un proceso de coaching

Mi amor por los deportes viene de mi mamá. De hecho, mi papá también me animó para practicar deportes individuales (tenis, esquiar, correr), pero mi mamá es a la que le encantan los deportes en equipo y ve los partidos muy fielmente. Incluso me gustan las películas de deportes, especialmente en donde el peor equipo o jugador milagrosamente alcanza una victoria al final de la película.

Coach - courtesy of morgueFile free photos

En todas esas películas y en la vida real, la persona que inspira, va al lado del jugador y saca lo mejor del él, que inesperadamente, contra todas las probabilidades lo lleva a una victoria de manos levantadas es el entrenador. Un gran entrenador conoce las fuerzas y las debilidades del jugador y cree que puede crecer y mejorar. El entrenador no puede hacer el trabajo duro por el jugador, pero puede ayudar al jugador a alcanzar su sueño.

También fuera de los deportes, el entrenamiento es importante. Al ser padres de hijos adultos, al aconsejar amigos y las situaciones profesionales en el trabajo son oportunidades para ser un entrenador.

En nuestra organización usamos un “proceso de coaching” que es transformacional para las situaciones de entrenamiento. En lugar de tratar de arreglar el problema o de dar un consejo, este simple proceso guía una conversación acerca del presente “¿dónde estás ahoras?” hacia el futuro “¿dónde quieres estar?”

  1. El primer paso es enfocar la conversación. Pregúntale a la persona que se está entrenando, “¿Qué podemos hacer hoy?” o “¿Qué sería más útil para nosotros hablar hoy?” o “¿Cuál es el enfoque principal de nuestra cita hoy?” Les puede tomar algo de tiempo destilar sus necesidades o pensamientos en una simple respuesta, pero esto es importante ya que no es posible trabajar intencionalmente en una meta poco clara.
  2. Segundo, explora las opciones. Haz una lluvia de ideas sin comprometerse a ninguna de ellas en este momento. El entrenador pregunta, “¿Cómo crees que podrías…?” “¿En que maneras puedes…?” “¿Dónde podrías encontrar…?” “¿Quién podría ayudarte con…?”
  3. Tercero, planear los siguientes pasos. Después de hacer la lluvia de ideas de las opciones, es tiempo de que la persona escoja la mejor opción que surgió. Es importante asegurar que la opción escogida sea específica, medible, alcanzable, relevante y oportuna (fecha límite). Ayuda a la persona a planear cuidadosa y completamente al preguntarles, “¿Y qué sigue…? ¿Y qué sigue…?”
  4. Crucial, pero frecuentemente olvidado, el cuarto paso es enfrentar los obstáculos. Los buenos entrenadores enfrentan la realidad. Esperar un camino simple, claro y poco desafiante hacia la meta es algo ingenuo. Un gran obstáculo puede regresar la conversación al segundo paso para explorar otras opciones; la discusión no tiene que ser lineal.
  5. Por último, toma tiempo para dejar que la persona revise y cierre. El entrenador no debe hacer la revisión. Aseguráte de que la persona que está siendo entrenada pueda hacer un resumen de lo que ha decidido hacer y quién los mantendrá rindiéndo cuentas para seguir su plan.

La primera conversación usando este proceso puede parecer incómoda y poco natural –probablemente porque usualmente hablamos mucho más de lo que hacemos preguntas – pero se sentirá más cómoda con la práctica. Te van a gustar los resultados. Al entrenar a otros, el orar, el observar y el escuchar activamente son aspectos claves.

…y ¡no olvides celebrar y animar las “victorias”! ¡Un buen entrenador sabe como hacer el escandaloso, movido, no-me-importa-quien-me-vea baile de la victoria junto a sus jugadores!

¿A quién podrías llevar a través de este proceso de entrenamiento? ¿Cómo puedes mejorar tus habilidades de entrenamiento?

conoce tus fortalezas

Esta semana tuve la oportunidad usar varias “tests” que me ayudan a evaluar mi personalidad y mis preferencias. MyersBriggs  (ESTJ)StrengthsFinder  (Triunfador, Aprendiz, Input, Enfoque, Relator/Inclusión), BirkmanDISC (I alto)SHAPE, y los tests de los Dones Espirituales son sólo algunos de los recursos disponibles para auto-conocimiento. También ayudan a analizar dinámicas de grupos o equipos. Aprecio estas herramientas para un crecimiento continuo.

¿Sabes cuáles son tus fortalezas?

