos bíblica: No permitan comportamientos pasivos-agresivos: dejar las cosas para después, necedad, rencores,  resentimiento o chisme. Hagan un compromiso fuerte de protegerse uno al otro en palabra y en obra. No permitan que un miembro sea condescendiente con una decisión en la reunión y después sabotee su implementación. Manejen el conflicto rápida y directamente; usen amor, tacto y gracia. Hagan un seguimiento de los cambios necesarios. Nunca se conformen con una paz cordial artificial entre los compañeros del equipo; el respeto verdadero y la unidad son mucho mejores.

Implementen procesos de toma de decisiones: Diferentes tipos de procesos son apropiados para diferentes tipos de decisiones, dependiendo de su alcance y la complejidad. A veces un miembro del equipo decide, a veces el director lo determina, a veces la mayoría decide, a veces será por consenso es la mejor opción… Si usan el consenso, tengan cuidado con los miembros que constantemente paralizan cada decisión importante. Cuando se topen con que no pueden hacer ningún progreso en un área importante, es probable que sea necesario usar otro tipo de proceso.

Diviértanse: Los equipos saludables disfrutan estar juntos – en el trabajo y también para jugar. Celebren los resultados, las metas alcanzadas y los logros personales. Utilicen música, color, comida, humor y un cambio de lugar para mantener la “magia” en sus tiempos juntos.

¿Qué crees que agrega “magia” al trabajo en equipo?