He tomado muchas de estas valoraciones durante los años. Algunos de estos tests los he vuelto a tomar con resultados muy parecidos cada vez. Sin embargo, la atmósfera no era la misma cada vez. En ocasiones pasadas, los resultados del perfil se sintieron como una maldición; trajeron juicio y acusación de los miembros del equipo; dieron lugar al conflicto en el equipo y nada de esperanza. Esta vez fue alentador ver los resultados, divertido compararlos con mi equipo, y ayudaron a ver cómo podemos trabajar juntos y complementarnos unos a otros en proyectos y asignaciones. Creo que he madurado a través de los años y puedo aceptarme a mí misma y apreciar a otros mejor.

¿Alguna vez has sido incomprendido o criticado debido a tus fortalezas? ¿Aprecias la diferencia en otros?

La facilitadora esta semana explicó un tip muy útil: el test es similar a una costilla de una sombrilla – ayuda a sostener entendimiento, pero es incapaz de ofrecer el panorama de la identidad completa. Aunque es de utilidad conocer mis áreas fuertes, puede ser que algunas veces necesite trabajar fuera de esas áreas. Cuando esto sucede, mi actitud y flexibilidad también dicen mucho acerca de mí (mi carácter). Si bien es estratégico trabajar en mis fortalezas, no puedo negar mis áreas débiles o usarlos para excusar mi irresponsabilidad o falta de resultados.

¿Qué estás haciendo para desarrollar tus fortalezas? ¿Estás consciente de tus áreas débiles y sus efectos en otros?

He encontrado muy útil tener un coach o mentor que me ayude a desarrollar un plan para mejorar mis fortalezas. Escojo una o dos áreas fuertes para un desarrollo adicional y un área débil. Después identifico cosas específicas que puedo hacer para trabajar en esas áreas. Algunas veces es de ayuda considerar si haya alguna raíz de actitud o experiencia más profunda que puede tener influencia. Mi coach revisa mi plan, viendo si es realista y después se reúne regularmente conmigo para ver mi progreso, ofrecer consejos o tips y animarme. Esas citas con mi coach me ayudan a rendir cuentas e me dan ímpetu para seguir adelante con mi plan.

¿Tienes un coach o mentor? ¿Tienes un plan de desarrollo personal?

Si tienes alguna pregunta acerca de esto, por favor avísame. Creo que es importante conocer  y trabajar en nuestras fortalezas – así tenemos más gozo y productividad en nuestra vida… y ¡ofrecemos más gracia y apreciación a otros!

know your strengths

This week, I had an opportunity to work through various assessments that help identify my abilities. Myers Briggs (ESTJ), StrengthsFinder (Achiever, Learner, Input, Focus, Relator or Includer), Birkman, DISC (high I), SHAPE, and Spiritual Gift tests are just some of the resources available for greater personal awareness. They are also helpful for analyzing group or team dynamics. I appreciate these tools for continual growth.

Do you know what your strengths are?

I have been through many of these assessments through the years; some of the tests have been re-taken with very similar results each time. The atmosphere was not always the same however. In some past occasions, the profile results felt like a curse; they brought judgement and accusation from team members; they gave credence to team conflict but no hope. This time, it was encouraging to look at the results, fun to compare with my team, helpful to consider how we can work together and compliment each other on projects and tasks. I think I have matured over the years and can accept myself and appreciate others more.

Have you ever been misunderstood or criticized because of your strengths? Do you appreciate the differences in others?

The facilitator this week offered this encouragement; she explained that the profile was similar to one spoke of an umbrella, helpful to support understanding, but unable to offer a complete framework of identity. Although it is useful to know my strength areas, I may sometimes be called to work out of my weak areas also. My attitude and flexibility when that happens say a lot about me (my character) also. And while building on my strengths is strategic, I cannot neglect my weak areas or use them to excuse irresponsibility or lack of results.

What are you doing to develop your strengths? Are you aware of your weak areas and their effect on others?

I have found it really helpful to have a coach or mentor who helps me develop a plan to build my strengths. I choose one or two strong areas for further growth and one weak area. Next, I identify specific things that I can do to work on those areas. Sometimes it is helpful to consider any root causes that may have influence. My coach reviews my plan, checking to see that it is realistic, and then meets regularly with me to check on my progress, offer tips/advice, and encourage me. Those coaching appointments give me accountability and impetus to move ahead with my plan.

Do you have a coach or a mentor? Do you have a plan for personal development?

If you have any questions about this, please let me know. I believe that it is important to know and work out of our strengths – we have more joy and productivity in our life… and offer more grace and appreciation to others!

el regalo de los mentores y patrocinadores

Mom  Rod   Karen  Cathy  Sandy  Greg  Steve(s)  Andrea  Judy(s)  Henry  Suzi Sharon  Denise  Layo  Marcy  Lulu     Ray  Kendra  Eric  Ron  Nancy(s)…

He sido bendecida increíblemente por mentores a lo largo de mi vida. Gente que se preocupó por mí, invirtieron su vida en la mía, me desafiaron y me ayudaron a crecer. Algunos son familia, algunos amigos, algunos fueron mis jefes, algunos autores que nunca he conocido, algunos son compañeros de trabajo, algunos viven cerca, otros lejos, a algunos los he observado a la distancia, algunos son mayores, otros más jóvenes, algunos son como yo, otros son completamente opuestos a mí.

                                                                                                                                 

Ninguno fue “todo” para mí, pero cada uno ha tenido un rol muy importante en mi vida:                                                                                                                      

  • me enseñaró habilidades
  • me presentaró a Jesús
  • desafiaba mi egoísmo
  • me ha dejado llorar en su hombro
  • me ha animado a hablar y a escribir
  • se ha reído conmigo
  • me ha dado una perspectiva fresca
  • ha sido mi coach al tomar decisiones
  • ha sido un ejemplo de devoción para mí
  • me dió gracia
  • me ha dado retroalimentación
  • ha compartido su experiencia
  • me ha corregido
  • ha tomado café conmigo
  • me ha dado esperanza
  • ha orado por mí

Ha habido muchos momentos en mi vida cuando no estaba segura de qué hacer…cuando he querido darme por vencida… cuando me he sentido abrumada o devastada…cuando no estaba segura de una decisión… cuando he necesitado ayuda. Estos mentores me impulsaron, construyeron mi confianza y fortalecieron mi carácter. Ellos me ayudaron a pasar los tiempos difíciles, y me animaron a tomar pasos de fe y a continuar para llegar más lejos.

También he tenido la oportunidad de mentorear a otros. Una de las cosas que más disfruto hacer es animar y empoderar a líderes jóvenes. Los gurús de los negocios y del discipulado dicen que todos necesitamos mentores. A veces mentorear y coachear no son una parte formal de la estructura de la organización; entonces necesito tomar la iniciativa de hacer que suceda.

Cuando quiero avanzar y liderar, también necesito un patrocinador – alguien con el poder posicional de crear redes de conexiones de apoyo y recomendaciones para trabajos y puestos específicos. Esto es especialmente cierto para mí como mujer. Aunque frecuentemente encuentro mentores – formal e informalmente, también necesito tener patrocinadores en posiciones más arriba que puedan hablar por mí y darme oportunidades. Un aspecto de mis posiciones de liderazgo que me motiva es poder servir como patrocinadora de otros.

Gracias a cado uno de ustedes que han creído en mí. Son tesoros invaluables. Me ayudaron a creer en mi misma. Estaré agradecida por siempre.

¿Tienes un mentor o patrocinador?  ¿Estás mentoreando a alguien?

the gift of mentors and sponsors

Mom  Rod   Karen  Cathy  Sandy  Greg  Steve(s)  Andrea  Judy(s)  Henry  Suzi Sharon  Denise  Layo  Marcy  Lulu     Ray  Kendra  Eric  Ron  Nancy(s)…

I have been incredibly blessed by mentors throughout my life. People who cared about me, invested their life into mine, challenged me and helped me grow. Some are family. Some are friends. Some were my boss. Some are authors I have never met. Some are co-workers. Some live nearby. Some I observed from a distance. Some are older, others younger. Some are like me. Some are practically my opposite in every way.

                                                                                                                                 

No one person was “everything” for me, but they have each played very important roles in my life:

  • taught me skills
  • introduced me to Jesus
  • challenged my selfishness
  • let me cry on their shoulder
  • encouraged me to speak and write
  • laughed with me
  • brought in fresh perspective
  • coached me through decisions
  • lived a godly example for me
  • offered grace
  • gave me feedback
  • shared from experience
  • corrected me
  • drank coffee with me
  • gave me hope
  • prayed for me

There have been many times in my life when I wasn’t sure what to do… when I wanted to give up… when I felt overwhelmed or beat up… when I wasn’t sure about a decision… when I needed help. These mentors spurred me on, built my confidence and strengthened my character. They helped me get through the hard times, and they encouraged me to take steps of faith and continue reaching for more.

I have also had opportunities to mentor others. One of my favorite things to do is to encourage and empower young leaders. Business gurus and discipleship experts say that we all need mentors. Sometimes mentoring and coaching is not a formal part of the organizational structure; then I need to take the initiative to make it happen.

When I want to advance and lead, I also need a sponsor – someone with positional power to make networking connections and advocacy recommendations for specific jobs and promotions. This is especially true for me as a women. Even though I often find mentors – formally or informally, I also need to have sponsors in advanced positions who can speak for me and give me opportunities. One aspect of my leadership positions that motivates me is that I can serve as a sponsor for others.

Thank you to each of you who believed in me. You are priceless treasures. You helped me believe in myself. I will be forever grateful.

Do you have a mentor and/or sponsor?  Are you mentoring someone?